La semana política     
 
 Informaciones.    31/03/1973.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

POCO o nada debe quedar por decir sobre el asociacionismo político. Pese a la importancia del tema, no es aventurado suponer que la opinión pública está cansada del hasta ahora tan prolongado y estéril debate. Por eso lo que podría constituir una importante noticia política no lo es: que el Consejo Nacional va a replantear —por enésima vez— el tema de las asociaciones políticas. Para no cansar al lector, baste con reseñar el hecho. La sección primera del Consejo se ocupa del estudia de los criterios que habrá de ofrecer al Gobierno sobre el aumento de la participación política de los españoles en las tareas públicas. Esta sección ha elaborado una agenda de trabajo, en uno de cuyos puntos se abren los ojos del Guadiana asociacinonista: «Replanteamiento del tema de las asociaciones políticas en el Movimiento.» La reunión en la que se elaboró esta agenda de trabajo estuvo presidida por el ministro secretario general del Movimiento, señor Fernández Miranda, quien recientemente descalificó rotundamente el asociacionismo en una sesión informativa de las Cortes.

El lunes próximo van a reunirse en las Cortes los procuradores «familiares» para informar desde su perspectiva de diversos asuntos de la Cámara. De entre los «familiares», los señores Escudero, Esperabé, Mermo, Tarragona, Carozo, Zubiaga, Botonen y Duran (que figuran entre los parlamentarios menos conformistas) han formado un grupo de trabajo para estudiar temas como libertad de Prensa, atención a los mutilados de la República, proyecto de la Ley Orgánica de la Justicia, etc.

El ministro de Agricultura, señor Allende, afirmó a los funcionarios de su Departamento, a los postres de un almuereo-homenaje, que «los políticos decimos algunas veces palabras de oportunidad, de conveniencia de coyuntura...». Lo qué ha dicho el ex ministro Fraga en rueda de

Prensa en Barcelona es que «es preciso un gran debate nacional y un referéndum sobre nuestra incorporación a Europa». Afirmó también que incluso el desarrollo económico acaba frenándose si no existe un desarrolle de tipo político». Sobre la Monarquía dijo que «hay que tener en cuenta que esta institución tendrá que abordar problemas nuevos, pues nadie debe pensar que una personalidad excepcional, como la del Jefe del Estado (...), sea repetible».

El ex canciller federal alemán Erhard, en conferencia dictada en Barcelona, planteó el problema de las relaciones entre España y la Europa Unida «A partir de nuestra historia y tradición —dijo a los periodistas—, nosotros hemos sabido encontrar un camino que nos permitirá la apertura al mundo moderno, con sus necesidades y exigencias, y esto es lo que le corresponde hacer a España. Ustedes no pueden quedarse sólo con el turismo, ya que son capaces de prestar su aportación a Europa. Yo diría que deben decidirse a ello y olvidarse de su propia «sombra.»

Y el tema Españole. E. E. se cierra por ahora con la ratificación del protocolo adicional a nuestro acuerdo con la Comunidad. Hasta qué acabe el año, mantenemos las cosas como estaban con los «seis», por una parte, y con los «tres» (Gran Bretaña, Irlanda y Dinamarca), por otra. Como si estos últimos no se hubieran adherido a la C. E. E. En el ínterin se intentará negociar un acuerdo nuevo y global con los «nueve». Esa negociación puede sernos muy espinosa por la renuncia comunitaria a rebajar sus aranceles agrícolas. No es probable que la C E. E. resuelva su relación con la periferia mediterránea dentro de este año —lo que podría permitirnos un «status» airoso—, y no es imposible que cuando termine 1973 tengamos que prorrogar este protocolo adicional continuando con la ficción de ignorar a la Europa de los «nueve.»

 

< Volver