Escudero reiteró su propuesta ampliadora. 
 Debate sobre enmiendas de totalidad     
 
 Diario 16.    17/11/1976.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Escudero retiró su propuesta ampliadora

Debate sobre enmiendas de totalidad

MADRID, 17 (D16). — En la sesión de ayer tarde se discutieron sólo las enmiendas a la totalidad, que solicitan «1 rechazo del proyecto de reforma y que se devuelva al Gobierno. La votación se producirá al final de las deliberaciones del Pleno.

Apellido histórico

Miguel Primo de Rivera, consejero nacional designado, consejero del Reino, sobrino del fundador de Falange Española, fue el primer orador del Pleno. En nombre fie la ponencia, presentó el proyecto, quizá por ser, de todos sus miembros, el "menos sospechoso" de veleidades reformistas.

¡Primo de Rivera utilizó un argumento de Fernandez-Miranda, el de la oportunidad de aprobar un proyecto qué facilita el tránsito de una autocracia-a una democracia, haciéndolo desde la legalidad, como tercera vía entre el imnovilismo de unos y la ruptura de otros. Miguel Primo reafirmó su lealtad a Franco, pero advirtió también qu« "mi presencia aquí sólo se puede entender como un Ilimitado amor a España y un» lealtad sla condado jiamientos a nuestro Rey". Escudero, conciliador

Pasó luego el turno a los enmendantes a la totalidad, que piden la devolución del proyecto al Gobierno. Escudero Rueda, familiar por Guipúzcoa, uno de los más notables luchadores contra la democracia orgánica, no defendió su enmienda, tendente a ampliar el proyecto, aunque no compartía las tesis del proyecto de reforma.

Escudero, sereno y reposado, dijo que no quería entorpecer el desarrollo del Pleno. "El pueblo español piensa en el tiempo y en la urgencia —afirmó—. Interesa que ese pueblo hable cuanto antes, que cuanto antes haya elecciones en la paz y en la libertad".

Blas Pifiar, en su papel

Blas Pinar, con la corbata a rayas aaules y grana de Fuerza Nueva, subió luego al estrado, armado de un magnetófono, en el que grabó eu discurso (Fuerza Nueva vende estas cintas para recaudar fondos). El consejero nacional basa su oposición a! proyecto en que intenta.

modificar los Principios Fundamentales del Movimiento, que "son, por su propia naturaleza, permanentes e inalterables", según dice la ley que los promulgó.

Deducía Blas Pinar que el juramento de lealtad prestado por los procuradores a las Leyes Fundamentales les obligaba morálmente a mantener incólumes los Principios ;y que, además, dada su naturaleza, toda modificación suponía contraíuero.

Disto es la ruptura

Blas Pinar, que leyó este primer discurso, tuvo frases ingeniosas y felices que hicieron sonreír y aplaudir a numerosos procuradores, como cuando retó al presidente de las Cortes, Fernández-Miranda, a que abandonara la dirección de los debates porque en declaraciones a la Prensa había apoyado la reforma y esa toma de postura invalidaba la presunta neutralidad de su cargo o cuando afiímó que Franco ya previo que la ponencia negaría el carácter inmutable de los Principios en una ocasión como ésta.

"La teste de que lo imporómts «• que la reforma «•

haga desde la legalidad constitucional vigente se vuelva contra su propósito —añadió— porque la reforma que el Gobierno nos propone no ss hace desde esa legalidad, sino en abierta contradicción con ella. No se nos Invita a una ruptura desde la legalidad, bautizándola de reforma ,sino a una ruptura de la propia legalidad."

Ea más flojo

José María Fernández de la Vega, presidente del Sindicato de Ganadería y faT miliar por. Toledo, pretendía la devolución del proyecto al Gobierno, pero su intervención fue tan desafortunada que casi hace de él una buena defensa. "A éste le ha mandado el Gobierno que se oponga", se oyó comettar en la tribuna de Prensa:

El enmendante tocó infinidad de temas y argimváa-tos para oponerse a la reforma, pero muchos de ejtds no guardaban relación con el proyecto ni él se preocapo de establecerla. Al final dijo que la, reforma era rechazable por trasnochada, antisocial, reaccionaria, insolvente y antitolstórica. La aplaudieron algunoz incondicionales

 

< Volver