Autor: Jiménez, Evelio. 
 El ministro de Agricultura. 
 Se puede llegar a la expropiación  :   
 No es admisible la existencia de fincas insuficientemente cultivadas. 
 Pueblo.    16/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

EL MINISTRO DE AGRICULTURA

"Se puede llegar a la expropiación

"NO ES ADMISIBLE LA EXISTENCIA DE FINCAS INSUFICIENTEMENTE CULTIVADAS"

MADRID. (PUEBLO, por Evelio JIMÉNEZ.)

«La equiparación de las condiciones y la calidad de vida del medio rural con las del medio urbano,

constituye un objetivo a alcanzar, imprescindible para conseguir un equilibrio económico y social que

haga permanente la democracia en España. Pero las rentas procedentes del sector agrario por si solas sin

insuficientes para conseguir una sustancial mejora en el nivel de vida de las zonas rurales, y por ello serán

complementadas con rentas de carácter industrial, así como del sector servicios, generadas por el mismo

campo», manifestó ayer al mediodía el ministro de Agricultura, José Enrique Martínez Genique, en una

rueda de Prensa, en su despacho, con el fin de presentar las líneas directrices que piensa seguir su

departamento en un futuro inmediato.

El ministro de Agricultura ha sido el primero del actual Gabinete que ha querido dejar bien claro la

política que piensa seguir de una forma valiente y sin tener miedo a los grandes temas tabús que siempre

han existido en España referente al campo, como son los latifundios y los minifundios. Sobre los mismos

el señor Martínez de Genique dijo que «siendo la tierra cultivable en España un bien escaso e insuficiente

para un autoabastecimiento, no es admisible la existencia de fincas insuficientemente cultivadas y no se

puede tolerar este despilfarro. Se habilitarán medidas eficaces para evitarlo. Incluso llegando a la

expropiación, si fuera preciso, para todas aquellas fincas que sean rentables y no estén cultivadas; éste es

un lujo que no nos podemos permitir. Hoy día importa más la rentabilidad que la dimensión. Si un

latifundio es rentable debe tener el tratamiento de la empresa industrial o de servicio».

Otro de los grandes temas que se abordaron fue el relativo a la deficiencia de capitalización que padecen

las empresas agrarias, y se señaló por parte del ministro que el «ahorro generado en las zonas rurales es

necesario que se reinvierta en estas mismas zonas, y para conseguirlo se recabará e impulsará la

colaboración de las instituciones de ahorro de carácter local. La Administración tiene que abandonar los

criterios paternalistas y el hombre del campo tiene que tomar conciencia de la dignidad de su profesión.

Estamos haciendo una nueva sociedad, y la Administración tiene que abrirse más al diálogo. Se va a dar

acceso a la iniciativa del agricultor con el objeto de poder alcanzar este cambio a través de la idea de

entrar en competencia con el sector industrial y de servicios.

• "El ahorro generado en las zonas rurales es necesario que se reinvierta en las mismas"

• Presentadas las líneas directrices de la política agraria del Gobierno al ama de casa, y en este sentido

dijo que es su intención no estar jugando con una política de precios, y que se iba a intentar que el sector

agrario influya lo menos posible en la subida de los precios, y señaló: «La política de precios agrarios será

complementada con una política de contención de costos que haga a la agricultura competitiva y que

permita incrementar la renta del sector sin acudir permanentemente a políticas intervencionistas en

materia de precios.»

Conectada con la anterior contestación, estuvo la siguiente, referida a que se facilitará una debida

orientación al agricultor sobre qué productos debe cultivar, a fin de equilibrar la producción con el

consumo interior y exterior, lo que evitará variaciones en los precios, imprevistas y perjudiciales.

ASOCIACIONISMO AGRARIO

A continuación, el señor Martínez de Genique se refirió al asociacionismo agrario, del que añadió que

«serán incentivadas todas las formas de asociacionismo agrario, no sólo en la fase de producción, sino

también en la comercialización e industrialización de productos agrarios, así como en la adquisición y

obtención de sus propios medios de producción. En definitiva, el agricultor tiene que industrializar y

comercializar».

En este momento, a instancias de los informadores, el ministro habló sobre la cuestión de los precios, que

tanto preocupa

EL MERCADO COMÚN

Uno de los asuntos que desde el principio estuvo en el ambiente de los informadores fue el relacionado

con las dificultades que pone el Mercado Común para nuestra entrada, debido precisamente a la

agricultura, a lo que el señor Martínez de Genique contestó que «en España hay muchas agriculturas, lo

mismo que en el Mercado Común, y mientras que unas en nuestro país se beneficiarían y otras se

perjudicarían si entramos en la CEE, esto mismo ocurrirá con algunas naciones europeas». Ingresar en el

Mercado Común «es un problema de negociación, de conseguir un equilibrio entre lo que nos ofrecen y

exigen».

DESCENTRALIZACIÓN

Sobre la descentralización de funciones del Departamento de Agricultura, el ministro señaló que «se

entiende que existe una gran diversidad de agriculturas en España, como he dicho anteriormente, y que

cada una de ellas necesita su tratamiento específico, siendo precisa una descentralización urgente de los

servicios del Ministerio, que los dote de mayor eficacia, puesto que la permanente comunicación,

aceptación de críticas y consenso de quienes ostenten democráticamente la representación del sector

agrario y del medio rural se considera fundamental para poder adoptar y aplicar con éxito aquellas

medidas que les afecten. A este fin, he dado ya unas instrucciones a los delegados provinciales».

Finalmente, el señor Martínez de Genique se refirió al medio ambiente en los términos de que «una

mejora en la calidad de vida de todos los españoles exige que se potencien las actividades encaminadas a

la conservación de la Naturaleza, al mantenimiento del equilibrio ecológico y al fomento de la utilización

de los espacios naturales».

Y terminada la rueda de Prensa, con el ministro ya en pie, este habló de las recientemente formadas

cámaras agrarias en el sentido de que la composición de las mismas será determinada mediante unas

elecciones que se celebrarán antes del 15 de noviembre, según lo dispone el decreto de creación, y que él

pensaba abreviar este plazo.

16 de julio de 1977

P U E B LO

 

< Volver