Autor: Díaz, Francisco. 
 Al ministro para las regiones le preocupa el País Vasco. 
 Clavero: Las preautonomías, cimiento de la democracia     
 
 Diario 16.    12/06/1978.  Página: 8-9. Páginas: 2. Párrafos: 48. 

Preautonomías, paso a paso (y V)

La España uniforme y centralizada que caracterizó

al régimen franquista está dando paso., por obra y promesas de nuestros políticos., a la España preautonómica. Uno de los principales protagonistas, impulsado por el Gobierno Suárez, de esta avalancha preautonómica es un catedrático de Derecho de Sevilla, Manuel Clavero Arévalo,

Aún faltan unos días para que se cumpla el primer aniversario del Gobierno salido de las urnas del 15 de junio, y ya el 72,6 por 100 de la población española, encuadrada en treinta y ocho provincias, está bajo regímenes preautonómicos que, si en Cataluña y País Vasco fueron acogidos con euforia, no obtuvieron el mismo aplauso popular en Castilla-León o Extremadura.

Esta misma semana, la Comisión de Diputados del Congreso inicia el estudio relativo a las autonomías en el proyecto de Constitución Democrática. Todo hace presagiar que habrá enfrentamientos, y es que sobre -el tema regional no parece que haya mucha unanimidad entre nuestros parlamentarios, y menos entre los diversos pueblos de España. Bastaría una simple encuesta para ver cómo respiran andaluces, catalanes, castellanos, vascos, gallegos o canarios. Los decretos-leyes preautonómicos, hasta ahora van diez, han sido cuestión de unos meses, los estatutos autonómicos serán cuestión de años, según palabras del ministro Clavero. Más de un político ha insinuado que el montaje ha sido perfecto, pero que a los gritos populares de autogobierno y solidaridad regional hay que dar una respuesta pronta y concreta.

Al ministro para las Regiones le preocupa el País Vasco

Clavero: Las preautonomías, cimiento de la democracia

Texto: Francisco Díaz. Fotos: Gustavo Catalán

Manuel Clavero Arévalo, un sevillano de cincuenta y dos años, tras las elecciones generales del 15 de junio tenía asegurada una cartera ministerial al ser uno de los principales soportes de UCD en Andalucía. Iba para ministro de Educación, pero se quedó en ministro adjunto, sin cartera, para las Regiones, departamento que en un futuro debería denominarse, según Clavero, Ministerio para las Autonomías.

A los veinticinco años, en 1951, ganó la cátedra de Derecho Administrativo de la Universidad- de Salamanca. Tres años más tarde, obtiene la cátedra de la misma asignatura en la Universidad de Sevilla, de la que fue rector por elección desde 1971 a 1975. Anteriormente, de 1965 a 1968 fue decano de la Facultad de Derecho de esta misma Universidad.

El «ministro preautonómico» es un enamorado de Andalucía y de su Sevilla, por donde salió elegido diputado de UCD. Toda su familia, está casado y tiene cinco hijos, vive en la ciudad de la Giralda. Casi todos los fines de semana emprende viaje para su ciudad natal, para estar cerca de su pueblo andaluz, cuyos problemas socioeconómicos son una constante inquietud en su vida y que le impulsaron a fundar el Instituto de Desarrollo Regional de la Universidad de Sevilla, del que fue elegido presidente.

Manuel Clavero Arévalo entró en la vida política a través del Partido Social Liberal Andaluz >PSLA), del que fue fundador y presidente tras el congreso constituyente del mismo en enero de 1977. El PSLA se integró en UCD de cara a las elecciones generales del año pasado.

La actividad de Clavero Arévalo se centra principalmente en el terreno académico. Además de las actividades anteriores, es profesor de Derecho Comparado de la Facultad Internacional de Estrasburgo. Es presidente de la Sección Española de la Asociación de Ciencias Administrativas y fundador de la Asociación Internacional de Derechos de Aguas, órgano asesor de la ONU.

Además d e desempeñar las funciones de ministro para las Regiones, Clavero Arévalo es presidente de las Comisiones Mixtas de Galicia, Aragón y Valencia, encargadas del traspaso de .poderes de la Administración Central a los entes preautonómicos. También es vicepresidente, por parte del Gobierno, en las Comisiones Mixtas de Cataluña, País Vasco y Canarias.

D16.—De la noche a la mañana, casi España entera despierta preautonómica. ¿Es tan importante la preautonomía como para haberla convertido en una panacea?

