Sanidad: Problema crónico     
 
 Informaciones.    04/09/1971.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

SANIDAD: PROBLEMA CRÓNICO

Los problemas —ya resueltos— del hospital psiquiátrico de Oviedo ofrecieron una lección que no ha sido aprendida. Entonces se demostró que la intolerancia no resolvía ningún problema, por el «ontnario los agravaba. Cuando los M.I.R. del psiquiátrico ovetense pudieron dialogar y razonaf coa los gestor res-del hospital´ mo^-se tardó en encontrar soluciones aceptable para todos.

Aquellos sucesos de Oviedo, extendidos a tbdó e|.´pais, se han reproducido en Madrid. A la reinvítidioación´ íécnice se ha contestado >son el despido, y —como es; lógico— un problema localizado.; en Un hospital ha derivado, .en eon-flicto médico gen&raíi Estando tan reciente jos supesos del psiquiátrico .(Jé-.. Oviedo asombra la inocencia de la Diputación Provincial madrileña.

Log psiquiatras de la Ciudad Sanitaria Provincial Francisco Franco iniciaron tina reclusión voluntaria en el hospital como protesta fior la inminente reestructuración de la asistencia psiquiátrica de Madrid. Esta reestructuración implica reducción efi el ya escaso número de camas y la concentración de enfermos en la Ciudad Sanitaria Alonso Vega, en. contra -dé lo >¡ue recomienda la toas .elemental terapia psiquiátrica.

Los psiquiatras recluí dos no fueron escuchados por los mentores de esta reorganización. En última instancia, y pensando exclusiyaniente en el interés de sus éttferjbnos, Recurrieron al encierro protesta. Durante los días "que guró este encierro los enJetrnos. recibieron mayor asísfencia^que la ordinaria y en iiktgún momento se alteró elf.erde en el. hospital o fcjerjiyíjle éf

Las. razQngsr-«-d»4e& reffui-dos estaban avaladas, íncíuso. por la O.M.S que es(|ma como deficiente la asistescia psiquiátrica "de Madrid. £ara una eiudad1-de tres millones de habitante Hse; precisa» un

mínimo dé un millar de camas para enfermos mentales agudos; Madrid cuenta actualmente con unas 80 camas para este tipo de enfer-´. mos.

El pasado sábado, sia entablar diálogo con los psiquiatras en reclusión,., ´éstos fueron desalojados por la Policia.. La asistencia de los enfermos mentales del Francisco Franco quedó^ comprometida hasta d extremo =de >ÍUP algunos de los expulsados formularon denuncia en el Juzgado de Guardia por si hubiera delito en la forma en que se decidió atajar el conflicto en el hospital.

Seis de los psiquiatras ré-. cluidos fueron despedidos automáticamente y un séptimo —representante sindical-—, expedientado-´y suspendido de empleo y sueldo. El "plena de la Diputación condenó enérgicamente 3fl reclusión y se solidarizó con las medidas tomadas por su presidente, señor González Bueno.

Otros ocho psiquiatras del Francisco Franco han proseguido la réclusión de «us com pañeros despedidos.

De todas partes del país llegan a Madrid adhesiones hacia la actitud de los psiquiatras, la Mesa de Hospitales de Madrid les ha dado la raíón.y otro tanto ha hecho la Junta Directiva del Colegio Oficial de Médicos madrileño.

Porque a la postre el problema, como venimos diciendo repetidamente, es global Estos conflictos drenan un mal crónico da todo el montaje sanitario español. Se resolveré bien o mal el presente conflicto, pero nuestra sanidad —organización, métodos, distribución de gastos, ´etcétera— se guisé siendo muy deficiente. El fen solici-! fado Ministerio-de Sanidad no ´debe verse cOmo ana -panacea que todo lo resuelva, pe-TO desconocemos otro sMe -ma para dar soluciones de .conjunto a- nuestra, infraestructura sanitaria.

 

< Volver