Autor: García de Frutos, Manuel. 
 Zaragoza: Ante la llegada de más tropas de la U.S.A.F. 
 Preocupación en la ciudad     
 
 Pueblo.    15/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

PREOCUPACIÓN EN LA CIUDAD

Los equipos técnicos de la base de Torrejón ya estan siendo desmantelados

ZARAGOZA, 15. (PUEBLO, por M. GARCÍA DE FRUTOS. En las próximas semanas llegarán a esta capital fuertes contingentes de tropas de las fuerzas aéreas norteamericanas, calculados en alrededor de dos mil hombres. Se trata —según todos los indicios— del desmantelamiento de la base militar de Torrejón de Ardoz (Madrid) y su reparto técnico, logistico y humano entre las demás instalaciones ´militares que Estados Unidos mantiene en territorio español, siendo las de la base de Zaragoza las que en mayor parte absorberán la desaparición de Torrejón.

Esta noticia, que corre ya a nivel de rumor por la calle y que está contrarrestada con fuentes allegadas al personal de la U S. A. F., han creado preocupación en la capital, donde todavía no se ha olvidado el incidente de Almería, en el que dos bombas atómicas cayeron ai mar, desde un avión norteamericano, lo que mantiene cierto resquemor hacia las dotaciones de armamento atómico de las instalaciones norteamericanas.

Aquel estado de cosas, motivo de la fuerte protesta ante las autoridades, americanas de los responsables de la ciudad, que pedían garantías sobre la actuación de los contingentes de tropas aquí estacionados, quizá por el efecto de las protestas, quizá porque estaba dentro de los planes militares de las U. S. A. F., el caso es que poco a poco fue reduciéndose la dotación de tropas, al tiempo que se tomaban severas medidas de vigilancia, pudiéndose asegurar que desde hace varios años, la población de militares norteamericanos que residen en Zaragoza pasan completamente inadvertida dentro del normal desenvolvimiento de la ciudad.

Hace varios meses, cuando se discutía la renovación del convenio entre España y los Estados Unidos, Zaragoza volvió a vivir momentos de inquietud, ya que se conocieron algunos extremos ,del acuerdo, en discusión, y uno de los apartados hacía referencia a la desactivación da las instalaciones de, Torrejón y su distribución entre otras bases, correspondiendo a la de Zaragoza la dotación de los gigantescos Hércules.

Ante aquello rio se hizo esperar tampoco una movilización general, a escala de partidos políticos y de ciudadanos sin distinción de ideologías, que mostraban su disconformidad con este «regalo» Zaragoza, polarizándose las posturas desde los que no admiten en absoluto la presencia norteamericana, a los que la condicionan a los beneficios que pueda reportar a la ciudad. Muestran de todo esto fueron las intervenciones de los distintos oradores que participaron en el acto de Caspe, en junio del pasado año, que coincidieron en presentar su protesta por el peligro potencial que representa las instalaciones U. S. A. F.

Ahora, después de un período de tranquilidad, e¡ tema vuelve a aflorar a la actualidad inquietante de los zaragozanos, como consecuencia del rumor —no désmentido— de la próxima llegada de dos mil soldados norteamericanos, que se sumarán a las dotaciones que ya hay actualmente.

 

< Volver