M. C. A.—Panacea no hay nada en la vida. El trabajo autonómico es un trabajo político que debe ser honrado. Las autonomías son una ilusión que hay que cuidarlas para racionalizar el poder. Si no se hubiese afrontado el tema de las regiones hubieran nacido problemas adicionales.

Yo creo que las preautonomías han servido para reafirmar 1 a democracia; sino se hubiera afrontado esta situación realmente en Cataluña o en el País Vasco hubieran surgido dificultades serias para el proceso democrático. En España, siempre que ha surgido el tema democrático, ha surgido parejo el tema de los pueblos. Desde luego, en España hubiera sido difícil la democracia sin las preautonomías.

D16.—¿Entonces, el tema de la preautonomía priva sobre los demás, incluso sobre las elecciones municipales y Constitución?

M. C. A.—El tema fundamental que tiene en estos momentos España es la Constitución. Tal vez el ideal hubiera sido tenerla antes. El Gobierno en su declaración, dijo que iba a crear una comisión de expertos para dotar a España rápidamente de una Constitución, pero al hacerse por vía parlamentaria ha hecho alargar el proceso constitucional.

El centralismo pesa mucho

D16.—Ciertos sectores han acusado a su Ministerio de ir unas veces con rapidez y otras con retraso sobre la concesión preautonómica.

M. C. A.—Pienso y lo digo sinceramente que en este tema se está actuando con audacia y con prudencia. Audacia, porque sí no se decide a hacer estas cosas nunca se hacen. Creo que si se quiere ir hacia

un Estado moderno, y llamo Estado moderno a un Estado que sea racional, en donde el poder esté racionalmente distribuido, hay que actuar con cierta audacia, porque en este país hay pocos separatistas, hay muchos centralistas y hay muchos autonomistas. El tema de los centralistas es un tema que no podemos olvidar, ya que el numero de centralistas no es ni mucho menos escaso.

D16.—Se achaca al Gobierno que los entes preautonómicos están vacíos de poder y muchos de ellos hace ya muchos meses que fueron creados.

M. C. A.—Si ha habido audacia en la concesión de preautonomías, en el fenómeno de las transferencias de poderes hay que actuar con prudencia. Desde luego costará mucho que en España los centralistas cedan. El fenómeno de traspaso de poderes es muy complejo y durará varios años, debido a su propia complejidad.

D16.—Entonces esto parece suponer que se juega un poco con el electorado y con el pueblo. En la campaña electoral, todos los polítitcos prometieron mucho, y ahora las zonas, especialmente las subdesarrolladas, exigen una respuesta.

M. C. A.—Yo creo que desde luego al pueblo hay que hablarle muy claro. Hay problemas en España de muchos órdenes, probablemente de subdesarrollo y situaciones precarias, que no tienen solución a corto plazo, esté el poder en Madrid o esté descentralizado.

Las causas del subdesarrollo están en tres puntos. Unas son externas a la región, por ejemplo, el centralismo, pero que al tener ahora sus propias instituciones cada región, no permitirá determinados privilegios de unas regiones sobre otras. Esto se enlaza con esa teoría del colonialismo interior; es decir, las relaciones socioeconómicas entre las regiones. Yo creo que en las relaciones interregionales las autonomías tienen mucho que hacer.

Unitario, autonomista y descentralizado

—D16.—En el Congreso se empieza esta semana a tratar el tema de las autonomías en el proyecto de ¡Constitución. Un aspecto importante es el mapa del

"Las autonomías son una ilusión que

hay que cuidar para racionalizar el

poder.

"El Ministerio de las Regiones está

en contra de la autodeterminación."

"A mí me gustaría que este Ministerio

se llamara de las Autonomías."

Estado. ¿Cómo va a ser?

M. C. A.—Yo creo que antes de la Constitución el mapa va a estar delimitado quizá al ciento por ciento; si no, al noventa por ciento. Actualmente hay treinta y ocho provincias ya encuadradas en régimen preautonómico y Asturias lo será también en breve. El haber delimitado el mapa del Estado es algo positivo porque una de las mayores dificultades que tenía un Estado regional en España era trazar el mapa regional. Hacerlo burocráticamente iba a producir recelos. Se ha hecho virtualmente por consenso de todos los representantes de las provincias, de todos los partidos políticos y del Gobierno.

D16.—En conexión con el mapa está la futura forma de Estado. ¿Cómo considera que va a ser la futura forma del Estado español?

