"Es necesario proyectar sobre la gran masa de españoles no protegidos la tutela de la Seguridad Social"     
 
 ABC.    17/05/1960.  Página: 69-70. Páginas: 2. Párrafos: 15. 

ABC. MARTES 17 DE MAYO DE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 69

«ES NECESARIO PROYECTAR SOBRE LA GRAN MASA DE ESPAÑOLES NO PROTEGIDOS LA TUTELA DE LA SEGURIDAD SOCIAL»

"NO ÍMPORTA QUE SE HABLE DE CARGAS SOCIALES SI ESTAS S/RVEN PARA QUE SE CUMPLA IA JUSTICIA LABORAL", DICE EL MINISTRO DE TRABAJO EN UN IMPORTANTE DISCURSO

Inauguración de edificios en la Institución Sanatorial "La Fuenfría", del Servicio de Mutualidades Laborales, y homenaje al Sr. Sanz Orrío

Presidida por el ministro de Trabajo se celebró ayer la inauguración de las importantes obras de ampliación, extrarresidencia, les, realizadas en la Institución Sanatorial "La Fuenfría", del Mutualismo Laboral.

La ceremonia principal se desarrolló en • el salón-capilla donde el obispo auxiliar de Madrid, Dr. García Lahiguera, revestido de capá magna y con Mculo y mitra, procedió a la solemne consagración del .altar y bendición del templo. Ocupó sitial´ de honor al lado clel Evangelio el Sr. Sauz Orrio; al lado de la Epístola se hallaban el subsecretario del Departamento, D. Cristóbal Gracia; los directores generales de Jurisdicción, señor Martín Ballesteros y de Empleo, señor Polo Diez; el presidente de la Junta Administrativa del Sanatorio, general Rodríguez Borlado; el delegado general de Mutualidades Laborales, D. Juan Antonio Gutiérrez Sesma; .el alcalde de Cercedilla y otras personalidades. En el amplio salón, se hallaban el secretario de Servicios del Mutualismo, D. Fernando .Menéndez, y Ioj.directores presidentes, secretarios y jefes de la Organización mutualista laboral, y numerosos invitados. Terminada la ceremonia religiosa, el prelado pronunció un fervorín exaltando la "religiosidad práctica y operante del Gobierno y del Estado españoles". Por último el Dr. García Lahiguera impartió su bendición.

HOMENAJE AL MINISTRO

Seguidamente en el salón-teatro (que forma con la capilla un todo para los actos, del culto y cuyo presbiterio se aisla en los actos profanos por rhedio de una ingeniosa disposición arquitectónica) se celebró el homenaje que la Institución Sanaterial citada rinde al ministro.

El Sr. Rodríguez Borlado resumió la historia de "La Fuenfría" y exaltó el impulso, tutela y protección que José Antonio Girón de Velasco y el Sr. Sanz Orrio prestaron siempre al sanatoriat_ dedicado exclusiva- , mente a obreros afectados por enfermedades pulmonares, pertenecientes al Mutualismo Laboral.

Expuso después las mejoras realizadas ahora—viviendas para médicos, auxiliares sanitarios y administrativos; personal subalterno, etc.; y la capilla-satón, sobria, elegante, funcional y acogedora—-. Renovó el orador su gratitud al Mutualismo y a su delegado general, Sr. Gutiérrez Sesma, quien interpretando fielmente el pensamiento y consignas del ministro, tanto, ha hecho y ´hace por esta ejemplar institución Sanatorial.

´Finalmente, el señor Rodríguez Borlado entregó al ministro un álbum como "Recuerdo y homenaje al señor Sanz Orrio, "quien ha distinguido a la Institución Sanatoria!, *1La Fuenfría", del Mutualismo Laboral, con especial interés y protección," merced a los cuales y a su iniciativa -se realizaron muy necesarias, mejoras^ así como importantes obras en notable beneficio de ´ la eficacia funcional del Centro; de.los trabajadores asistidos y de los facultativos y funcionarios, recogiendo la gratitud y deseo unáni-

me de los mismos e identificada con ellos la, Junta Administradora de la Institución, acordó, en sesión extraordinaria, dejar testimonio y constancia de estos´ sentimientos".

