Presentación del Libro blanco de la Seguridad Social. 
 Un informe crítico con esperanza de futuro (Anguera Sansó)  :   
 "La Seguridad Social debe ser la gran Aspiración de una sociedad superadora. 
 Arriba.    06/04/1977.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

PRESENTACIÓN DEL LIBRO BLANCO DE LA SEGURIDAD SOCIAL UN INFORME

CRITICO CON ESPERANZA DE FUTURO

(Anguera Sansó)

´• "La Seguridad Social debe ser la gran aspiración de una sociedad superadora de privilegios"

• "Herpes tratado de definir las deficiencias y apuntar las directrices de la reforma"

* La mayor participación estatal en la financiación, la reforma de la gestión y la atención a la

prestación familiar,puntos destacados del estudio

MADRID. (De nuestra Redacción.)— •Quizá la premisa fundamental entorno al alcance del

estudio radique en el hecho de que la Seguridad Social se configura cada vez más como un

derecho constitucional. El resultado de este proceso ha sido, precisamente, definir a la

Seguridad Social como una de las grandes aspiraciones de una sociedad que quiere ser

igualitaria, superadora. de privilegios y marginaciones, declaró ayer, en el acto de presentación

de! Libro Blanco sobre la Seguridad Social, el subsecretario Victorino Anguera Sansó, quien dio

a conocer el mencionado texto en nombre del Ministro de Trabajo.

Acompañaban al señor Artguera el subsecretario del Departamento, Javier Istúriz; ios

directores generales de Ordenación y Asistencia Sanitaria y de Gestión y Financiación, señores

García Diez y Salgado Torres. Estaban presentes, asimismo, en la reunión, celebrada en uno

de los salones del Ministerio de Trabajo, e) director general de Coordinación Informativa, por

Ministerio de Información; Gabriel Cisneros. director de Asistencia Social del Ministerio de

Gobernación, y el director del Instituto de Estudios Laborales y Seguridad Social, Juan Velarde,

a cuya labor tía correspondido la mayor parte del estudio realizado.

En síntesis, el Libro Blanco es un volumen de casi 750 páginas, con 104 cuadros estadísticos´ y

de unas 300.000 palabras. Su primera edición ha sido de 10.000 ejemplares, cada uno de los

cuales resume los 20.000 folios documentales elaborados por ©I Instituto y cuyo desglose

definitivo será publicado próximamente en forma de monografías complementarias. Asimismo,

está en preparación una tirada de bolsillo.

Los tres criterios principales

El subsecretario de la Seguridad Social, poco antes de Iniciarse la rueda de Prensa, explicó

que la Seguridad Social es una institución en continuo cambio, ante la que existe, por parte de

la población protegida, una sensación de insuficiencia y un claro ánimo de renovación. Afirmó,

en consecuencia, que su sistema «debe acomodarse a las- nuevas condiciones del cambio

político. Esa es la razón por la que el Libro Blanco ha tratado de definir las posibles deficiencias

y apuntar las directrices de la reforma».

Añadió que esta reforma había que emprenderla partiendo de un profundo análisis crítico de

la realidad que había sido, a su vez, encomendado a más de un centenar de especialistas.

Todo ello en base a tres términos fundamentales: rigurosidad en los planteamientos, estudio

global del sistema, dedicación especial a los temas más cuestionables

Miércoles 6 abril 1977

del mismo y posibles criterios para superar los acuales desfases. Asimismo, el señor Anguera

dijo que en la redacción del texto se habían tenido en cuenta los aspectos diferenciales que

puedan retrasar la equiparación da nuestra Seguridad Social a las existentes en la CEE.

Dejó bien sentado en sus palabras también que «el Libro Blanco no es una formulación

definitiva, sino una proposición abierta que podrá enriquecerse con nuevas aportaciones. Y en

eldeseo de que la Seguridad Social sea el gran servicio que interesa a toda la comunidad».

Que la Seguridad Social no sea el arca dé los misterios

A continuación dio comiendo la rueda de Prensa, en el transcurso de la cual, el señor Anguera

precisó, en primer lugar, que e! Libro Blanco había tratado de ser respetuoso y abierto con

todos los sectores interesados.