M. C. A.—En esta materia, la forma de Estado de España va a ser unitaria; es decir, de soberanía del pueblo; autonomista, bajo un principio de autonomía general no limitado a algunas partes del

territorio, y descentralizado. Esto, naturalmente, va a producir cambios muy importantes respecto a las características del Estado anterior, que era uniforme, unitario y centralizado.

D16.—pero, dentro de este Estado, ¿puede haber algunas regiones o nacionalidades con privilegios especiales? Por ejemplo, País Vasco y Cataluña.

M. C. A.—Partimos de una base: la Constitución no obliga a regionalizarse. El País Vasco y Cataluña, lo que tienen ahora son regímenes preautonómicos que también tienen los demás y las características preautonómicas son las mismas. En cuanto al futuro, la Constitución permitirá que el derecho a la autonomía queda consagrado como un derecho de la misma naturaleza para todos. A mi modo de ver, esto tiene tres partes: primero, derecho a autodelimitarse; es decir, queremos ser autónomos y con este territorio. En segundo lugar, queremos tener derecho de autorganización, esto es, hacer un estatuto.

Y en tercer lugar el autogobierno, es decir, las instituciones de este estatuto dentro de la soberanía nacional y dentro de un poder constituyente único, porque la soberanía es única e indivisible.

D16.—¿Habrá, sí o no, autonomías de primer y segundo grado?

M. C. A. — Los Estados autonomistas no son todos Estados uniformistas. Cada estatuto marcará jurídicamente diferencias, porque bilingüismo no tiene por qué haberlo en Andalucía o en Extremadura. Como es natural, unas tendrán mayor capacidad de autogobierno Es lo mismo que cuando se va a un restaurante: el menú es variado, pero uno puede hacer muchas combinaciones; unos tienen más hambre o más capacidad para comer que otros.

(No a la autodeterminación

D16. — ¿Posibilidades de un Estado federal y alguna puerta abierta a la autodeterminación?

M. C. A.—Algunos partidos, entre ellos el PSOE, han establecido el principio de Estado federal. Yo me atrevo a decir que estamos asistiendo a un fenómeno curioso, los Estados unitarios por la vía de la autonomía están creando instituciones de autogobierno en todas las regiones, y en el mismo Estado federal se está dando un fenómeno de evolución hacia un mayor poder de la federación. UCD desde luego es partidaria, y ya lo dijo en su programa, de un Estado unitario, descentralizado y autonomista.

Respecto de la autodeterminación, el Ministerio para las Regiones esta en contra de ella.

La autodeterminación, si se entiende como hay que entenderla es la posibilidad de que un pueblo de España decida libremente en referéndum sobre un consulta de si quiere o no formar parte de la soberanía española, eso, desde luego, iría en contra de la unidad de España Esto, desde luego, no tiene nada que ver con la autonomía. Ese fenómeno de la autodeterminación, recogido en la carta de la ONU, es aplicable a situaciones coloniales y no a situaciones de soberanía, que es lo que ocurre en España.

D16.—¿Se han levantado algunas voces discrepantes en el seno de las Fuerzas Armadas contra la ola preautonómica del Gobierno y del Ministerio para las Regiones?

M. C. A.—Yo diría que la postura del Ejército, en cuanto que constitucionalmente le puede corresponder la defensa del orden constitucional, lo que le preocupa realmente es la unidad de España y nosotros consideramos luego que la tesis de la autonomía puede incluso robustecer la unidad de España, porque yo creo que lo que no podemos entender es la unidad de España porque todo se haga desde Madrid, sino que la distribución del poder por todo el territorio español puede robustecer esta unidad.

País Vasco: Un tratamiento político

D16.—Hablando de regiones o nacionalidades, como usted prefiera, ¿cuál es la que más le preocupa en la actualidad?

M. C. A.—A mí me gustaría que si este Ministerio sigue existiendo se llamara de las Autonomías,

Abordando el tema concreto, le diré que me preocupan todas, pero en especial el País Vasco. Esta región necesita un tratamiento político y no sólo un tratamiento represivo y de orden público. La amnistía y la preautonomía no van a hacer desaparecer de la noche a la mañana los fenómenos índependentistas, que son minoritarios, aunque no despreciables. Hay que procurar que el pueblo vasco tenga la autonomía para que entronque con sus herencias.