DISCURSO DEL MINISTRO Seguidamente, el ministro pronunció un .discurso en el que afirmó, entre otras cosas, que ""esta Institución es una consecuencia más del espíritu de justicia que anima al Movimiento. Es una consecuencia—añadió—del modo de comprender la " seguridad social y el inutualismo, del modo de aplicar una parte de la gran labor que realiza, que es—dijo—labor j de caridad".

Aludió luego a la lucha que se lleva a cabo en España contra la tuberculosis. Agregó que, afortunadamente, en nuestra Patria, esta enfermedad ha dejado de ser un problema nacional, por el Interés que el Estado puso en ello y la espléndida, colaboración de-especialistas como ustedes—dijo refiriéndose al Dr. Romero-Girón y a sus colaboradores—, que aplicaron su ciencia y desvelos a desterrar ese azote, salvando vidas, recuperando enfermos. Se extendió des-, pues en consideraciones sobre la labor que realiza el Mutualismo en éste y otros aspectos de la Seguridad Social, que ha cambiado el cuadro de la previsión laboral española de modo eficaz, e insuperable.-Después, el Sr. Sana Orrio concretó su discurso al ámbito del Mutualismo. Dei "Mutualismo, que tiene—-afirmó el Sr. Sanz Orrio-—muchos entusiastas defensores, pero también detractores". Y el Sr. Sanz Orrio, argumentando sólidamente, rebatió la tesis de quienes tratan de opoHérse a la expansión de aquella obra, "la más humana, la de profundo sentido religioso, la que asegura el porvenir -del obrero de manera rotunda, la que hace viva y palpitante la promesa del Caudillo de no dejar a nadie en la incertidumbre de lo porvenir después de una permanente tarea de trabajo por cuenta ajena. Además—añadió el ministro—, tengo la seguridad de que el Mutualismo laboral es el reflejo más claro de las doctrinas pontificias", y porque lo son "y han encontrado aliento y entusiasmo populares, lo que se debe hacer es ni anularlas ni embeberlas en otras organizaciones, no; sino extender su obra, tan eficaz, a sectores no encuadrados todavía bajo su tutela. Por eso, lo importante es potenciarlo, darle amplitud para que cubra a todos los trabajadores, cualquiera que sea su encuadramiento profesional".

Que esto tiene .inconvenientes, no hay duda, pero que encaja perfectamente con la idiosincracia del pueblo español une parece que también es indiscutible, y lo prueba la adhesión, en ocasiones demasiado fogosa, que a estas Instituciones le ha prestado, casi con unanimidad, toda la población asalariada de España. ¿Entonces —prosigue—, cuál es «1 problema con el que nos enfrentamos ahora, vosotros, dirigentes mutualistas, y yo? Pues, con este •acoplamiento, con esta armonización en el sistema general de la Seguridad española.

