Sigue el ministro Sánchez de León. 
 La Seguridad social también puede quebrar     
 
 Ya.    30/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

SIGUE EL MINISTRO SÁNCHEZ DE LEÓN

LA SEGURIDAD SOCIAL también puede quebrar

Las deudas de las empresas se elevan a varios miles de millones • Antes de fin de año, nuevas leyes de

Sanidad y de Seguridad Social • Se investigan prácticas fraudulentas en algunos laboratorios

El ministro de Sanidad y Seguridad Social, don Enrique Sánchez de León, ha anunciado a la prensa qué

ha propuesto la elevación de las pensiones en la misma cuantía que el salarlo mínimo, es decir, un 13,50

por 100, a partir del 1 de octubre próximo, y espera que este aumento sea financiado por el Estado, debido

a la falta de liquidez que en estos momentos padece la Seguridad Social, Informa Logros.

El señor Sánchez de León anunció también que dentro del programa de reforma de la Seguridad Social se

propone mandar antes de fin de año a las Cortes una ley de la Seguridad Social y una ley de Sanidad.

El señor Sánchez de León manifestó que su posición dentro del equipo económico del Gobierno es la de

ser de punta de lanza de la reivindicación social. Soy consciente—dijo—de que la Seguridad Social tiene

que aumentar sus gastos para dar nuevas prestaciones, y esto supone un incremento de los costos, en los

cuales el Estado tiene que tener una mayor participación. Mi propósito de cara al nuevo presupuesto de la

Seguridad Social es que la participación del Estado se eleve del 3 al 7 por 100.

El ministro dijo que el presupuesto de gastos de la Seguridad Social para el año próximo está fijado

provisionalmente en pesetas 1.350.000 millones. Quizá pueda reducirse—dijo—, pero éste es un tema que

estudiaremos en los próximos días antes que se acoplen definitivamente los distintos presupuestos del

Estado.

VARIOS MILES DE MILLONES EN DEUDAS

El ministro manifestó rotundamente que no se niega a una Intervención general del Estado en los gastos

de la Seguridad Social.

Las líneas de reforma son las de lograr nuevas asistencias que ahora no están incluidas en la Seguridad

Social, como la psiquiátrica, liberalizar la elección de médico en la primera asistencia, aumentar la

aportación del Estado principalmente dirigida a subsanar los déficit de los regímenes especiales y lograr

un mayor nivel d« hospitalización aumentando el número de camas. Por último, estableciendo un

programa de salud pública en centros comarcales y subcomarcales que procuren una regionalización de la

sanidad nacional, que atienda no solamente a los aspectos sanitarios y asistenciales, sino a otros de la

salud pública, como el control de alimentos.

Sobre la cifra de empresas con débitos a la Seguridad Social dijo que al 30 de Junio habia unos dos mil

millones de pesetas en débitos de las empresas, pero que estas cifras son las ejecuciones que hay en

Magistratura, puesto que la cifra real se elevará muy por encima; sin embargo, la aceleración de la

quiebra en numerosas empresas es preocupante, y de aquí a diciembre—añadió el ministro—de hecho la

Seguridad Social va a correr la misma suerte que corran las empresas. Confirmó que hay algunas

empresas, como Ensidesa, que deben a la Seguridad Social por encima de los cinco mil millones de

pesetas. Admitió que en estos momentos la Seguridad Social tiene problemas de liquidez y que también

de algún modo la Seguridad Social está colaborando con la empresa, en cuanto que últimamente se han

congelado por tres meses las bases y tipos, lo que es—dijo—una alta contribución para resolver la grave

situación de las empresas. Para el caso de que la liquidez llegara a cero, manifestó el ministro que todavía

hay unos fondos de reserva y garantía, pero que hay que procurar mantener.

El ministro señaló que le preocupa reordenar la situación de los médicos, farmacéuticos y demás gentes

asistenciales de la Seguridad Social. Y dijo que de hecho se propone revolucionar no solamente la

Seguridad Social, sino también la sanidad. Para ello, la situación de los médicos es una de las que más le

preocupan y especialmente su deontología. Añadió que está dispuesto a que las patronales, las centrales

sindicales, los pensionistas e incluso los enfermos puedan de alguna manera estar representados en los

órganos de gestión de la Seguridad Social.

Confirmó también el señor Sánchez de León que están haciéndose investigaciones «obre algunas

prácticas fraudulentas de ciertos laboratorios, así como de presuntos fraudes en la dispensación de recetas

de la Seguridad Social por parte de algunas enfermeras, para lo cual—dijo—había una brigada de Policía

y de la Guardia Civil que está investigando estos casos.

 

< Volver