Punto crítico en las relaciones España-M.E.C.     
 
 Informaciones.    07/04/1973.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Punto crítico en las relaciones España-M. E. C.

LAS prenegociaciones entre España y el Mercado Común se están acercando a un punto crítico. Aún no puede hablarse de negociaciones propiamente dichas, ya que, como dijo ayer el señor Ullastres, la propuesta elaborada por la Comisión Europea «no existe para nosotros». Es un simple documento de trabajo interno de la Comunidad que no tendrá validez hasta que lo apruebe el Consejo de ministros de la misma, si es que lo aprueba.

En estas circunstancias, las declaraciones de las personalidades implicadas en el problema son extraordinariamente cautas. Ayer, el conde de Kergorlay, presidente de la comisión mixta España-C. E. E., dijo que la C. E. E. se basa en el criterio de «toma y daca», y que el acuerdo debería estar equilibrado y coherente con la «política mediterránea». Sin embargo, las autoridades españolas se han quejado en más de una ocasión de la ambigüedad de la misma. El conde de Kergorlay ha matizado algo mas en esta ocasión: «La Comunidad distingue entre el norte y el sur del Mediterráneo.»

La posición del Mercado Común sigue siendo dura en cuanto a las concesiones agrarias, cuestión que un alto funcionario de la C. E. E. llegó a definir de «no negociable». España, por el contrario, se ha centrado sobre este frente, ya que más del 40 por 100 de nuestras exportaciones al Mercado Común son agrarias. Ayer mismo, el ministro de Comercio explicó en Zaragoza la posición española igualdad de trato en lo agrario y en lo industrial.

En lo que no hay problemas por parte de la Comunidad es en la petición por parte de la misma de desarmes arancelarios en lo industrial. El Comité de Representantes Permanentes ha propuesto que nuestro sector siderúrgico reduzca a cero sus aranceles, a más tardar para 1977.

 

< Volver