Preguntado acerca de si consideraba que el Libro era un primer paso para la reforma sanitaria

preconizada por la Administración, el subsecretario de la Seguridad Social explicó que, ante

todo, informaba de una realidad, por mandato expreso del Gobierno, y por una necesidad de

plantearse nuevos rumbos ante la expansión experimentada en los últimos años. «Queremos

proporcionar luz y taquígrafos al sistema, que la Seguridad Social no sea el arca de los

misterios.»

El señor Anguera dijo seguidamente que la habilitación de un único organismo que reuniera la

Seguridad Social y 1a prestación sanitaria sería un peldaño importante en la consecución de la

reforma anunciada, ya que un servicio público se define por su poder de eficacia.

«Hemos trabajado ni con ocultismos ni con márgenes demasiado amplios. Es un informe crítico

y con. esperanza hacia el futuro.»

Expresó luego el señor Anguera su convencimiento de que las prestaciones de tipo familiar

corresponderían en el porvenir al Estado, como tal Estado y no necesariamente a la Seguridad

Social.

El señor Anguera señaló también que el futuro de la Seguridad Social podría seguir varios

caminos, como podían ser un plan de medicina preventiva, un programa de descentralizacion

de servicios o la implantación de un servicio nacional de la salud, como ocurre en otros países

de la Europa occidental, para cuya implantación —dijo— *serian necesarios más de 500.000

millones de pesetas». En este camino —continuó— la reforma de la gestión es el primer paso a

dar para acometer con eficacia la renovación de estructuras. «Desde nuestro propio sistema —

concluyó— y con la colaboración de todos es posible obtener una mejor Seguridad Social.»

Una vez que, contestando a una cuestión que le fue planteada, el subsecretario afirmó que el

INP estaba cumpliendo las normas del año 52 de la Organización Internacional del Trabajo

respecto a las prestaciones, manifestó que, en cualquier caso, la reforma se hará con absoluto

respeto para los funcionarios del mutualismo.

Intensificar la participación estatal

El Libro Blanco está dedicado en su primera parte o exponer «el impulso arrllador de la

Seguridad Social experimentado desde los años 60, superior al resto de las Administraciones

Públicas». Así su volumen de operaciones puede compararse con el del Estado (87

por 100), con una población protegida de 31.4 millones de personas. Asimismo el crecimiento

de gastos ha alcanzado los 723.897 millones de pesetas en 1976, con lo que supone el 40 por

100 del gasto público.

Como pautas de actuación paro un futuro inmediato se sugieren entre otros la intensificación de

participación estatal en sus cauces de financiación.

Por otro lado, en las páginas del libro se establece un análisis autocrítico en el que se afirma

que el campo de la aplicación de la SS adolece de cierto rigidez, de un excesivo número de re-

gímenes especíales y de abundantes desequilibrio en el funcionamiento de lo acción protectora

que impiden la adecuada generalización de los servícios.

Se apuntan como posibles la desaparición de los premios de natalidad y lo flexibilización de

requisitos para cobrar e| seguro de paro.

Unificar estructuras de gestión

Las líneas de actuación respecto a lo reforma de la gestión se concretan en la necesidad de

proceder a la unificación de sus estructuras y la referencia de lo participación de los

interesados al control global de la labor de estas entidades.

El marco de objetivos en relación a lo asistencia sanitaria establece la máxima atención a la

medicina de la familia, mayor atención a la asistencia extra-hospitalaria y expansión del número

de camas. Por todo ello, se especifica en el Libro Blanco «es absolutamente indispensable la

creación de un único organismo gestor de la Seguridad Social especializado en asistencia

sanitaria.

El último apartado del volumen hace hincapié en !a prestación farmacéutica Después de

señalar que nuestro sistema es «homologable a los más progresistas, se señala que el número

de especialidades ofertadas a la Seguridad Social es excesivamente elevada (18.515 en

1976),y que económicamente su importancia es muy grande (más de cien mil millones de

pesetas calculados para este año).

Por todas estas razones se insta a habilitar una serie de medidos correctoras entre las que

destacan una mayor coordinación de los Ministerios competentes, una mejor ordenación de la

producción, reduciendo el número de especialidades, integración del sector mayorista en la

totalidad del dispositivo asistencia!, reestructuración del sector dispensador, motivar e! control

médico en los planos sanitario y económico.

 

< Volver