Defectos y remedios de la Seguridad Social     
 
 Ya.    02/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 24. 

2-VIII-77

ENCUESTAS DE DEFECTOS Y REMEDIOS DE LA SEGURIDAD SOCIAL

Los empresarios dicen que os una cargo muy pesada para elfos • "Nos pensamos por esto mucho el

contrastar a un empleado" • Las centrales sindícalos achacan los defectos de la Seguridad Social a un

sistema fiscal regresivo • Quieren una reforma en la política asistencial

Las criticas a la Seguridad Social son muchaa y muy variadas. El tema es de gran Importancia. Por eso

empezamos hoy una encuesta entre empresarios, centrales sindícales, médicos y enfermos, para que nos

digan: 1, ¿Cuáles son los defectos de la misma? 2, ¿Cuál podría ser su remedio?

• D. JOSÉ RIUS, encargado de la Administración de Personal de la empresa SOPROGRASA, nos

dice:

1. El problema fundamental es el económico, El coste de la Seguridad Social es bastante caro, y significa

un gran porcentaje que Influye mucho sobre el coste del empleado. Esto obliga a tener una plantilla lo

más reducida posible, ya que un cuarenta por ciento de lo que se paga al empleado hay que pagarlo a la

Seguridad Social. Pienso que es exagerado.

2, El Gobierno tendría que hacerse cargo, si no del total del coste de la Seguridad Social, de una buena

parte, mediante una ayuda elevada. La empresa debe pagar un porcentaje pequeño y el Gobierno lo

demás. Así costaría menos contratar a un empleado y mejoraría el pairo existente. El Estado habria de

sacar este dinero necesario de otros impuestos que no fuera directamente de la empresa y del trabajador,

• D. ANTONIO ENRICH, empresario de Altamira Industrias Gráficas, Sociedad Anónima, responde:

1. Desde mi punto de vista empresarial son dos los inconvenientes más graves de la Seguridad Social:

que el coste de la misma repercuta casi exclusivamente en la empresa y el alto grado de absentismo

laboral que esta produciendo. He parece que los remedios son muy fáciles de determinar, aunque no sé si

será tan fácil llevarlos a la práctica. Ahora que se habla de una reforma fiscal en profundidad, con cargo a

los mayores ingresos que tendrá el fisco, el Estado deberá afrontar la financiación de una parte mayor de

la Seguridad Social, a la cual debemos exigir también una administración más eficaz más transparente y

más particípativa. Por otra parte, han de extremarse al máximo los controles para no seguir fomentando

ese absentismo que está perjudicando muy gravemente a las empresas, de tal modo que nuestra

productividad disminuye de una manera realmente preocupante.

• D. FERNANDO RUBIO, director de Personal de MAHOU, afirma:

1. El coste elevado y mal distribuido, y la mala organización de la Seguridad Social, desde un punto de

vista orgánico y funcional, que da una Inadecuada distribución de los recursos que tiene, y una

Infrautllización en algunos casos, son los defectos principales, que hacen que la asistencia se convierta en

deshumanízada.

2. Los presupuestos del Estado deberían de soportarlo y enfocarlo desde otra óptica. La organización,

tanto administrativa como territorial, habría de tratarse de Otra forma, ya que no está adecuada al

momento económico social en que vivimos. Urge esta adaptación y selección de recursos para conseguir

un tratamiento mas realista,. Lo más práctico seria que el individuo pudiera elegir el centro deseado y

luego pasar la factura como se hace en Holanda y Suecía.

Hablan las Centrales

COMISIONES OBRERAS

Un portavoz nos dice al respecto:

1. Los defectos básicos de la Seguridad Social, especialmente se vinculan primero con un sistema de

financiación regresivo, basado de forma casi exclusiva en las cuotas de los trabajadores y empresa, y sin

apenas aportaciones estatales, lo cual al incrementar a través de los topes máximos de cotización la

regresividad del sistema, está creando una presión parafiscal y discriminada sobre la masa de salarios.

