Autor: Lobo Lozano, Alfonso. 
   Lenguas regionales     
 
 Pueblo.    02/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LENGUAS REGIONALES

Señor director:

Como se dice, un día sí y otro también, ESPAÑA ES DIFERENTE. Para bien y para mal, pero diferente.

Me anima a escribir este comentario el «salpullido» idiomático que nos asalta con la «democracia». Cuando en el mundo entero se lucha por un idioma universal —caso del esperanto, por ejemplo—, y nosotros tenemos la suerte inmensa de hablar uno de los dos que indudablemente perdurarán en exclusiva en occidente, organizamos la «guerra de los idiomas». El caso, como siempre, es de estar en guerra.

Como todos sabemos hasta hace unos años lo «simpático y aristocrático», según decía un cuplé, era «por breve método hablar francés».

En la actualidad los dos únicos idiomas con porvenir internacional son el inglés y el español, quedando relegados los demás — casos del francés y el alemán— a meros idiomas «regionales». Con toda su importancia.

Que lo que digo no es una utopia lo tenemos en el caso reciente de la Olimpíada de Montreal, donde la población de habla francesa —que, según creo, son mayoría— protestaba del poco caso que se hacía a su idioma, sin que, mal que les pese, les tomasen su protesta en consideración. Pues bien, nosotros, que por algo «somos diferentes», queremos volver a los «idiomas tribales>, y estamos dispuestos, por imponer el nuestro — cada uno el suyo, naturalmente — , a convertirnos en una India cualquiera, aunque no creo lleguemos a los quinientos que «disfrutan» tan adelantados ciudadanos...

Los casos de extranjeros europeos que vienen a España a practicar el idioma que han estudiado, el castellano de libro, con miras al comercio con América; los japoneses —que creo son «alguien» en la economía mundial— imprimiendo su Prensa en inglés, como medio de competencia, todo eso no tiene importancia. Lo Importante es «falar galego», decir «eskarriskasko», por gracias, o «visea Catalunya»...

UNA DELICIA.

Nada más, señor director, y como en Madrid también se falá madrileño: «lizfe noa». (Cambien el orden de las sílabas y verán qué fácil, 6 «cilfa», que es lo mismo, o «momis», como «raquie».) (Pregunte en el comercio por «blar al vesre». Hablar al revés.)

Alfonso LOBO LOZANO

Fernando de los Ríos, 31.

Madrid

 

< Volver