Autor: Moreno, Pedro. 
 Sánchez León, en el Congreso. 
 Freno a los gastos de la Seguridad Social     
 
 Informaciones.    02/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 21. 

SÁNCHEZ DE LEÓN, EN EL CONGRESO

Freno a los gastos de la Seguridad Social

• «LAS CIFRAS DE PARO NO SE CORRESPONDEN CON LAS PRESTACIONES»

• NO HAY «HOSPITALIT1S» EN LA ACTUACIÓN DEL MINISTERIO

• DOS TEMAS IMPORTANTES: LAS URGENCIAS Y LA ASISTENCIA PSIQUIÁTRICA

MADRID, 2 (INFORMACIONES, por Pedro Moreno).

DOS horas y diez -minutos duraba el discurso del ministro de Sanidad y Seguridad Social a los miembros

de la comision del mismo nombre del Congreso de los Diputados cuando don Enrique Sánchez de León

afirmó: «Estoy violento ante la posible intranquilidad de sus señorías.» Sin embargo, veinticinco minutos

más había de prolongarse el larguísimo discurso del ministro, en el que desarrolló un amplísimo,

detallado y difícil resumen de la actividad- pasada y futura de su departamento.

«Señor ministro, ¿qué es lo que usted hace? ¿Qué es lo que usted piensa hacer?» El señor Sánchez de

León se situó en. su escaño parlamentario conseguido en Badajoz y esbozó las preguntas que él hubiera

hecho al titular del Departamento si en su persona recayera dicha responsabilidad.

ORGANISMOS ENQUISTADOS

«La organización no está resultando fácil —señaló el señor Sánchez de León—. Hemos encontrado

organismos diseminados por diversos Ministerios que tenían como común denominador su

enquistamiento en lo tradiciona1. Ahora podemos afirmar que tenemos organización dentro de la

tremenda jungla de la Administraeión Pública.» El ministro hizo un balance explicativo de los organismos

v normativas nacidos en el nuevo Ministerio, «que por no tener —dijo— no tienen ni siquiera casa donde

albergarse».

«Los presupuestos para 1978 aparecen por primera vez adaptados a la ley general Presupuestaria. En

ellos, conscientes del difíci1momento económico que vivimos, no hemos elevado los índices de

cotización.»

PRESUPUESTO DE RECONSTRUCCIÓN

Tras señalar su interés por que los miembros de la Comisión de Sanidad y Seguridad Social conociesen

todos los datos relativos al presupuesto de la Seguridad Social, el ministro dijo:

«Una verdad se ha de imponer hoy a los políticos. A tos españoles no se les debe ocultar el enorme

sacrificio que la mala situación conlleva. Hay que ser duro si se quiere sel honesto. Y es preciso imponer

la realidad y la eficacia a los falsos triunfalismos.» Señaló que esta es la primera vez en la historia de

España que ios presupuestos de la Segundad Social se presentan «a priori». Anteriormente se rendían

cuentas después de acabado el ejercicio, cuentas globales v no pormenorizadas. «Ahora —dijo el ministro

de Sanidad— las cuentas de la Seguridad Social van a ser públicas y pretendemos que se establezcan

órganos de control y vigilancia sobre las mismas e cargo de las centrales sindicales, empresarios y

Administración Pública. Con ello España se inserta en los sistemas de mayor claridad de la Europa

democrática.»

«Los gastos de la Seguridad Social han crecido más rápidamente que el producto nacional. Es preciso

ponerle frenos, porque las necesidades sanitarias son ilimitables, hasta el punto de cuestionar el propio

presupuesto financiero.»

También se refirió el señor Sánchez de León a la incidencia Que en el presupuesto han tenido los

acuerdos de la Moncloa. Si no hubiese sido por el pacto —dijo— el presupuesto hubiera sido distinto. De

los acuerdos ha surgido una mayor ejemplaridad y se ha aumentado la contribución de la Administración

a los gastos, que pasa de 28.000 millones a los 100.000 millones previstos.»

El montante de los presupuestos de la Seguridad Social asciende este año a un billón decientes ochenta y

cinco mil millones de pesetas, frente al billón cuarenta y cuatro mil millones del pasado año, lo que

supone un incremento del 23,02 por 100. incremento muy inferior al porcentaje de inflación que

padecemos.

SEGURIDAD SOCIAL Y SANIDAD

Tres temas importantes señalan hoy la preocupación del nuevo Ministerio. La asistencia sanitaria en

cuanto a equipamiento hospitalario (1.283 hospitales, 130.000 camas para enfermos agudos y 63.000 para

los crónicos, con un déficit, respectivamente, de 70.000 y 15.000); la revalorización de las pensiones, con

la finalidad de lograr una equiparación de los mínimos existentes actualmente, y los servicios sociales.

