Autor: Cavero, José. 
   Extremadura  :   
 Según Sánchez de León. 
 Arriba.    26/03/1977.  Página: 21-23. Páginas: 3. Párrafos: 87. 

las quince Españas

EXTREMADURA

SEGÚN SANCHEZ DE LEÓN

Hoy podrán concederse Estatutos más amplios que antes del 36

Para algunos políticos no noy más regiones que Catalana, País Vasco y Galicia...

Están más definidas las regiones periféricas que las centrales por razón de Historia y de sociología

Los regionalismos de las zonas más pobres son regionalismos a la defensiva

La tercera provincia extremeña los emigrantes- es casi más importante que las otras dos

El extremeño es un pueblo poco politizado Sospecho que extremadura votará derecha»

Queremos un trato parigual al de las restantes regiones

El extremeño se siente marginado, discriminado y maltratado

Se asegura que Sánchez de León está a punto de lanzarse V a la plena batalla electoral extremeña, más allá de los teléfonos que le acosan continuamente en la Dirección General de Política Interior, y de los documentos —PCE, LCR, PTE...— que examina y estudia antes de remitir, o a la Sala Cuarta del Supremo, o a la lista de partidos inscritos. Tenemos, en una sola pieza, al político de la Administración

y al político *de obediencia* a un partido...

—¿Se presentará como candidato por Extremadura?

—Bueno, todavía es pronto... Es prematuro adelantar una decisión así.

—Hablemos de la región...

—Mis Ideas sobre este particular son parecidas a las que hace pocas semanas vertía en esta misma serle de entrevistas Miguel Herrero de Miñón, y a las que el propio Miñón manifestaba con ocasión de su Intervención en el Club Siglo XXI.

(Una vez más, la enésima en pocos minutos, suena el teléfono: «Voy a decir a ver si nos pueden aislar unos minutos...».)

—Efectivamente —reanuda la conversación—, me pareció una estupenda conferencia. Estoy de acuerdo con la mayoría de sus planteamientos.

—¿Está de acuerdo, por ejemplo, en la necesidad de que deje de ser tabútoda esa terminología, y que no haya dificultades en hablar por igual de región, de Nación, de País, o de Nacionalidad...?

—Por supuesto. Existe una tremenda confusión en la terminología, hoy en día, con respecto a las reglones. Y hay también predeterminaciones políticas. La mayoría de los pronunciamientos vienen prejuiciados, vienen de antemano. Sobre el tema federal, por ejemplo, hay una confusión tremenda. Partidos políticos que nunca fueron federalistas, en este momento están propugnando soluciones federales, ¿no? Pero, vamos, el concepto de región hoy viene por la descentralización democrática. Y viene por la responsabilización de las regiones respecto a cu propio protagonismo. Y ahí hay un campo amplísimo, que llega desde la propia gestión de tos intereses regionales hasta la autonomía, en el grado que ésta se determine. Porque tampoco la autonomía es un concepto uniforme. Las autonomías son muy distintas en según las épocas y según la geografía. El Estatuto de Autonomía de las quince españas

Cataluña del año treinta y dos, es rechazable por muchas razones en estos instantes, Y, por supuesto no hay estatutos de autonomía en regiones donde no ha existido el problema separatista, y esto o un contrasentido tremendo

—¿Y el Estatuto gallego, del año treinta y seis?

—Ya es otra cosa. Ya es otra cosa. Pero tambien es tremendamente discutible a nivel del año mil noveciento setenta y siete. muy discutible. Los estatutos de Autonomía de la república, aparte de que apenas tuvieron algún tipo de virtualidad practica, en estos momentos, muy amplios sectores de las regiones afectadas, los rechazan. Y los rechazan por insuficientes y confusos entendámonos.

Los estatutos

—Es decir, que ahora mismo, y con la legislación actualmente en vigor, podrán concederse estatutos de autonomía mas amplios que antes del treinta y seis.

—Probablemente, si, y en otros ordenes de cosas, y para menesteres políticos distintos.

—Es decir, que ha habido, en los últimos cuarenta años, una terminología que ha asustado sin que existiera rasan para tales sustos...

—si, es evidente.

—Y que esa terminología se cae ya, asistimos a su derrumbamiento...

