Autor: Cavero, José. 
 Las quince Españas. 
 Una nación de naciones     
 
 Arriba.    13/03/1977.  Páginas: 6. Párrafos: 58. 

LOS POLÍTICOS HABLAN DE SUS REGIONES

ASTURIAS: JUAN VELARDE

GALICIA: V. PAZ ANDRADE

LEÓN: FERNANDO SUAREZ

EXTREMADURA: SÁNCHEZ DE LEÓN

MURCIA: RICARDO DE LA CURVA

ANDALUCÍA: ROJAS MARCOS Y CLAVERO AREVALO

CATALUÑA: ANTÓN CANYELLAS Y SEBASTIAN AUGER

PAÍS VASCO: ESCUDERO RUEDA

ARAGÓN. JOSÉ RAMÓN LASUEN

CASTILLA: ALBERTO CERCOS, ESPERASE...

NAVARRA: JAIME IGNACIO DEL BURGO

VALENCIA, BALEARES, CANARIAS, CEUTA, MELILLA..

LAS barros, los cadenas, los castillos, lo granado.... son uno evidente presencia de las regiones en el escudo nocional. Insuficiente presencio, podran decir algunas otras representaciones y colores de regiones ausentes. La cuestión regional, el hecho regional, o la problemático de los regiones, vienen, de un tiempo a esto parte, «pisando fuerte». Por doquier se oye hablar de la necesidad de autonomías, de conciencio regional, de presencio de las regiones en la decisión general del país. Y se escuchan denuestos contra el centralismo madrileño, incluso —o acaso los más fuertes— desde la propia Castilla. Por boca de los respectivos dirigentes —o aspirantes o tales— cada región chilla y se queja. Reivindica, como suele decirse comúnmente. Reivindica mayores grados de competencias en las decisiones que a ello se refieren, en lo resolución de sus problemas, en la tarea por hacer decrecer los diferencias entre regiones pobres y ricos...

Estas próximas elecciones se van o desarrollar, eminentemente, en las provincias. Y de cara a esa cita con las urnas, son mayoría los regiones que están empezando a descubrir líderes nuevos, partidos propios, conciencio de ser región.

Este, más o menos, será nuestro cuestionario, nuestros preguntas sometidas a los expertos en cada una de esas asignaturas que ofrece España. Quince, más o menos, por cuanto ni siquiera hay acuerdo en este número a la hora de hacer recuento de las regiones naturales, o históricas, o culturales, o políticos del país Y tampoco hay acuerdo en si esas quince Españas deben denominarse, y son de hecho, «nociones», o «países», o «pueblos», o simplemente regiones. E Incluso provincias... Como podrá comprobar se, incluso entre los expertos hay serias discrepancias.

UNA NACIÓN El tema de la DE NACIONES region ofrece tiempos, suficiente entidad e interés como para dedicarle las máximas atenciones. Hace pocas semanas «pasaba» por estas páginas el secretario general técnico del Ministerio de Justicia, Miguel Herrero de Miñón, poniendo sobre el tapete toda la suerte de •cuestiones pendientes• sobre este particular, y poniendo a público debate toda una suerte de viejos tabúes. Valdrá la pena recordar algunos de sus puntos de vista, en alguna parte puestos en entredicho, a renglón seguido, por el profesor Velante Fuertes, aquí mismo. Herrero de Miñón había intervenido, en los días de la entrevista, en el Club Siglo XXI. sobre la misma cuestión. La Oposición, en las mismas fechas, decidía quiénes habrían de ser sus representantes en la discusión del tema de las ´Nacionalidades», cuando aún no estaba claro sí este tema iba a

D UNANIMIDAD GENERAL. LAS REGIONES REIVINDICAN AUTONOMÍAS, PERO NO EXISTE ACUERDO EN LOS LIMITES Y GRADOS DE ESTAS COMPETENCIAS

D OTRA DISCREPANCIA: ¿IGUAL GRADO DE AUTONOMÍA PARA TODAS LAS REGIONESf

ser -admitido- por el Palacio de la Moncloa para sus audiencias con la Comisión Negociadora emanada de la Plataforma de Organismos Democráticos.

•El tema de la anatomía de España es un tema permanente que trasciende a cualquier operación coyuntural», empezaba diciendo Herrero de Miñón en la conversación a la que hemos hecho mención. Y después de ponderar las culpas que se le achacan y que tiene realmente el centralismo, pasaba al tema de la terminología:

—Yo creo que en España hay varias nacionalidades, diversas nacionalidades. Porque España es una nación de naciones. Es decir, una nación es la voluntad de vivir Juntos. Pero esa voluntad no es excluyante. Y entonces, los catalanes pueden sentir la voluntad de vivir juntos como catalanes y. además, el deseo de vivir juntos con tos otros pueblos y regiones que componen España. España seria una especie de supemación.

