Asistencia sanitaria     
 
 Ya.    06/01/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

Asistencia sanitaria

De "Tribuna Médica"!

"En los último» días del pasado año la prensa madrileña informó de la trágica muerte de un muchacho de dieciséis años, ocurrida en circunstancias tan extrañas que el Juzgado de guardia dispuso !a autopsia del cadáver. El muchacho, por ra-Koiies confusas, inexplicables en parte y explicables, reglamentariamente —e» parte también, no fue atendido debidamente ni por su médico de cabecero, ni por la Paz, ni por el Servicio de urgencia, ni por la clinica Francisco Franco, ni por algunos médicos vecinos—uno jubilado, y otro, analista—. Eteclmos que no recibió asistencia debida, pero sí ¡a recibió fragmentaria « Incompleta, sin que fuese posible salvarle la vida.

Lo que resulta de este y otros casos similares, intolerable e Inexplicable, es que en Madrid, capital de una nación europea, ciudad moderna, Incluso "agresivamente" moderna, bien dotada de medios de comunicación y con servicios médicos abmv dantes, no sea posible coordina» la asistencia de urgencia de una manera eficaz y a prueba de accidentes. La Seguridad Social, por ejemplo, crece incesantemente y alega una población pretenda de 27 millones de ciudadanos, con un presupuesto que en 1971 supicw) el 8 por 100 del producto nacional bruto. Sin embargo, puexte ocurrir que un muchacho de dieciséis años se encuentre con la muerte liijus lamen te sólo porque entran en juego problemas ´de competencia, horarios, distancias y falta de información. Si este problema, a todas luces mínbno, no puede resolverse, ¿de qué sirven los grandes quirófanos, !os hospitales, los esfuerzos por mejorar loa procedimientos de formación de los médicos, las investigaciones, los trasplantes e Incluso el sacrificio de los hombres y mujeres que "hacen guardia" sobre nuestra salud? Es admisible la Inestabilidad del error y, desde luego, lo es el hecho de que la Medicina es falible, como humana. Pero no puede serlo, desde ningún punto de vista, que vtn ciudadano se quede «¿i asistencia médica entre rascacielos, automóviles, teatros y computadoras electrónicas. Esto tiene que ser corregí do en el acto."

 

< Volver