—Evidente. Y ha sido una terminologia «asustante», como tú dices, por connotaciones con actitudes políticas. Lo interesante sería que algunas regiones, sin esta matización política extremosa y prejuiciada, ofreciesen posibilidades de autonomía en el sentido de descentralización y de gerencia democrática de los propios Intereses regionales. En esa confluencia de las dos cosas está el sentido próximo de región.

—¿Incluso, esta consideración histórica de toda esta temática como tabú ha podido favorecer las reivindicaciones separatistas?

—Por supuesto. Bueno, a este respecto hay cosas curiosisimas.Hay actitudes separatistas que reivindican en estos momentos Estatutos que ni siquiera los mas conservadores aceptarían, ¿eh? probablemente, por desconocimiento de la que es la autonomía, lo que es la descentranzación, de lo que es un Estado federal, y de lo que es la regionalización democrática.... o por snobismo democrático.

—-Pero, en realidad, ¿hay separatistas ahora mismo en el país?

—Sí, claro que los hay.

—¿En una importancia numérica notable?

—No, eso no. Tampoco es un concepto excesivamente extendido, pero si los hay. Haberlos, haylos...

Autonomía y federalismo

—En cambio, el país está lleno de autonomistas...

—Sí, sí-lo que pasa es que todos tos autonomistas y todos los federalistas tienen que concretar muy negro sobre blanco y muy sobre norma juridica qué entienden por autonomía y qué entienden por federalismo.

Por ejemplo, hay un hecho absolutamente evidente. El federalismo es un ente Jurídico integrador.

Solamente se federa lo preexistente. Pero, en ciertos momentos, el federalismo, casi, casi, me atrevería a decir tiene inserto un germen disgregador. Hoy muchos federalistas se organizan a nivel central o nivel de Estado... Ha pasado en los partidos políticos y ha pasado en las autonomías. Y luego, despues, dicen hombre, como somos de la Federación vamos a encargarnos de organizar los Instrumentos a integrar...».

De modo que es todo un proceso absurdo a la Inversa... Esto ha pasado, está pasando, en los partidos políticos claramente.

—En nuestros días, prácticamente la totalidad de los partidos de izquierdas se ponen rápidamente esas etiquetas de autonomistas y federalistas... ¿Qué importancia cabe dar a estas denominaciones?

—Hoy día, sí, pero no siempre ha sido asi Lo que me hace suponer que hay tana dinamicidad conceptual sospechosa a la ortodoxia tradicional de estos Partidos y, por otra parte,"ese pronunciamiento tiene unas vertientes bada diéntelas determinadas que, en alguna manera, lo hacen sospechoso.. Por ejemplo, los socialistas españoles nunca fueron federalistas.

—¿El Gobierno, en alguna forma, favorece la creación de grandes partidos á nivel de Estado y trata de «desanimar», de algún modo, a los partidos exclusivamente regionales?

—No. no. Hay un absoluto neutralismo sobre ese particular.

—¿No muestra su preferencia por los partidos nacionales o por los que se denominan «sucursalistas» de estos grandes partidos a nivel estatal?

—No. no. Ese es un tema de preferencia de la sociedad, pero nunca de preferencia de Gobierna.

Las quince regiones

—Una pregunta-base: ¿Cuántas regiones se considera existen en el país? (O cuántos países en el Estado español...)

—Si se hace esta pregunta a «las bases», dirán que todas, que todas tes que existen administrativamente ... Creo que son quince, ¿no? Pero, si les preguntas a algunos políticos, resulta que no hay más regiones que Cataluña, Ganda, Vascongadas, y. tímidamente, algunas otras... Pero, la verdad, es que las regiones españolas, independientemente de su madurez y de su trayectoria política existen como ente social muy a tener en cuenta en la política.

—¿Y están todas definidas suficientemente, o hay casos de límites todavía «imprecisos y en discusión?

—Creo que están más definidas, precisamente, las periféricas que las centrales, por razones de Historia y por razones de sociología.

—Pero, hay otra cuestión que parece oponer a algunos valencianos con los catalanes, o a algunos navarros con los vascos, por razón de las fronteras regionales...

—Por supuesto.

—¿Y cómo se debe considerar en cada caso?

—Ese es un problema de ellos. Difícilmente desde la Administración Central se podrá indicar como deben organizarse, porque inmediatemente te imputarían centralismo, ¿no?

—Y a la hora de solicitar reivindicaciones de autonomía, por ejemplo, ¿cuentan todas las regiones, o hay alguna que no reivindica nada?

