Autor: Morer, Miguel. 
 El último Pleno de las Cortes franquistas. 
 Primer día: El bunker mostró su disgusto     
 
 Diario 16.    17/11/1976.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Miércoles ] 7 - noviembre 76/DIARI016

El último Pleito de las Cortes franquistas

Primer día: El bunker mostró su disgusto

.Miguel Morer

MADRID, 17 (D16).—Un amplio sector de procuradores mostró ayer, en la primera sesión del Pleno de las Cortes sobre la reforma, el profundo desagrado que les causa el proyecto reformista del Gobierno Suárez, fundamentalmente dirigido a facilitar unas elecciones que desalojarán de sus escaños a buena parte de ellos mismos.

El desagrado se manifestó ruidosamente, mediante aplausos a ios momentos culminantes de la intervención del consejero nacional Blas Pinar, designado por Franco, líder de Fuerza Nueva, que recrudecían cuando atacaba, con el ensayado apasionamiento que sabe utilizar, al presidente de las Cortes, al Gobierno y a la democracia inorgánica.

Complemento de estos desahogos (aplaudían contra la reforma, más que a favor de Pinar, que se limitaba a dar la ocasión) fue el ligero abucheo dedicado ai ponente Fernando Suárez, cuando argumentó frente a las tesis de Blas Pinar y Fernández de la Vega, enmendantes a la totalidad, que los posibles "noes" a la reforma no podrían ampararse en supuesta lealtad a Franco, que modificó en varias ocasiones las Leyes Fundamentales que él mismo promulgó.

^táljjo-para la reforma

Pero este dato, aun sumado al disgusto por el procedimiento de urgencia por el que se tramita la reforma y por el presumible sistema de votación del proyecto, en bloque (lo que impide en la práctica que los derechistas puedan modificarlo a su conveniencia), no es suficiente para deducir que la propuesta del Gobierno Suárez vaya a ser derrotada, a juicio di ,os observadores.

No obstante, los observadores creen también que ao se deben exacerbar mueno más los ánimos de los pro-curaáores, ya muy contrariados, si no se quiere apurar el riesgo de una votación desfavorable,

Ausencias notables

La sesión plenaria comenzó poco después cíe las cinco de la tarde con unas palabras necrológicas del presidente de las Cortes, Torcuato Fernández - Miranda, en recuerdo de Miguel Ángel García-Lomas, Juan María de Araluce y Alejandro Rodríguez de Valcárcel, que fueron alcalde óe Madrid, presidente de la Diputación de Guipúzcoa y presidente de las Cortes y del Consejo del Reino, respectivamente.

Cámaras de TVE grababan el desarrollo de la sesión, a la que asistían la mayoría de los procuradores. Sólo veinticuatro excusaron oficialmente su asistencia, entre ellos, Nicolás Franco Bahamonde y destacados miembros del bunker, como los consejeros nacionales designados Bofill-Gasset, Cal-viño o Salas Pombo; el consejero nacional por Zamora, Carlos Pinilla, y los sinoicajo Nacional de Empresarios; Rico Cambarte, Fugardo. Lozano. Mestre. Morilla o Vallbona,Vo.´os pana «1 Gobierno

Los ocho nuevos procuradores que juraron el cargo son, a priorl, otros tantos votos a favor del proyecto de reforma: el vicepresidente teniente general Manuel Gutiérrez Mellado; el consejero nacional de nueva designación José Luis Pérez Tahoces, delegado nacional de Provincias; Antonio Castro VHiacañas, Vicente Cebrian Carabias y Luis Fabián Sán-cliez, elegidos porcia Permanente áel Congreso Sindical, y los rectores Juan Antonio Gallego Morell, de la Universidad de Granada; Kamón Martín Mateo, de la de Bilbao, y Ángel Vían Or-tuño, de la Complutense de Madrid.

Fernández-Miranda informó luego de que había recibido varias peticiones de grupos de procuradores para que explicara el sistema por el que se someterá a votación el proyecto. El presidente se limitó a enunciar los procedimientos de vota-ción posibles, pero no desveló cuál se aplicará.

El último chantaje Al menos dos de los escritos eran de los Grupos Parlamentarios Regionalista y rte Unión del Pueblo Español (dirigidos por López Rodó y Martínez Esteruelas y agrupados en Alianza Popular), que pedían votación ssparada del resto del proyecto para la disposición transitoria primara, aquella que prevé que el Congreso será elegido por un sistema proporcional corregido cuya ´"filiación se reserva e! Gobierno.

La petición demusstra que el Gobierno no ha pactado con Alianza Popular, que prefiere un sistema mayoritario de elección y la elaboración por las Cortes de la iey electoral, y se interpreta como un último y cleseeperado intento de Alianza Popular para hacer prevalecer sus tesis en este punto, ya que ha amenazado con que los procuradores que le son afectos se abstendrán de la votación —que equivale realmente a una negativa— si no se accede a esa solicitud.

Propósito de tlistensión

Fernández - Miranda procuró suavizar el clima de tensión que se advertía en ei Pleno, lógico, esperaWe, el propio de unas Cortes sometidas al dilema de suicidarse de grado si aprueban e! proyecto o morir a la fuerza ei no lo hacen.

El presidente, por ello, no llamó la atención de las tribunas donde se agolpaba el público, desde donde se iniciaron todos los aplausos a Blas Pinar, mientras que la única ocasión en que se interrumpió con aplausos a Fernando Suárez, el oponente ayer d« Pifiar, Fernández-Miranda exigió a los invitados que no exteriorizaran sus sentimientos, so pena de expulsión, cuando el iniciador del aplauso había sido el procurador familiar por Baleares, Josep Meliá.

El Gobierno apareció tranquilo en todo momento, aun en los momentos en que las diatribas de Blas Pinar y Fernández de la Vega eran más duras. El primer enmendante a la totalidad, Manuel Escudero Rueda, procurador familiar por Guipuz-coa, fue muy breve y adoptó un tono dialogante y reposado, sin insistir demasiado en el propósito de su enmienda, que era la devolución del proyecto al Gobierno por ´considerarlo insuficiente. Escudero, quizá el procurador más incómodo para sus compañeros, cosechó por ello en esta ocasión ios mayores aplausos que Jamás ha obtenido en sus más de ocho años en el escaño.

 

< Volver