Y con el Pais Vasco sucede otro tanto. y probablemente, Castilla otro tanto. Entonces, yo creo que esto no es una lacra. Al contrario. Es una especie de gloria ser capaz de integrar no solamente hombres, sino incluso nacionalidades. Pocos países lo han hecho como lo ha hecho España. Otros países, como Francia, han destruido la posibilidad de que en su seno hubiera naciones. Y España ha hecho posible una nación que en su seno, además, tuviera distintas nacionalidades.

—Pero, el miedo a las palabras...

—Bueno, usted sabe que eso es lo que caracteriza a la neurosis en psiquiatría. Es decir, la neurosis no es más que el temor a ciertas cosas que se reprimen tanto que no «e pueden decir. Verbalizar. Otro tanto puede pasar en España. Yo creo que en el momento presenta, merced a la Monarquía, estamos en una gran ocasión para superar estos conflictos terminológicos.

Las quince españas

Porque se discute hasta la saciedad acerca de si Cataluña es una región, un país o una nadan. Si España debe ser federada o regionalizada. La Monarquía, en la medida en que permite utilizar los nombres seculares de los diversos pueblos de España, como es el caso del Principado de Cataluña, o del Reino de Navarra, o del Reino de Valencia, o del Reino de Castilla, permite superar este conflicto terminológico que la Republica no podía solucionar. Claro, que solamente los ignorantes —es decir, mucha gente— se asusta de que se puedan utilizar estas terminologías sin «tentar a la unidad de España. Pero es evidente que «so lo que revela es un temor neurótico a las palabras.

No hay ninguna difícultad en afirmar que Cataluña sea un Principado, o que Castilla sea un Reino, y no atentar por ello a la unidad de España. Ha habido numerosas monarquías federales. V en la actualidad sigue habiéndolas, como es el caso de Canadá o de Australia. Y hay monarquías en vías de regionalización, cómo es el caso de Gran Bretaña.

—Pero, en el fondo, el gran temor parece -hallarse en un separatismo inconfesable. .

—Claro, ese es un miedo. Pero el miedo debería ser a la inversa. Por-

NAVARRA, ASTURIAS Y LEÓN, CASOS TÍPICOS DE PROVINCIA-REGION

CRECIENTE POLITIZACIÓN DE LAS POBLACIONES REGIONALES

que la cuestión regional nunca ha estado tan exacerbada como actualmente, después de cuarenta años de negación de te región. Nunca ha habido tanto separatismo; incluso en Extremadura lo hay, como ahora. Y si eso revela algo es que, por equivocación, pro-habieniente, y no por mate fe, la política antirregional de los ultimos decenios ha sido equivocada, puesto que no ha contribuido a solucionar el problema regional, sino a exacerbarlo. Y eso demuestra, además, que la pura represión no elimina los conflictos. Ni en los países ni en las personas (...)

—¿Cuáles habrán de ser los límites de las autonomías?

—{ ) La limitación de la autonomía es la soberanía, que corresponde al pueblo español en su conjunto, y al Estado, como exponente o encamación de ese pueblo. Ahora, esa soberanía, única, indivisible e indeclinable, es compatible con las más amplias autonomías. Creo que seria mucho más procedente hablar sobre una racional distribución de competencias, en vez de sobre conceptos métanseos, como es el concepto de origen de la soberanía. Es decir, creo que te unicidad de te soberanía española es incuestionable. Y las distintas regiones debieran ser conscientes. ¡Regiones, y naciones, y países..., deberían ser conscientes deque siempre que se han opuesto a esa unicidad desoberanía.

han perdido... Yo creo que las diversas naciones, países y regiones de España, desde Cataluña hasta Extremadura, pueden tener amplísimos grados de autonomía, la que cada una de ellas necesite, sin mengua de la soberanía única, que corresponde al pueblo español.

—¿Propugna, pues, un grado de autonomía diferente para ceda región?

—Sí. Hay casos, como eI catalán y el vasco, que por sus peculiaridades extremas necesitarán un grado de autonomía mayor que otras regiones. Y hay regiones insulares, Canarias o Bateares, que por su posición geográfica necesitarán un tratamiento distinto que las zonas continentales. Es decir, creo que te autonomía debe ser para todos, pero en te medida en que cada cual la necesite...