—Por supuesto, lo hacen todas. Aquí llegan reivindicaciones de todas...

Regionalismo a la defensiva

—¿Y qué es lo que pide Extremadura en esta hora de las regiones?

—Algo muy sencillo. Yo creo que ios regionalismos de las zonas más pobres son regionalismos a la defensiva. El regionalismo no se basa aquí en etnias ni en culturas específicas más o menos definidas, ni en folklorismos o costumbrismos —que también existen—, sino en algo que han visto que daña a su propia entraña regional, que es el trato discriminatorio y la dificultad para nna igualdad de posiciones respecto a cualquier instancia superior a la propia región. Entonces, el tema está en que las regiones más pobres o más deficientes en estos instante» se encuentran sumidas en una perplejidad: evidente. Elias entienden que quizá los grandes partidos nacionales, preocupados por problemas de trascendencia nacional, no dediquen prioritariamente la atención que las regiones que este tipo de regiones, entiende que es vital pan ellas. Y entonces están acudiendo a movimientos regionales autodefensivos, que, desde luego, no tienen por qué enfeudarse ni encasillarse con respecto a las grandes corrientes del pensamiento político nacional, pero que intentan diferenciarlo en cnanto a su autoctonía y en cuanto a su propia autonomía. Es decir, que en la mayoría de tes regiones «a la defensiva» lo que se pretende, de alguna manera, es evidentemente, coagular las fuerzas y las personas y tas intenciones más regionalista en una fuerza política. Hasta la fecha, esas coagulaciones se habían formulado en actos de tipo cultural y en iniciativas de tipo Industrial, etcétera. pero no en una estricta formulación y acción política. Naturalmente, se encuentran con la grave dificultad de que no tienen tradición partidista. Y que no tienen tradición partidista. Y como, además, en un partido se suscitan entre sí las controversias, las envidias, los recelos personales, esta situación se potencia en unos -partidas donde todas las personas se conocen entre sí.

Entonces, realmente, los recetes, pueden ser mayores. Pero tienen una mayor ventaja y una mayor posibilidad. Y es que, claro, como tienen ana mística muy próximas a ellos mismos, que es te mística de la región, a veces este factor les compensa el que pudiéramos llamar factor rural Inconveniente. Y entonces surgen unos partidos regionales que yo creo que ´van a tener gran juego en la vida política nacional de los próximos años.

—¿En Extremadura, en concreto, existen ya esos partidos regionales?

—Sí, sí. En Extremadura, y en, prácticamente, todas las regiones.

—Uno de ellos es AREX...

—AREX es una vieja aspiración que no se ha suscitado últimamente, que no es una modalidad oportunista de acción politica, sino qne vive intentando crearse desde hace más de dos años Entonces, hasta que no se ha formulado te Ley de Asociaciones Políticas y hasta que la Ley para la Reforma Política no lo ha posibilitado. el instrumento no ha existido. Pero el movimiento regionalista alrededor de esos

bamos, viene observándose muy acusadamente desde hace dos años

—AREX significa Acción Regional Extremeña...

-Sí.

—Y se asegura que tiene en Sánchez de León a su padre y mentor...

—No es verdad, aunque algunos lo digan con aviesa intención. Sánchez de León es uno de los Iniciadores de la acción, pero en el empeño hay gente muy valiosa y gente muy capaz. Lo único que ocurre es que Sánchez de León, en estos momentos, es Procurador en Cortes y es director general da, la Administración. Y entonces, naturalmente, tiene coma si dijésemos una fachada más. más evidente, ¿no? Pero, no. Este movimiento tiene que ser absolutamente «personalizado y antiindividualista. Porque lo hemos repetido en Infinidad de ocasiones. Si este movimiento surgido de te propia base se arropa alrededor de los favores o de tas disfavores, o de la grada o de la desgracia de determinad» persona o de determinadas personas, eso no es más que un revestimiento de situaciones individualistas que en ningún modo favorecerían ni posibilitarían la formación de un partido serio,

—Junto con AREX, ¿qué oíros partidos regionales extremeños existen?

—Ha habido dos intentos, creo yo. no titulado Extremadura-Tres. y otro del que no he llegado a saber ni sus Intenciones ni sus personas, pero que de alguna forma si llego a aparecer en Prensa extremeña. Pero, ya le digo, nosotros no hemos llegado a conocer exactamente qué formulaciones tenia. Según nuestras informaciones, en estos momentos no parece que ninguno de estos dos grupos hayan alean, zado el grado de madurez que deseamos.

