un 82 por 100 de los españoles en la Seguridad Social     
 
 Hoja del Lunes.    13/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Un 82 por 100 de los españoles, en la Seguridad Social

Se habla del porcentaje de cobertura, que la población española tiene en los servicios médicos de la

Seguridad Social. El servicio Sindical de Estadística se ha ocupado del mismo y ha conjuntado una serie

de datos precisos que nos ayudan a comprender la realidad de la situación. Y vemos así cuál es la

proporción de los médicos que en aquella institución sirven la necesidad y la asistencia facultativa de

nuestro pueblo. Por ejemplo, la media normal de asistencia médica por cada 100.000 españoles se estima

en 120 médicos. Pero Segovia supera a esa media, cuando la suya propia está establecida en 177, la más

alta, sin duda, seguida por Guadalajara (168 médicos), Zaragoza (164), Madrid (159), igual que Santan-

der. Luego desciende la proporción, situándose los valores más bajos en Las Palmas (77), Cádiz (76),

Almería (70), igual que Orense, y Lugo (56).

Otro aspecto de interes indudable en este contexto se refiere a. "las cuotas del régimen general de la

Seguridad Social que lógicamente corresponde en su mayor volumen a las provincias más industrializadas

por la respectiva mayor masa de sus asalariados, como Guipúzcoa, Vizcaya, Barcelona, Álava, Gerona y

Navarra—sin olvidar, claro está, Madrid—, destacando por el signo comercial de menor recaudación por

menos industrializadas provincias como Cuenca, Lugo, Zamora y Badajoz para sólo citar éstas.

Hablemos ahora del volumen —estimación como promedio nacional—de la población que se encuentra

protegida por la Seguridad Social, establecido sólo en el 82 por 100 de la población, aunque en algún

caso, Cáceres, por ejemplo, no llega al 50 por 100, y hay otras trece provincias cuyo porcentaje de

protección no llega a! 70 por 100. Con independencia del funcionamiento de los servicios y de sus

excesivos costes en ocasiones hay quien partiendo de los bajos índices de cobertura de la Seguridad

Social ya conocidos estima que este extraordinario empeño de protección social de nuestras gentes no

alcanza el nivel positivo que tanto desearíamos contemplar.

 

< Volver