Repercute de forma negativa en el nivel de empleo y fomenta la inflación al trasladar las cargas de la

Seguridad Social de las empresas a los consumidores.

En segundo lugar, a unas prestaciones sociales Insuficientes, tanto en lo que respecta al nivel de

prestaciones económicas como a la extensión y calidad de los servicios prestados, en especial la asistencia

sanitaria. Para solucionar todo esto sería necesario:

2. Una reforma fiscal progresiva que tienda a la inclusión del presupuesto de la Seguridad Social en los

presupuestos generales del Estado.

— Un control democrático d« los fondos, recursos y prestaciones de la Seguridad Social.

— La extensión de las prestaciones de desempleo a todos los trabajadores en paro, incluidos los que

no han sido objeto de despido procedente.

— Reajustar el actual sistema de cotización, suprimiendo los topes máximos de la base de cotización, lo

que permitiría a su vez el efecto antiredistributivo que supone el que las rentas profesionales más altas,

no estén gravadas.

— Revisión y defensa de la capacidad adquisitiva de las pensiones, en este momento totalmente

insuficientes, al no garantizar siquiera un mínimo de subsistencia, y, por último,

— Extensión de las prestaciones sanitarias a toda la población, y mejora de la calidad de sus

prestaciones.

UGT

La Unión General de Trabajadores manifiesta:

1. Se vincula funda mentalmente a la existencia de un sistema de financiación regresivo y con una

Incidencia económica muy negativa sobre la coyuntura, y también a una protección social Insuficiente,

tanto en lo que respecta al nivel de las prestaciones económicas como a 1» extensión y calidad de los

servicios dispensados, en especial la asistencia sanitaria. A estas dos grandes deficiencias se unen las

derivadas de la irracionalidad de la organización de la Seguridad Social, la proliferación de los regímenes

especiales, con excesiva fragmentación de las entidades gestoras y el carácter antidemocrático de la

gestión de la Seguridad Social.

2. E1 remedio seria una reestructuración general del sistema, que sólo será posible en el marco de una

política global, de carácter democrático, en el sector público. No obstante, ante la tarea esta, que es

enorme, tenemos una serle de medidas mínimas, necesarias en su aplicación inmediata:

En cuanto a la financiación, un. incremento por parte del Estado hasta un 10 por 100 como mínimo, Por

otra parte, eliminar una serie de servicios que actualmente están financiados por el presupuesto de la

Seguridad Social, y que deben pasar a depender directamente del Estado, como son todos los servicios so-

ciales, servicios de administración laboral, los incrementos de la prestación familiar, decididos en función

de los criterios de una política demográfica, y todas las aportaciones del régimen general a los regímenes

especiales. Otro punto es reajustar el actual sistema, de cotización y suprimir la actual exención de horas

extraordinarias. Otra medida inmediata es la que afecta al seguro de desempleo. Pedimos a corto plazo

que cubra a todos los parados y aumente la duración del seguro de desempleo.

Otro punto urgente es elevar lea pensiones, para que el nivel mínimo sea igual al salario mínimo, y

que tenga un mecanismo de revalorización automática a medida que crece el Índice del coste de la vida.

Por último, otra medida inmediata, y como medida previa a esa reestructuración total, seria que las cen-

trales sindicales participen en los órganos de control de la gestión de la Seguridad Social.

USO

Un portavoz de la Unión Sindical Obrera dice:

1. Los grandes temas principales son aumento sustancial del nivel de participación del Estado en la

financiación de la Seguridad Social, como mínimo alcanzando los niveles europeos Otra cuestión es la

reforma de la política asistencial, introduciendo medicina preventiva, ampliar los aspectos sanitarios,

como psiquiatría y planificación familiar (aborto, contracepción).

2. Es necesario un cambio sustancial en la política de 1a industria farmacéutica, que es el principal

encarecimiento de 1» Seguridad Social. Una revisión del pluriempleo de buena parte del personal

sanitario a alto nivel; aglización del proceso administrativo y burocrático, y revindicación de la

participación de las centrales sindicales y de los trabajadores en la gestión de le Seguridad Social.

 

< Volver