Sien. He aquí un resumen de aquellas declaraciones. Hoy podemos oponerles o completarlas, con las que nos hace Juan Velarde. Catedrático de Estructura Económica y director del Instituto de Estudios laborales, bien puede decirse que es maestro en infinidad de materias. Por ejemplo, en esta misma de la cuestión regional. El profesor Velarde volverá, en los próximos días. a las páginas ¿e este periódico para hablar como asturiano experto en Asturias. De momento, se refiere a las cuestiones generales de la temática que nos ocupa...

UN PUEBLO DE PUEBLOS

—Una cuestión previa que no parece suficientemente clara: ¿cuántas son las regiones existentes en el país?

—El número de las regiones es, desde luego, discutible, pero indudablemente hay unas cuantas que están muy claras, que existen... Lo que pasa es que ¿Asturias, por poner un ejemplo, es una región o se complementa con León? Eso es ya un tema a considerar indudable, que existe Vascongadas es indudable, que existe Vascongadas ese Indudable, que existe Castilla es indudable, que existe Cataluña, también, y Aragón, y Valencia, Extremadura, Navarra, Andalucía, Murcia, que existe Canarias, Baleares... ¿Falta alguna? Creo que hemos dado la vuelta al mapa de España...

—Pero ¿hay una sola Castilla?, ¿existe una región leonesa propiamente dicha?

—Estos son los temas de las zonas limítrofes. Porque existe Vascongadas y existe Asturias, si, pero entonces, ¿qué pasa con Santander?, ¿qué pasa con León, efectivamente? Hay zonas da éstas, Intermedias, donde siempre estaremos, en mi opinión, con dudas.

¿Qué pasa con la Rioja, con Logroño: queda más o menos adherido a la zona de Navarra, a la zona de Burgos o a te zona de Vascongadas? Estas son zonas de continua, continuada, obligada confusión, que, por otra parte, existe en todas las naciones. La ordenación del territorio tiene que contar con que hay situaciones que plantean algún grado de confusión. ¿Albacete se va siempre con Murcia o Albacete se viene con otras regiones de la meseta?

—¿Y qué es lo que hace que la región consiga ese grado de conciencia y de Identidad diferencfadora? ¿Las hace, en primer lugar, la economía?

—Bueno, las hacen varias cosas. Acabo de participar en un seminario de Economía de la Defensa, donde lo que hemos estudiado son las zonas de defensa. O sea, es una característica regional especial, vinculada con la defensa. Entonces, las reglones se hacen desde la economía, desde la defensa, desde un ambiente cultural especial, las hace una serie de tradiciones que están relacionadas con estos elementos culturales, y también tradiciones de latentes que están muchas veces relacionadas con problemas sociales, con problemas económicos...

Es un conjunto de todo esto. Metemos a ordenar las regiones única y exclusivamente por criterios de rentabilidad y con criterios de localización especial y económica creo que serla un disparate.

—Se asegura, se adelanta, que la región tendrá, necesariamente, en la próxima etapa democrática, un protagonismo mucho mayor. Un protagonismo que ya parece empezar a querer...

—Es obligado que así sea. Y además

me parece que es bueno. Porque es una realidad, y con las realidades hay que contar. Es un dato. Y en el momento en que se sustrae a la solución de cualquier problema un dato, ese problema se resuelve mal. Y la región es un dato. Los gallegos se sienten gallegos... Y si eliminamos esta cohesión que va desde Orense hasta Corana, y

que siempre existirá para la solución todos los problemas sociales, políticos y económicos que puedan existir en relación con Galicia, pues el tema lo trataremos mal... El que sea: el tema universitario, o el de te instalación de industrias hidroeléctricas, pongamos por caso. Entonces, la realidad regional creo que es un hecho, un dato que conformó parte de te realidad española en el pasado, y que tiene que seguir hacía adelante. Yo creo que no hay duda ninguna.

—¿Puede llegar a ser peligrosa una preocupación desmesurada por las regiones?

—No. No. Lo único que seria preocupante es que se originase en torno a las regiones lo que podríamos llamar una especie de tendencia hada un regionalismo Imitativo, donde todas las regiones tratasen de ser autosuficientes y cada una de ellas germen de las mismas potencialidades, culturales, políticas, sociales y económicas que el resto de las reglones.

Esto si sería alarmante, porque podría romper la solidaridad nacional de todo... Y por otra parte, crearte un conjunto de reinos de Taifas que válgame el cielo.

—Pero ese riesgo no parece que sea actual...