Los vascos tienen hoy una gran responsabilidad en este problema. Yo creo que, desde el punto de vista de Madrid, hay que llevar este sentido politico al País Vasco, que ellos comprendan que desde Madrid se les comprende, que se toman medidas en este sentido. Sin embargo, el pueblo vasco y sus políticos tienen una enorme responsabilidad para resolver sus problemas.

D16. — Responsabilidad que implicaría una transferencia de poderes rápida, una Policía autóctona...

M. C. A.—El tema de la Policía autóctona es un tema de la Constitución. Los problemas son muy complejos. Las propias actitudes de los propios políticos vascos ayudarán mucho a solucionar sus propios problemas.

D1G.—A juicio del ministro, ¿hay muchos separatistas en el País Vasco y en las propias filas del PNV?

M. C, A.—Yo afirmo una vez más que los separatistas son realmente pocos, Yo no me atrevería a asegurar, como alguien ha dicho, que el PNV es separatista. Ellos han aceptado la autonomía. No sé lo que algunas personas que han hecho esas afirmaciones puedan pensar, pero yo no me atrevería a hacer de una manera categórica esa afirmación. Lo que sí digo, como antes señalé, es que en España hay pocos separatistas.

D16.—Cambiando de región. Cataluña espera y desea tener pronto el estatuto de autonomía. ¿Hay posibilidades de que lo pueda tener este mismo año?

M. C. A.—Cataluña puede tener estatuto una vez que se apruebe la Constitución. Debido a su historia, el estatuto catalán puede implantarse rápidamente. Pero todo depende

de la fecha en que se apruebe la Constitución, del camino que marque la ley y del calendario político.

¿Más impuestos?

D16.—Según su colega de Hacienda, Fernández Ordoñez, el problema de la financiación de las autonomías es uno de los más graves que se le presentan al Estado.

M. C. A.—Efectivamente, tiene razón. Pero esto es

un problema que a nivel de Derecho comparado tenemos resuelto. Nosotros hemos ido a un doble modelo de tasas, contribuciones especiales, impuestos cedidos o que se creen, recargos, pero sobre todo participación en lo que el Estado no gasta, con criterio solidario, y los gastos de inversiones también a través de esos fondos.

Dentro del presupuesto del Estado´hay y va a haber un ahorro, pero no un ahorro para el Estado, sino un ahorro que habrá que distribuir, porque lo tienen que hacer otros. Los criterios como se realicen estas distribuciones me parece que van a ser muy importantes. En la misma Constitución se establecerá cómo se van a nutrir las Haciendas para sus gastos de funcionamiento.

D16.—¿Los dudada nos autonómicos tendrán que pagar más impuestos, además de los actuales?

M. C. A.—Bueno, la Constitución también prevé la posibilidad de que haya impuestos y recargos sobre los impuestos, que haya recargos cedidos, de que haya incluso nuevos impuestos, pero eso ya dependerá de unos sitios y de otros. Naturalmente, el hecho de que las regiones tengan impuestos no quiere decir que vayan a ser impuestos sobre los que hay; puede que sean algunos de los impuestos actuales, pero que se le cedan, pero la cesión de impuestos también está muy en conexión con las relaciones interregionales. Este tema es uno de los más importantes que deberán afrontar todas las regiones dentro de una solidaridad.

Ley de Régimen Local

D16.—¿Qué tiene que decir el ministro de las preautonomías de la tan traída y llevada ley de Régimen Local, que algunos intentaron introducir en el proyecto constitucional?

M. C. A.—Ese intento de hace unos meses fue una vuelta a las mancomunidades. El ministro para las Regiones admite las mancomunidades, pero eso no es autonomía, y el ministro para las Regiones está por la autonomía, y de eso es de lo que se habla en la Constitución. Las mancomunidades no son autonomías.

D16. — ¿Cuáles son las perspectivas del Ministerio cuando se va a cumplir pronto un año de la existencia del mismo?

M. C. A.—Nuestra tarea es negociar las preautonomías que quedan pendiente» y trabajar en las transferencias como lo estamos haciendo. Esta operación de transferencias es compleja y afecta a varios Ministerios. Soy partidario de que se haga cuando haya capacidad en el ente preautonómico.

Yo diría al pueblo español que vea en las autonomías algo que va a reforzar la unidad de España y que es una operación importante en la división del poder. Es una de las banderas de ilusión que puede haber en estos momentos en el país, y que entre todos tenemos que hacer que esa bandera se consolide y dé sus frutos.

 

< Volver