Autor: Vaquero, José Manuel. 
   Fuerte oposición de las minorías a la reforma del Consejo Regional de Asturias     
 
 El País.    05/08/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Fuerte oposición de las miñonas a la reforma del Consejo Regional de Asturias

JOSÉ MANUEL VAQUERO, Oviedo

Con los votos del PSOE y UCD, ayer se tomó en Oviedo el acuerdo de reestructurar el Consejo Regional de Asturias en una sesión plenaria borrascosa, que continuaba a la hora de redactar esta información, y cuya nota dominante ha sido el enfrentamiento entre los dos partidos de la izquierda: PSOE y PCE.

Alianza Popular y el Partido Comunista de Asturias (PCA), que se negaron a estampar su firma en el pacto político, quedaron excluidos del reparto de carteras en la comisión permanente. Estos dos partidos anunciaron su intención de impugnar los acuerdos tomados en el plerrodeayer. En el acto de votación se produjo alguna indisciplina dé voto entre los consejeros de UCD, que previsiblemente perderán sus carteras con la reestructuración. Gerardo iglesias, secretario general del PCA, acusó al PSOE y a ÜCD de tener como único objetivo de la reforma del Consejo «el reparto del pastel de forma escandalosa y la marginación de las minorías». El dirigente comunista comentó en privado: «Se acabó la paz en esta región». Juan Luis de la Vallina, de AP, calificó de «fraude» el desarrollo de la sesión plenaria, cuya dirección recibió severas críticas de comunistas y aliancistas, que afirmaron recibir un trato discriminatorio en los debates. Los portavoces de UCD y PSOE basaron su argumentación en la necesidad de dinamizar el Consejo Regional, de dotarle de un programa mínimo y de reducir sus gastos de -personal, e interpretaron la oposición del PCA a la reestructuración como resultado de su cerrada negativa a disminuir su personal remunerado en el ente preautonómico, medida que, en su opinión, puede crear problemas internos a este partido.

Desde el comienzo del pleno, a las once de la mañana de ayer, hasta última hora de la tarde se sucedieron varios intentos del PCA orientados a anular la convocatoria para evitar un acuerdo definitivo. En opinión de Gerardo Iglesias, el espíritu de la reestructuración responde al escaso entusiasmo autonómico de los partidos mayoritarios, quienes, al renunciar a consejerías como las de Trabajo e Industria, en una región de las características de la asturiana, con una incidencia decisiva de la empresa pública, dan la razón a la Administración central en el contencioso planteado por la reclamación de competencias en estas áreas.

La réplica más dura al señor Iglesias fue realizada por Emilio Garcia-Pumarifto, presidente de la UCD asturiana, quien afirmó que durante las negociaciones previas los comunistas habían adquirido «una palidez mortal» al escuchar el firme propósito de los partidos mayoritarios de reducir a tres, como máximo, el personal político de cada consejería, y añadió que las dos carteras en poder de los comunistas se encuentran entre las de mayor gasto presupuestado para este año.

Durante su intervención, el comunista Gerardo Iglesias, que tuvo frases especialmente duras hacia.el presidente del Consejo Regional, el socialista Rafael Fernández, defendió la propuesta de su partido de mantener la actual estructura organizativa del Consejo Regional y dotar al organismo preautonómico de un programa concreto de actuación, con medidas contra el paro y con un compromiso para conseguir cuanto antes el Estatuto de Autonomía.

El debate de ayer planteó de nuevo las distintas concepciones existentes dentro del pleno sobré el papel del Consejo Regional, organismo que pretende convertir, según UCD, en caja de resonancia de un programa de actuación comunista.

El acuerdo político suscrito ayer por los partidos mayoritarios hace referencia al desarrollo de las bases de una administración pública regional, al traspaso negociado de la Administración central y diputación de los medios materiales y personales suficientes para la dotación de los servicios del Consejo; a la creación de una comisión mixta de coordinación y transferencia entre el Consejo y la diputación y a un programa de actuaciones prioritarias del Consejo Regional.

 

< Volver