—Ese riesgo no puede ser actual. Pero, sin embargo, es un canto de sirena que existe. Un canto de sirena que apareció por primera vez cuando comenzó la difusión de las Universidades... Yo leía hace un par de días que determinada región, «no una sote Universidad, sino que hay sitio para dos Universidades», decía. Mire usted.. Plantear las cosas -de esta manera, pues no. Porque una Universidad necesita muchas cosas, ¿verdad? Desde tradición, solera, etcétera...

No es como colocar cualquier Instalación de cualquier circo. Pero esto puede ocurrir también por lo que se refiere a la situación dentro del panorama nacional, y queremos también crear nuestra propia industria, nuestra propia siderurgia, nuestra propia... Nuestras producciones queremos que sean de aquí y queden sólo aquí. Y en el momento en que haya exportaciones, se ponen en discusión. Se ha planteado este tema recientemente en Extremadura:

«¿Para qué queramos producir más energía eléctrica si ya hay en Extremadura la suficiente e Incluso ya la exportamos... Para qué queremos seguir produciendo energía eléctrica?» Bueno, pues si hay este frenado en la producción de la energía eléctrica por virtud del argumento de que la región, con producir energía eléctrica para ella, ya ha cumplido su objetivo dentro del conjunto nacional... sería verdaderamente asombroso. Porque, bueno, esa energía eléctrica la acabará cambiando por cualquier otra cosa. O lo que sea. La energía eléctrica es un caso como cualquier otro. Este es el único peligro que puede existir, pero que nace sólo cuando se exacerba el regionalismo y se aproxima al nacionalismo.

A un nacionalismo Independentista, como el que había en el Imperio austrohúngara, por ejemplo. En el Imperio austrohúngaro, cada uno de los pueblos pretendía ser una nación, con todas sus consecuencias...

—Y en este sentido, en este capitulo de los peligros, ¿esa terminología ya en uso de «nacionalidades», países«...?

—Eso ya lo veo más peligroso. Enormemente más peligroso. Porque la verdad es que yo comulgo con una vieja afirmación dé la Revolución francesa: «La nación, una e Indivisible». Estas son aportaciones que se hacen en determinado momento de la cultura, y esa afirmación corresponde a finales del siglo XVIII, cuando, para estructurar aquello de final del antiguo régimen y ordenarlo de alguna manera, y cuadrar» lo en muchos sentidos, los revolucionarios franceses de pronto se dieron cuenta de que para los tamaños franceses solamente podrían eliminar una serie de fuente» de diferenciación si empezaban por afirmar que aquello constituía una nación una e Indivisible. Yo eso creo que, a escala occidental. se sigue manteniendo.

—¿Y la terminología, concretamente, puede ser un primer paso, un peligro cierto?

—Sí, claro... La terminología empieza a ser una ruptura. Yo las palabras siempre trato de cuidarlas mucho, porque creo que las palabras acaban teniendo una carga de consecuencias que, en muchas ocasiones, no nos damos cuenta qué alcance (legan a tener. Porque una nación, la verdad, es que una nación acaba exigiendo siempre una Independencia.

—¿Y una nacionalidad...? —Una nacionalidad, también. En mi opinión, si.

—Hay, en cambio, personas que animan a no tener miedo a las palabras...

—Bueno, es lo mismo que si alguien dice que no hay que temer a los microbios. Pues muy bien. Allá usted. Eso está muy bien que lo diga el señor

que está trabajando en un laboratorio con los microbios. No puede tener miedo a los microbios, porque tiene que trabajar con ellos. Esto puede decirlo un hispanista extranjero, a quien interesará de forma curiosa y pintoresca lo que ocurrirá en esa extraña Península que hay al final de Europa. «A mí esto me trae sin cuidado», podría decir. Ahora bien, al enfermo, o al sano que puede quedar afectado por esa enfermedad, claro que le tiene que Importar. Claro que deberá tener mucho miedo a los microbios. O a las personas que de alguna manera puedan resultar afectadas por ellas, claro que deberán tener mucho cuidado con las palabras.

Las palabras están cargadas de sentido y consecuencias. Y yo creo que el jugar con esto me parece, lisa y nanamente, por Importante que sea el que lo diga, un disparate. Y lo digo con toda frialdad. Me pareció un disparate oírlo y leerlo escrito... Yo pienso que el peligro ha existido. El libro de Prat de la Riba. «La Nacionalitat catalana», ha tenido una serie de consecuencias. Una serie de consecuencias muy claras. La creación del Partido Nacionalista Vasco es un hecho indudable que tiene unas consecuencias indudables de tipo separatista. Ayer estaba leyendo en vasco y en castellano un montón de cosas que compré en un quiosco de periódicos de Pamplona.

