Autor: Moneo, Jesús. 
 Salamanca: El Instituto castellano-leonés. 
 Dura critica  :   
 (A la prohibición gubernativa del festival-homenaje a la región). 
 Pueblo.    22/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

SALAMANCA: El Instituto Castellano-Leonés

DURA CRITICA

(a la prohibición gubernativa del festival-homenaje a la región)

SALAMANCA, 22. (PUEBLO, por Jesús MONEO.)— «Mientras la "ikurriña" vasca y la "senyera" catalana ondean públicamente, el pendón castellano sigue durmiendo el sueño de los justos y, desde el poder, se hace cuanto es pasible para que Castilla-León continúe ignorando su personalidad, se mantenga desunida y, de este modo, sea fácil presa de quienes desde siempre vienen explotando sus riquezas y obligando a los castellano-leoneses a emigrar en búsqueda, pura y simple, de la subsistencia.»

Así comienza un escrito enviado a la opinión pública por el Instituto Regional Castellano-Leonés, y que viene firmado por su presidente, José Luis Martin, con motivo de la suspensión del homenaje que se pretendía lar en la tarde de hoy, sábado, a la región de Castilla y León, y en el que intervendrían, entre otros, Elisa Serna, La Fenaga, Julia León y varios grupos folklóricos. Festival suspendido por «motivos de orden público».

«El "homenaje" a Castilla y León ya es en sí causa de desórdenes. Efectivamente, los homenajes se rinden a los triunfadores, a quienes han logrado destacar sobre el común de los mortales, y nadie en su sano juicio puede pretender que Castilla y León haya triunfado en nada...»

El resto del escrito continúa analizando los motivos de la suspensión. En relación con este festival, digamos que el instituto ha perdido cerca de treinta y cinco mil pesetas, que se habían empleado en publicidad. Al parecer, esta tarde, y a la hora en que se pensaba realizar el mismo, ha sido convocada una concentración para guardar cinco minutos de silencio ante el lugar en que se pensaba desarrollar el acto.

Numerosos salmantinos se han colocado unas «pegatinas», realizadas sobre un círculo de color morado, con el nombre del instituto y en el centro un escudo con dos castillos y dos leones. Estas «pegatinas» pensaban ser entregadas a los asistentes al festival y, en principio, con su venta voluntaria, piensan sufragarse parte de esos gastos que se habían realizado.

 

< Volver