La tercera Provincia

—Extremadura Tres significaba, según creo, Cáceres, Badajoz y esa otra tercera provincia que constituyen los extremeños emigrantes, ¿no?

—Sí. eso es.

—¿Y es muy importante esta tercera provincia extremeña?

—Muy importante. Casi mas importante que las existentes físicamente.

—¿Y dónde está ubicada esta tercera provincia?

—Pues está en todos los centros Industriales de la Nación, y en todos los centras de trabajo de Europa. Y, curiosamente, los extremeños cuya primera emigración fue conquistadora, no parece que estemos prepotentemente América Latina. Pero, fundamentalmente, como digo, en las zonas industríales nacionales y en Europa.

—¿Y tiende a regresar a su hogar, en esta hora, esa tercera provincia en «I exilio?

—No, desgraciadamente, no. Y sobre este tena, AREX se résiste a hacer demagogia, porque, generalmente, es un tema muy emotivo, que caja muy hondo. Eso de hablar de los extremeños y de su vuelta, de exigir su retorno rápido... Pero, la verdad es que, hasta que no haya un programa serio de inversiones y de creación de puestos de trabajo dignos en la provincia, y la posibilidad de que sea real esa programación, el resto son lamentaciones que, por supuesto, son muy sentidas por todos los extremeños, y que lamentamos muy profundamente, pero que no deben de terminar en pura demagogia.

—¿AREX en qué ideología se encuentra? ¿Y en qué partido de alcance nacional podría entroncarse?

—Expones dos cosas distintas. Como ideología. AREX es mía asociación pragmática, como somos todos los pobres... Realmente, no tenemos excesivas pretensiones filosóficas, ni de sociología política, ni grandes elucubraciones doctrinales. AREX pretende ser un partido de centro. Pero un partido de centro en cuanto a su situación política. Sin embargo, en cuanto a su tesis socio-económica, es un partido proclive al progresismo y a la justicia social, y a planteamientos mas radicales. De tal manera que, eso sí, está perfectamente claro, nosotros, de la derecha, admitimos, defendemos y propiciamos, que el orden es indispensable para organizar la convivencia extremeña; pero, por otra parte, las formulas conservadoras no nos han servida para nada durante muchos decenios, no son suficientes para mantener una ideología.

En este orden de cosas, seremos tremendamente progresistas, y coincidiremos con muchos

planteamientos socialdemocratas y un de Izquierda no marxista.

Escasa politización

.—¿Cree que AREX esta representando, en este momento, a una parte importante de la población extremeña, en cuanto a sus reivindicaciones?

—Yo creo que puede llegar a representar a la mayor parte de la poblacion extremeña lo cual no quiere decir que representemos a la mayor parte de los políticos extremeños. Los politicos extremeños, en muchas de MIS expresiones, se adscribirán a posiciones de derecha —las fámulas políticas tradicionales—, y se enquistaran en posiciones de demagogia pura los politicos de Izquierda marxista. En el medio, yo creo que hay una amplia zona, te verdad es que merme, y descuidad», y poco madura políticamente, pero que siente el afán regionalista y la responsabilidad de actuar en politica.

—¿Es de verdad el extremeño un pueblo poco politizado?... —Si, en general, está poco politizado.

—No deja de ser sorprendente, tratándose, como usted mismo señalaba de una región pobre...

—Bueno, mirado así, exclusivamente si sorprende. Pero lo que pasa es que el extremeño —dicho por nosotros parece basta, si se quiere, una pequeña pedantería— es un ser trascendente, y es un ser al que le importan más tes grandes cosas que las menudencias. Es un personaje bastante descomprometido con el medio que le circunda. Y ese orden de cosas tiene unos valores que le empujan a estar presente en las grandes empresas, pero que le encogen en las cosas de a diario. El extremeño, si se mete en algo, se mete muy a fondo. Pero, normalmente, tiene una costra de trascendencia y de no preocupación por muchos de los temas Inmediatos que le hacen, aparecer, en versión absurdamente torpe, como perezoso. Porque te verdad es que cuando se mueve de su puro contorno geográfico, pues se convierte en un ser dinámico, como está acreditado en esos lugares de recogida de la emigración extremeña.

—En suma, que hay muchos poetas y muchos románticos en Extremadura...