Y lo que se plantean ya son «los problemas en Euskadi Norte», «los problemas en Euskadi Sur»... Y Euskadi Sur, pues son las Vascongadas y Navarra. Y Euskadi Norte es Baiona, escrito con i latina. Y olvidan que hay dos países que se llaman Francia y España. Solamente de vez en cuando dicen «las estructuras del Estado francés existentes en Euskadi Norte» o bien «la organización policíaca del Estado español que existe en Euskadi Sur...». Pero nada más. Allí no hay más, para algunos, claro está, que Euskadi.

Como en Euskadi Norte, por otra parte, dicen que está todo sometido a partidos sucursalistas, que van a perder incluso las elecciones municipales los candidatos nacionalistas vascos..., y lloran mucho, etcétera, etcétera... Porque si, en Francia existe una política de yugular todo esto. Es evidente. Euskadi Sur, por lo que sea, está ahí presente. Más presente. Por lo que sea. Porque se ha operado muy mal... Por muchas cosas. Y ha ido creciendo ese fenomeno. Pero don Sabino, don Sabino Arana, lo que emplea es la palabra nación, y don Sabino lo que pretendió, con su Instrumento, el Partido Nacionalista Vasco, es conseguir al final, y con las etapas que fuesen, la Independencia vasca. Pero eso siempre pretendió lograrlo...

—Lo cual no tiene nada que ver con las autonomías que todas las regiones están pidiendo.

—No tiene nada que ver en absoluto. Ni tiene que ver con la distribución de recursos económicos, con independencias respecto a la utilización de esos recursos, con situaciones políticas singulares que requieren ciertas zonas singulares. Canarias, políticamente, no puede ser exactamente igual que Andalucía, que cualquier zona peninsular. Porque están lejos.

Y tienen que tomar decisiones por sí mismas en numerosas ocasiones, sin tener en cuenta las decisiones que puedan llegarle del poder central, a pesar de los medios que hay ahora para comunicarse unas zonas con otras. A pesar de todo, hay lejanía. O bien tradiciones muy consolidadas. Hay una zona foral especial, singular, en Navarra. Y esto ya, después del famoso acuerdo paccionado, etcétera, etcétera, se crea ahí una realidad «sui géneris» regional en Navarra, y ponerse encentra de esto, pues, es un disparate. Creer que Navarra puede entrar dentro del régimen económico general del resto de España, pues es una tontería. Es realmente una aberración. Ahora, esto que sí origina grados de autonomía que naturalmente van a ser diferentes, dispares, en unas zonas y en otras y que en conjunto, también como regla general, deben aumentarse notablemente, porque la política regional tiene que aumentar mucho,.., no tiene nada que ver con el tema de las nacionalidades. Es decir, se da la región.

Las regiones.

Y yo soy el primer partidario. Y cada vez más. Y además con conciencia de que estas reglones no constituyen naciones, pero sí constituyen pueblos. Yo sí creo que España es un puebla de pueblos. Que eso es otra cosa...

—Pero no una nación de naciones.

—No una nación de naciones. Esto, aunque parezca que es Jugar con palabra», no es fugar con palabras. O sea. que la nación española, la nación, e» una creación, después de toda, muy elaborada del espíritu occidental, y que tiene que concluir siempre con una independencia. Un pueblo, en cambio, no llene por qué concluir en una independencia. NI ha concluido nunca... Pero puede tener una entidad válida grande...

—¿Qué debe entenderse por autonomía?

—Bueno, una autonomía es una capacidad de disposición de algo sin pedir autorización a ninguna instancia superior. De libre disposición y sin tener que acudir para nada a ese instancia superior. Se acaba ahí.

—Es decir, que la diferencia entre esos pueblos y esas naciones estriba precisamente en los límites que tengan las autonomías.

—Sí, claro.

—¿Hasta dónde, entonces, pueden llegar las autonomías regionales?

—Pues hay terrenos donde, evidentemente, no se puede ceder en las autonamías y hay terrenos en los que sí se puede ceder

TEMA PARA LA OPINIÓN

De la presencia del tema regional en la opinión pública, en los medios da Prensa, darán idea unos cuantos temas extraídos en los últimos días de los periódicos, a de resultar excesivamente prolijos. En unas ocasiones se trata de demostraciones de que la Administración concede una extraordinaria importancia e interés al hecho regional. En otras, son las propias reglones las que reivindican, solicitan, sugieren...

• El Consejo de Ministros restaura las Juntas Generales de Guipúzcoa y Vizcaya.