Pero, además, el problema en España, mis/ queridos amigos, es potenciar uno y otro orden de Instituciones y extender su labor sobre "sectores de la población hoy desamparada. El Seguro Social Obligatorio y las Mutualidades que se dedican a una obra complementaria de este Seguro, dentro del ámbito de una profesión se refieren siempre al trabajo por cuenta-ajeria, pero es que la Seguridad Social hoy .en día, mis queridos amigos, no se puede reducir a´ estos límites sin faltar a postulados elementales de la Justicia: en primer término, porque la m.isma razón hay para proteger al trabajador independiente que al trabajador por cuenta ajena y, por tanto, cuando tenemos éste enorme campo improtegido que, en España,- es el mayor en número, a quien dirigirnos, a quien organizar, a quien extender esta obra benéfica de las Instituciones, no podríamos cometer la insania de disolver los órganos que tenemos a nuestro alcance. De suerte que, tanto para el Instituto de Previsión como para las Mutualidades, lo que se les ofrece hoy y en. un futuro inmediato es el problema de potenciar sus medios y de extender su acción a grandes núcleos sociales de España que se encuentran prácticamente inermes de protección en la Seguridad Social. Hay que, tanto unos como otros sectores, olvidarse de prejuicios. La Mutualidad tiérie en .gran parte su popularidad y su fuerza en´ el hecho de que se acerca más al beneficiado por la obra de la Seguridad; de que está, un poco más cerca de ese infalible motor de las acciones humanas que es el amor propio y el egoísmo. Cuanto más cerca estamos de ese sentimiento, encontramos más adhesión en el hombre; por eso, la vida en faiínilia tiene más calor y más intensidad qtie la vida en el Municipio, y la de éste, que la´vida en el Estado.

Por eso no demos, tampoco, tal valor a este dato que nos lleve a despreciar la obra de conjunto y general me ejerce el Instituto Nacional de Previsión. En definitiva, la una y la otra son necesarias, y en la una y en la otra hay escollos; que si en \esta ´Obra general puede darse la nota de la frialdad y del predominio excesivo de la técnica, en la obra puede darse también por la del egoísmo, de la insolidaridad entre unas y otras profesiones.

De ahí el interés de la Caja de Compensación—terminó el ´ministro—que yo os anuncio que también es una simple cri salida que hay que transformar en una magnífica mariposa y que su obra de compensación tiene que ser mucho más honda y mucho imás real- que hasta aliara y realizar una auténtica otara de compensación y reaseguro. Para neutralizar y compensar esa tendencia al egoísmo que cuanto más se acerca al individuo es más intensa. De suerte que nuestro deber es confrontar todos los elementos que tenemos a mano y proyectarlos sobre esa gran masa de españoles que todavía no tienen la protección de la Seguridad Social y mirar que en estos tiempos la obra de justicia social se desarrolla en la actuación pública principalmente, sagún dos caminos, y a través de dos instrumentos; uno, el de la imposición pública, de la imposición fiscal, que detrae una parte de la riqueza particular para dedicarla en beneficio de. todos; la otra, más importante si cabe, esta-de la Seguridad Social, que a mi no me importa se llame carga social, porque, ¿qué cosa más hermosa que la de echar.carga sobre los hombros para ayuda del prójimo?; a mí no me importa que hablen de cargas sociales´si éstas van a servir para que se cumpla la justicia en la sociedad española, que tiende a potenciar a todos y cada uno .de los individuos que forman parte de una comunidad para que puedan desarrollarse plenamente y cumplir los fines que el Creador les asignó; y si ésta es la bars y el fundamento de la Seguridad Social, ¿cómo es posible que una nación se conforme con que su influencia, no llegué, más que a un sector determinado de la misma, al de los hombres que realizan :su trabajo por cuenta ajena por un salario y no a todos los que necesiten sus efectos y su protección? Lo cual se consigue con una adecuado, distribución de ;lá renta nacional, y con, estas obras que llegan desde lo cultural hasta el sostenimiento en épocas de la vida en que por debilidad del sujeto no puede atender por sí mismo a la satisfacción d« sus necesidades."

Una rotunda salva de aplausos acogió el final del discurso del Sr. Sanz Orrio.

ENTREGA DE VIVIENDAS

A continuación se verificó el reparto de viviendas construidas, entregando las- llaves el señor Sanz Orrio y las personalidades que le ocompañaban en el estrado. Después el ministro y acompañantes hicieron una visita a . las casas inauguradas—que bendijo el prelado desde la plaza central de los grupos—, destinadas al personal facultativo v auxiliar de la Institución, y, más tarde recorrió el sanatorio, regresando a Madrid a primeras horas de la tarde.

 

< Volver