Respecto a este último tema, el ministro señaló que la Seguridad Social «ha tenido que actuar como

zapatero y remendar competencias ajenas», entre las que citó las Universidades Laborales, los centros

para pensionistas, ios dedicados a educación especia1, rehabilitación de minusválidos, la Organización

Nacional de Ciegos, la Asociación Nacional de Inválidos Civiles, etc.

«Dos temas insolubles tenemos hoy ante nosotros. Las asistencias de urgencia y psiquiátrica, cuyo cauce

de solución está en los regímenes autónomos con la colaboración de las centrales de las organizaciones

ciudadanas.»

MEDICINA HUMANA

Don Enrique Sánchez de León termino refiriéndose a la medicina de familia, que debe potenciar y

vincular la organización de los centros hospitalarios.

«En estos instantes —dijo— está planteada la lucha entre la especializaron y el humanismo, de la que

puede nacer una medicina contrapuesta con las verdaderas relaciones médico-enfermo. El hombre

enfermo —prosiguió— necesita otro hombre en que mirarse y no un equipo técnico especializado y

deshumanizado, pero esto, traducido a términos económicos, nos daría unos números insostenibles

para nuestro país. De aquí el reto al que nos enfrentamos.»

Finalizada la exposición del ministro, varios diputados hicieron uso de la palabra y pidieron aclaraciones

al señor Sánchez de León.

«HOSPITALITIS»

Don Guillermo Galeote, diputado del P.S.O.E, dijo que el nuevo Ministerio es «un órgano nacido antes de

crearse la función).. Señaló que el tema de las cuentas de la Seguridad Social (sigue siendo un enigma», y

dijo que el Ministerio (sufre una enfermedad grave, de la que puede morir, heredada del anterior Minis-

terio de Trabajo, enfermedad a la que yo llamo "hospitalitis". El desarrollo hospitalario a ultranza es

contrapuesto con el concepto de salad diseñado por el señor ministro», señaló.

Por su parte, el también diputado del P.S.O.E., don Ciríaco de Vicente, se refirió a los ambulatorios de la

Seguridad Social que no funcionan, preguntó sobre la planificación territorial de la Seguridad Social e

inquirió respuesta sobre la posible reducción de nómina ((para aquellas personas que, pertenecientes a la

Seguridad Social, no acuden a sus puestos de trabajo normalmente». El señor De Vicente señaló que el

((presupuesto-resumen no es suficientemente explicativo ni asimilable, como ha dicho el ministro, a todos

los países demócratas de Europa». Pidió también respuesta sobre la posibilidad de un control más

frecuente sobre el seguro de desempleo y para la utilización que determinados médicos hacen, «con fines

inmorales, de las recetas de la Seguridad Social».

NO HAY CONDICIONAMIENTOS

Con urgencia, el señor Sánchez de León respondió a las preguntas formuladas señalando que el

organigrama diseñado para el Ministerio ¡¿no condiciona la reforma sanitaria. La reforma sanitaria, ha

venido retrasándose «sine die» porque no había un órgano responsable, y yo he mantenido y mantengo la

necesidad de un funcionariado cualificado en la administración sanitaria».

Reafirmó más adelante la claridad de la Seguridad Social española a partir de ahora, «que puede echar un

pulso a cualquier país democrático», y negó la existencia de hospitalitis» en la actuación de su Ministerio.

«No veneramos —dijo— los grandes monumentos a la mejora de la salud que tanto menudearon en este

país.»

«No tenemos perjuicios jurídicos ni políticos para reconocer que la realidad sindical se impone», dijo en

contestación a una de las preguntas.

Rechazó la acusación sobre corruptelas entre el personal que cobra y no trabaja en la Seguridad Social.

«Invito a los señores diputados para que denuncien los casos que conozcan. Mientras tanto, en honor del

personal de la Seguridad Social, debo decir que estamos ante ano de los Cuerpos que gozan de mayor

moralidad en la función pública.)) Señaló la preocupación que produce en el Ministerio sobre el seguro

del desempleo y las corrupciones que se mueven a su alrededor. «Es evidente —dijo— que las cifras de

paro y las prestaciones de la Seguridad Social no se corresponden.» También afirmó la notoriedad del

fraude en las recetas, en los problemas económicos que causa en el organismo la morosidad en los pagos

de cuotas y anunció que «habrá territoríalización de los gastos de la Seguridad Social, pero no en función

de las autonomías, sino de las necesidades de cada lugar». Finalmente, el ministro de Sanidad dijo que

todos los sectores Sufrirán, las mermas de la Seguridad Social acordadas en los pactos de la Moncloa.

 

< Volver