*• Antón Cañellas, en el Club Siglo XXI, manifiesta que «la autonomía de Cataluña es una necesidad de España».

• Los presidentes de las Diputaciones ponen de relieve, ante el Rey, que la autonomía regional exige una efectiva descentralización.

• Joaquín Ruiz-Giménez dice en Algeciras que la bandera nacional no puede ser ni monopolizada ni antagonista de las regionales.

• Los presidentes de cuarenta Diputaciones expresan al Presidente Suárez su solidaridad con la tarea de Ir paulatinamente a la regionalización del país.

• Andalucía hice su bandera verde blanca y verde, en Ayuntamientos, corporaciones y entidades culturales, tras una larga polémica.

• Unos tres mil catalanes se reúnen en Perpinyá con el presidente de la Generalitat, Josep Tarradellas, enarbolando «senyeras» y cantando «Els Segadors».

• Concluye la Semana pro amnistía en el País Vasco. Firmas, Ikurriñas, encierros...

• Ciento cuarenta y dos firmas piden el uso oficial del catalán. De ellas, cuarenta mil en Valencia y veintisiete mil en las islas Baleares.

Los partidos regionales piden su inscripción y legalización en el Ministerio de la Gobernación.

• Grupos Juveniles corean gritos de autonomía y libertad durante la visita privada de Adolfo Suárez a Valencia.

• La Real Sociedad Bascongeda de Amigos del País pide a Martín Villa la amnistía, cooficialidad del euskera, la convocatoria de Juntas generales y la creación de la figura del Gobernador general del País Vasco.

Valentín Paz Andrade declara que el futuro parlamento «deberá variar la actual estructura centralista».

Se pronostica la victoria de Alianza Popular en

Aragón (-Tele Exprés»).

La Diputación de Álava aprueba la cooficialidad

del euskera.

Los extremeños se organizan y asocian contra

las centrales nucleares.

Los presidentes de Diputaciones andaluzas manifiestan que «toda región puede tener una enseñanza o símbolo que la distinga de las restantes que Integran nuestra Patria». La Policía desarticula el movimiento indepentista canario en Tenerife. Los obispos de las cuatro provincias vascas (SIC) hacen una exhortación cuaresmal conjunta. Se trata de los obispos de las diócesis vascas de Pamplona-Tudela, San Sebastián, Vitoria y Bilbao.

El Consejo de Ministros aprueba la creación de El Consejo de Ministros aprueba la creación del Conselt General de Catalunya y se establece una comisión gestora integrada por los cuatro presidentes de Diputación de la región.

Los partidos aragoneses se manifiestan contrarios al Plan Director Territorial. El partido dé fútbol Barcelona-Athtetic se convierte en un acto de confraternización vascocatalana.

Polémica general: ¿el tema de las nacionalidades se debatirá con la Presidencia del Gobierno antes o después de las elecciones?

El caso de As Enerabas hace renacer los ecos galleguistas. «A térra é nossa». Se recuerda a Castelao.

Será reconstruida la partida de nacimiento de Lluis Companys, segundo presidente de la General itat.

Tarradellas promete el establecimiento de la Ley del Aborto de 1936.

El Rey dice en Cuenca que «España es un proyecto de vida en común, de acción solidaria. Las partes más ricas del conjunto no pueden aislarse del resto».

«Egin», «Punto y Hora», «Berriak», «Avui». «Arreu», «Teima», ejemplos de Prensa regional en lengua vernácula.

Iñigo Cavero habla en el Club Siglo XXI del problema regional: «La Constitución de 1931 no puede servir como antecedente del problema regional».

Protestas de intelectuales ante las reiteradas prohibiciones de libros de temas vascos.

O se debe. No es que se pueda. En el terreno, por ejemplo, de los ingresos públicos no se debe ceder más que lo que ya se ha cedido por razones históricas. Hacia el futuro, no, porque altera un problema muy importante, que es la distribución personal de la renta dentro de España. Pero en el terreno del gasto se puede ceder prácticamente casi todo, excepto en unas cuantas cuestiones capitales y esenciales, como puede ser la defensa, como pueden ser ciertos gastos distributivos que están directamente relacionados con una igualdad individual, e incluso de promoción regional; como pueden ser los gastas de apoyo a la enseñanza, etcétera. Pero la inmensa mayor parte, incluso esos gastos, deben ser genciados por las provincias..

—En cuanto a los impuestos, hay entonces diferencias .