—Sí, y mucho artistas... Y existe una tremenda sensibilidad para las cosas y una tremenda cazurrería y socarronería ante todo lo trivial.

Los líderes despiertan

—¿A cambio, escasean los líderes políticos?

—Yo creo que ahora estan despertando los líderes. No lo sé. Ojalá el corto tiempo de su presencia. pública Jos haga parecer más maduros, Extremadura, que es rural, tiene grandes vicios y grandes virtudes, Y entre los vicios rurales más acreditados está la envidia- Y por ahí puede venir alguna veta demagógica y alguna situación de intemperancias y recelos. Es muy evidente en la historia politica de Extremadura la desunión entre tos extremeños, y las reticencias entre sus líderes. Yo creo que si logramos que los líderes actúen con categoría y con solvencia, puede que tengan mucha, clientela en un territorio donde normalmente no han existido, o si han existido lo ha sido con revestimientos caciquiles o de autoritarismo.

—¿El cacique es un «producto típico» extremeño„

—-No exclusivo, ciertamente, de Extremadura, aunque sí haya habido en Extremadura grandes ejemplares»

Voto conservador

—¿Es fácil adelantar que Extrema dura votará por el centro?

—Ojalá ese vaticinio sea válido. Mas bien sospecho que Extremadura, vaya a votar derecha,

—¿No decía usted que AREX podría representar a una muy amplia zona extremeña, y que AREX es centro?.

—La mayor parte de la gente que está en AREX es centro.... porque no hay muchos derechistas en AREX. Y pretende, ciertamente, ser un partido mayoritario en la región. En el momentó en que a la masa inerme puedan moverte los centristas y no la derecha o la Izquierda, en ese momento AREX habrá enganchado claramente con el sentir extremeño. Pero nosotros no estamos seguros de que gamos a triunfar...

—¿ Votar derecha significaría que Extremadura está satisfecha con su reciente historia de, los últimos cuarenta años?

—No. Votar derecha impondria que la derecha tendría más dinero, mas capacidad de propaganda, más capacidad de gestión y más posibilidad electoral que otro grupo. Extremadura en absoluto es una región satisfecha. Todo lo contrario.

—¿Y la insatisfacción vota, puede Votar, derecha y continuismo?

—Tradicionalmente, en España, regiones insatisfechas han votado derecha. Sí, sería sorprendente también esta vez... Pero eso dice la Historia electoral y la sociología electoral de nuestro país.

Los Problemas

—La emigración, el paro, la insuficíente industrialización... Ponga en, orden los problemas extremeños, por favor.

—Hay una reivindicación que llamariamos casi espiritualista, y es la de que la región reciba un trato ponderado, Igual al de las restantes regiones nosotros planteamos temas de trato de Igualdad no nos referimos a una posición demagógica. Es la pura manifestación «espiritual», como decía. Queremos un trato» parigual, En cnanto a reivindicaciones materiales, hay una tambien que es la industrialización.

Extremadora es rural, pero tiene unas posibilidades de industrialización verdaderamente tremendas. Y en ese árdea de cosas se forman, lo que ha abandonado totalmente Badajoz es la fantasia de su Plan

Badajoz y de algunas de sus consecuciones que anteriormente imposibilitaron otras acciones de tipo regional que bajo la disculpa de que ya habia otras acciones regionales olvidaron que pudiera suficiente •

—¿Se sienten discriminados los extremeños en el trato que reciben de |a Administración Central, con relación a otras regiones/

—Sí. El extremeños tanto el caceraño como el pacense, se atente margina.

—Yo creo que ahora mismo prieto camente ; todas tes regiones sienten estas mismas, sensaciones...

—Unas con mayor razón, y otras con menos. El extremeño, con toda razón. por supuesto. Lo dicen los índices de economía, los indicadores macroeconómicos de nuestro país, lo dicen tes estadísticas, lo dicen los televisores, libros, cuartos de baño, etcétera, por miles de habitantes... Lo dicen, en soma, razones objetivas.

—Ponga en orden de necesidad a Extremadura, Andalucía, Galicia...

—Dependería de qué clasificación Porque el problema de Extremadura no es que se haya estancado. El problema es que ha crecido a una velocidad infinitamente más mohada que la del testo de las regiones. De todas formas, Extremadura y Galicia, nos echamos un pulso a pobres.

José CAVERO

(Fotos: Romera.) (Caricatura de C. VIGUERAS.)

 

< Volver