El "Libro Verde" de la Seguridad Social (II). 
 No es posible aumentar los gastos y luego buscar los recursos     
 
 Ya.    08/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

8-VI-77

MEDICINA Y SANIDAD

EL "LIBRO VERDE" DE LA SEGURIDAD SOCIAL (II)

No es posible aumentar los gastos y luego buscar los recursos

Cuestión que surge en cualquier modificación del régimen financiero de la Seguridad Social • No se

puede aislar el coste de la Seguridad Social del de la mano de obra • La cotización a la Seguridad Social

crece de un modo continuo Según se señala en el "libro verde", la Seguridad Social tiene como finalidad

sustantiva poner a disposición de determinadas personas, transitoria o permanentemente, medios

económicos o servicios para subvenir a ciertas necesidades que no pueden, cubrir por sí mismas. Se

afirma, igualmente, en el libro que una sociedad hasta alcanzar alguna forma de Seguridad Social

atraviesa por diferentes estados: en primer lugar, se ahorra individualmente hasta disponer de lo que se

estima suficiente para cubrir las situaciones de infortunio; en segundo lugar, se contrata con una entidad

de seguros privados la prestación de determinados servicios, y, por último, se crea un sistema obligatorio

de Seguridad Social, a la vez que se hace una crítica constructiva para detener los excesos de una

Seguridad Social obligatoria.

Otra cuestión que surge en cualquier modificación del régimen financiero de la Seguridad Social es que

no es posible aumentar los gastos y luego buscar sin más los recursos. Este procedimiento rompe toda

política económica de crecimiento equilibrado por que la Seguridad Social afecta directa o indirectamente

a todos los españoles, sin excepción. Es, pues, preciso racionalizar estas decisiones legales que tanto peso

tienen en la economía nacional por su difícil irreversibilidad.

La implantación de un nuevo régimen financiero de la Seguridad Social—se afirma en el libro—no

debería hacerse sin haber establecido previamente algún procedimiento metodológico capaz de calcular

los efectos de la Seguridad Social sobre toda la estructura de los precios. De un modo genérico puede

decirse que la financiación de la Seguridad es homogénea, cualitativamente, en todos los países. Las

aportaciones de los trabajadores, de las empresas y del Estado constituyen la trilogía fundamental de los

recursos.

• CONSECUENCIAS DE LAS COTIZACIONES.—Los sistemas seguidos en la actualidad para

valorar los efectos de la Seguridad Social sobre los costes y los precios en consecuencia tiene un

doble enfoque: por una parte¡ estudian la influencia inmediata de las cotizaciones de la Seguridad

Social sobra el coste global de la mano de obra y, por otra, se estudia el problema mediante la

utilización sistemática de los modelos "input-output" con el fin de establecer las variaciones de los

precios producidos por los distintos sistemas hipotéticos de financiación de la Seguridad Social. Am-

bos procedimientos, se afirma en el libro, son completamente desconocidos en el caso del régimen

financiero de la ley general de de la Seguridad Social española. Las

cotizaciones de la Seguridad Social constituyen, como ya se sabe, una parte del coste de mano de obra, y

este último, a su vez una parte del coste de producción y, por tanto, del precio. Dos consecuencias se

obtienen entonces:

• PRIMERA: No se puede aislar el coste de la Seguridad Social del de la mano de obra si

se desea realizar comparaciones válidas.

• SEGUNDA: Debido a la interdependencia económica de los sectores, el coste de la mano de obra de un

sector determinado repercute igualmente sobre el coste de las primeras materias o ¡os productos

intermedios necesarios para las otras industrias, comercio o servicios.

La tabla que mostramos a continuación tiene la intención de alcanzar el tipo del 40 por 100 sobre los

salarios reales mediante un Juego de porcentajes decrecientes sobre la base tarifada y creciente sobre la

base complementaria. Después de todo el proceso de adaptación transitoria en el primer trimestre de

1977, el porcentaje de cotización sobre la base tarifada era del 44 por 100, y sobre la base

complementaria, del 30 por 100, lo que quiere decir que la Seguridad Social se había fijado el objetivo de

llegar a una cotización entre el 30 y el 44 sobre los salarios reales y lo ha conseguido.

Hay que tener en cuenta que la cotización a la Seguridad Social ha crecido de un modo continuo, sin

congelación en ningún momento, aunque sí haya sucedido así a muchos precios de ventas de diversos

productos, incluidas las tarifas del seguro privado desde el año 1963 a 1977, creándose incluso una

Comisión de Precios destinada a estudiar y a aprobar cualquier aumento que se consideré injustificado.

La única excepción a esta vigencia ha sido la Seguridad Social, ya que las bases tarífadas han crecido para

todas las categorías profesionales a un ritmo entre el 10 por 100 y el 30 por 100. Por ejemplo, él salario

mínimo interprofesíonal ha crecido desde el año 1967, que estuvo cifrado en 84 pesetas, a un ritmo de

crecimiento, respecto «I año anterior, en tina media del 20 por 100, y en los porcentajes siguientes:

• 1968 el 14,28 por 100.

• 1969 el 6,25 por 100.

• 1970 el 17,64 por 100.

• 1971 el 13,33 por 100.

• 1972 el 14,70 por 100.

• 1973 el 19,23 por 100.

• 1974 el 20,96 por 100.

• 1975 el 24,44 por 100.

• 1976 el 23,21 por 100.

 

< Volver