—En cuanto a los impuestos.. Es que, evidentemente, hay impuestos de naturaleza local. Entiendo por local (os provinciales, regionales o estrictamente locales. Estos tienen que tener sus propias fuentes de ingresos, evidentemente. Ahora la mayor parte de tos ingresos de equipo estatal que creo que deben formar parte de la forman parte del presupuesto yo Hacienda central del Estado, y nada más. luego el Estado, evidentemente, tiene sin embargo, que ceder el gasto a las regiones porque considero que la inmediatez acaba siendo fundamental para muchas cosas.

Para preocuparse incluso dentro de una emulación nacional. Para preocuparse de que las escuelas estén lo mejor construidas posible, para haber vigilado la construcción de esas escuelas o para haber vigilado que la red de carreteras funcione de la mejor manera, de la manera más eficaz, y que se haya construido de la forma más oportuna.. Yo en eso sí estoy de acuerdo. En ceder en el gasto muchísimo más lejos de lo que, en principio, se ha cedido hasta ahora. Seguir mucho más allá

—¿Qué diferencias existen entre los términos fueros y autonomías?

—Sueno, la palabra fuero es tan ambigua que tendríamos que matizarla mucho. El término autonomía quizá sea más general. El término fuero quizá sea más castizo. Pero debe, por lo tanto, dejarse el fuero allí donde tradicionalmente sea una región aforada. Pero allí donde los fueros, por ios motivos que sean, se han muerto, o bien en algunos pueblos donde bien muertos están, porque soportaban unas oligarquías o por lo que fuese, olvidémonos de los fueros... Dejemos los fueros en Navarra y no creemos, por ejemplo, un fuero en Andalucía, porque no tiene mucho sentido. Démosle, en cambio, un alto grado de autonomía a Andalucía o a Canarias, pero no les llamemos fueros... —¿Está claro que cada una de estas regiones, que ahora solicitan autonomía, .deben alcanzarla todas en la misma medida?

—Yo ahí sí que no la sé Y creo que no sería malo el que el paño, por lo menos, fuera de la misma calidad para todos. Si no, el tamaño del traje. Porque el traje deberá tener diferencias como consecuencia de ciertos recuerdos históricos; pero yo honradamente, creo que el paño debe ser, en sus estructuras, siempre con mangas-.., que sea bastante parecido siempre. Apurando la metáfora, que siempre es malo, pero siguiendo con ella, yo creo que debe ser notablemente parecido. Porque, después de todo, estas regiones, que son las que mencionaba al principio, acaban teniendo tal grado de consolidación, de permanencia histórica dentro de España, que yo no veo por qué debe darse otro trato a Extremadura o a Galicia del que se da a Cataluña o a Vascongadas; que debe darse otro trato a Valencia y Canarias del que se dé a Asturias... No lo veo. Así abordada la cuestión del hecho regional, pensamos que es hora de que sean las respectivas unidades regionaIes las que se dejen oír.

En forma de -mesa redonda», pero separadamente, hemos invitado a expresarse a una serie de personalidades, cada una de ellas conocedoras de su respectiva reglón y situación. Apenas, en este primer avance del tema, tendremos ocasión para adelantarles algunos nombres de nuestra lista y algunos de los puntos que expondrán, sucesivamente, a lo largo de esta próxima y las siguientes semanas en las páginas de huecograbado del diario. Se advierte que únicamente queda «preanunciada- esta lista, por cuanto varias de las entrevistas propuestas se hallan todavía en fase de preparación. ASTURIAS es la reglón que podría

Las quince españas

tener a JUAN VELAROS como próximo candidato electoral , de cumplirse algunos requisitos. El profesor Vejante dice, entre otras cosas, en su conversación: «En Asturias siempre ha habido, históricamente, además de las Asturias de Oviedo, las Asturias de Santularia... Por otra parte, el norte de León es ciertamente muy difícil de diferenciarlo de Asturias en lo que a cultura se refiere El regionalismo asturiano yo creo que se funda, en primer termino, en un sentimiento difuso de frustración por haber perdido Asturias uno de los primeros puestos en la tabla de clasificación de

las provincias españolas. Asturias reivindica tener más voz y más voto en la ordenación económica nacional. Asturias, afortunadamente, está politizada desde hace muchísimos años. En ella no Hay caciques por no quedar rastros de sociedad estamental. El electorado asturiano, en mayoría, es sociológicamente franquista, lo que no quiere decir que sea de derechas... Líderes políticos aún no han aparecido. Lo harán ahora, para las elecciones •

GALICIA está teniendo, desde ha-

ce algunos meses, en VALENTÍN PAZ ANDRADE. a su representante «de la oposición» en la Comisión negociadora con el Gobierno. Este gallego universal era sobradamente conocido como experto en problemas del mar pero llevaba unos cuantos años alejado de esa otra marejada que es la política. Paz Andrade escribió hace años sobre la «marginación de Galicia» «Fue hace siete años, y yo creo que sí, que sigue estando marginada.. —comienza diciendo—. Galicia sigue emigrando. y ha envejecido. Galicia

ha sufrido traumas históricas por parte del Estado. Galicia ha tenido que traducir su rebeldía en evasión. Yo creo que la mayoría de los gallegos, de los que opinan, están por la causa dé la región. Y todos los partidos gallegos aceptan esta problemática para nutrir sus programas. Unos llevan sus postulados hasta la autodeterminación del pais, y otros parten del estatuto del treinta y seis, que fue plebiscitado popularmente, y que lo consideran un programa mínimo a reformar y actualizar En general, todos los partidos son autonomistas...»

LEÓN ha tenido en FERNANDO SUAREZ un Procurador en Cortes que ha elevado la voz en muy sonadas oca-

siones. El ex Ministro de Trabajo, en los últimos tiempos, insinuó la conveniencia de que las Cortes, una vez aprobada la reforma política en el referéndum, hubieran terminado su labor. Fernando Suárez duda sobre presentarse a las próximas elecciones. Pero accede con gusto a hablar de su provincia región: «León no es una zona o parte de la geografía española en la que el sentimiento regional estricto esté agudizado o esté realmente vivo... Y además, en nuestra educación de posguerra se pensó mucho más en la unidad de España. No estaba bien visto todo lo que, de alguna manera, supusiera pluralismo interior. Y yo nunca sentí la necesidad de "contestar" a esa formación...». «Si hay voces de autonomía en León. O mejor dicho, en la región castellano-leonesa. Sobre todo, en con-

traste con la concepción de la autonomía como privilegio de otras regiones.» «El leonés, electoralmente, estará en una línea razonable, nada demagógica, nada utópica..., socialdemócrata o de centroizquierda ..».

EXTREMADURA estará presente y hablará por boca de ENRIQUE SÁNCHEZ LEÓN, quien a su condición de director general de Política Interior une la de promotor de uno de los partidos regionales de mayor peso y presencia en la zona. Después de advertir que «existe una tremenda confusión en la terminología relativa a las Regiones..., se refiere a los Estatutos que algunas regiones reivindican. «El de Cataluña es rechazable por muchas razones en estos instantes. Y también es discutible el de Galicia. Hoy día, amplios sectores de las regiones los rechazan por insuficientes...» Y en cuanto a Extremadura, dice: «Yo creo que los regionalismos de las zonas más pobres son regionalismos a la defensiva. Se basa en algo que han visto que daña a su propia entraña regional, que es el trato discriminatorio y la dificultad para una igualdad de posiciones respecta a cualquier Instancia superior a la propia región...» «En Extremadura ha habido grandes ejemplares de caciques...» «Ojalá Extremadura vote por el centro. Pero más bien sospecho que vaya a votar derecha...»

MURCIANO, siquiera en cuanto a antepasados, es RICARDO DE LA CIERVA, periodista, escritor y probable candidato a diputado por esta provincia «de tránsito», como él mismo la define. «Existe una región murciana, pero no hay conciencia, o no hay conciencia suficiente de que exista. Ahora bien, lo que no hay es una región integrada por Murcia y Albacete. Murcia tiene mayores conexiones con Valencia... Murcia ha sido siempre tierra de síntesis, una tierra reconcentrada y muy difícil de comprender... De comprender, en primer fugar, por ella misma... «La clase dirigente de la capital nunca ha estado a la altura de su misión histórica, ni política, ni regional. Es una clase dirigente lamentable.» «Murcia tiene todavía inéditos a sus líderes políticos. Pero los tiene.» «En cuanto a grado de politización, yo diría que es incipiente...»

Estos serán los cinco hombres de la primera semana de esta serie de en-

trevistas sobre las respectivas regiones. Tras ellos. ANTÓN CANYELLAS y SEBASTIAN AUGER por Cataluña; LASUEN. por Aragón; JOSEP MELIA, por Baleares; CERCOS y ESPERASE, por Castilla; ROJAS MARCOS y CLAVERO AREVALO, por Andalucía; ESCUDERO. OLARTE, JAIME IGNACIO DEL BURGO. RUIZ MONRABAL..., y sin duda algún nombre más..., hablarán de sus respectivas patrias chicas desde el martes.

(fotos de Julio MARTÍNEZ, ROMERO y GIMÉNEZ.—Caricaturas de Carlos VIGUERAS.)

 

< Volver