Acotaciones al pleno. 
 El presidente está aplicando con flexibilidad las normas del procedimiento de urgencia  :   
 Los aplausos se alternaron con risas, sonrisas y sólo en una ocasión, con protestas. 
 ABC.    17/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

ACOTACIONES AL PLENO

El PRESIDENTE ESTA APLICANDO CON FLEXIBILIDAD LAS NORMAS DEL ROCEDIMIENTO DE URGENCIA

Los aplausos se alternaron con risas, sonrisas y, sólo en una ocasión, con protestas

Nota destacable en la primera sesión, del Pleno: la puntualidad. A las cinco en punta comenzaron a sonar los timbres ane convocaban a los procuradores. Dos mlnqt´os después, tí presidente y los miembros de la Mesa ocupaban ya sus puestos en el estrada. A las cinco y siete minutos, el presidente pide a los procuradores «jue ocupen sus escaños. Un minuto después declara abierta la sesión

Sin embargo, no ha quedado cfaro el tema de las votaciones

Para entonces y desde mucno antes, las tribunas estaban ya abarrotadas de un público heterogéneo. Destacadas personalidades. Junto a muchachos y muchachas muy jóvenes y señoras muy elegantemente ataviadas. El espacio destinado a espectadores se ocupó al máximo. Y aun asi quedaron en la «alie muchísima-: torponas Interesadas en asistir

En el centro del hemiciclo (unto a la •mesa de taquígrafos, otra reservada a los tres letrados fie las Cortes, señores Entrena Cuesta, Garrido Falla y López Garrido, que han asesorado a ls> Prmpcia en la elaboración del Informe

VOTACIONES.—El presidente don-Tor-euato Fernández-Míranda después de su oración fúnebre dedicada a los procuradores fallecidos, señores Garcia-Lomas. Araluce y Rodríguez de Valcárce´,. anunció que habla recibido un escrito pidiendo aclaraciones sobre la forma- en que se va a votar el proyecto de ley. Lo que .seguramente deseaban escuchar los firmantes "de) escrito es que las enmiendas serían sometidas a votación. El señor Fernández-Míranda volvió a repetir, exactamente lo míe ya ha dicho en anterior ocasión Sin embargo, posteriormente, cuando el señor Fernández de la Vega le pidió que so enmienda a la totalidad fuera sometida a votación antes de Iniciarse el debate sobre el articulado, en cumplimiento del artículo 88 el presidente de las Cortes dejó oue en sus palabras, apareciese un rayo de luz esperanzadora:

«Siento decirle —manifestó ¿u señor Fernández de te Vega— que es precisamente el articulo 88 el que me Impide atender cu petición. Porque dice que «una vez terminado el dictamen» se votará y el dictamen no está terminado basta que todas las enmiendas estén debatidas. Después veremos... Pero Inmediatamente no..

El presidente de las Cortes, había Indicado al principio de su Intervención Que entre las consultas sobre el procedimiento de votación habla en tal momento tres posibilidades; aunque la decisión sobre ellas se tomaría en el Instante oportuno. Tales posibilidades —dijo— son .votación global del proyecto, votación por separado de dlver. sos temas que abarquen todo el proyecto, o votación por separado de diversos temas que no abarquen todo el proyecto de ley. En los dos primeros casos —añadió el señor -Fernández Miranda— se requiere el «quorum> especial de dos tercios de los procuradores presentes, eeralvalente como mínimo a la mayoría absoluta de la Cámara. En el tercero, los temas no abarcados por la votación pasarían a la Comisión correspendiente

FLEXIBILIDAD. — E; presidente había prometido aplicar las normas del procedimiento de urgencia con flexibilidad. Ha cumplido su palabra. Algún orador rebasó la media hora establecida, pero no fue Interrumpido oo´ ´a f.amoánilla.

DESAFIO.—Aunque en esta primera etapa del Pleno se han producido escasos Incidentes, pues, como queda dicho en otro lugar, la nota dominante fue la serenidad, hay que sefia´ar el hecho curioso de que don Blas Pifiar, con toda corrección, rogando al presidente que no se enfadara con él. le reprochó e] que hubiera tomado ooshira on su? Declaraciones

& la Prensa, en apoyo de la reforma y le retó a que bajara a su escaño a dirimir la legalidad del proyecto, dejando la presidencia a uno de los dos vicepresidentes. El señor Fernández-Míranda ni se inmutó. En algún sector de tribunas sonaron aplausos para las pa abra? de don Blas Pinar en ese momento

RISAS.—También hubo risas entre procuradores y espectadores. Cuando don Blas Pifiar aseguró que Franco, «previendo la argumentación de la Ponencia...» Y cuando el señor Fernández de la Vega señaló que ni él ni los procuradores que le apoyan han sido nunca mlnl´tros ni presidentes de Bancos

SONRISAS.—Las nudo j- muy significativas, por lo que tenían de saber encajar alusiones, en los rostros de casi todos los miembros del Gobierno y especialmente en el de su presidente, don Adolfo Suárez, cuando el señor Fernández de la Vega, ya en el turno de réplica, afirmó: «Este Gobierno-, padre ´y tutor de este proyecto de ley, no puede estar en el poder cuando se haga la consulta al anebló No sería elegante...»

PROTESTAS. — Sóic ana vez sonaron numerosas voces que decían rotundamente: «¡No no, no!» Fue cuando el ponente, don Fernando Suárez. en la primera de sus brillantísimas argumentaciones manifestó:

«No me parece coherente intentar convencer a los españoles de que voten en uno n otro sertldo después de haber defendido la tesis de eme no se les pregunte. Porque al votar anuí en contra de esta ley no se está decidiendo en contra de la democracia orgánica: se está decidiendo que no se consulte al pueblo la democracia que prefiere Y una cosa es no estar de acuerdo con esta ley y otra muy diversa no permitir que sea el pueblo el que se pronuncie...» Luego aclararía que se refería exclusivamente a las enmiendas a la totalidad

ESQUEMA DEL PLENO

El Pleno de las Cortes comenzó en medio de una gran expectación. Presidió la sesión el Mular de las Corles, don Torcuaio Féníandez-MIranda, y en el «banco azul» se sentaron la totalidad de los miembros del Gobierno, con su presidente, don Adolfo Suárez, a la cabeza.

El señor Femández-MIranda abrió la sesión recordando a tos procuradores fallecidos, y tras el furamenlo de los nuevos, y la lectura del acta del Pleno anterior, subid a la tribuna don Miguel Primo de Rivera, miembro de la Ponencia, para presentar el proyecto de ley

Tomaron después la palabra, sucesivamente, los procuradores don Manuel María Escudero Rueda, don Blas Pinar López y don José María Fernández de la Vega y Sedaño, que defendieron sus enmiendas a la totalidad.

La contestación; en nombré de la Ponencia, corrió a carao d« don Fernando Suárez.

MIGUEL PRIMO DE RIVERA DEFENDIÓ EL DICTAMEN

Destacó en su intervención que el verdadero obstáculo era la obstinación de algunos políticos oue no entienden que desde la legalidad se puede hacer una nueva constitución, v la dt los que desde el ladc apuesto pedían la ruptura

En medio de estas dos posiciones está la dignidad del pueblo español, trae sabe .que muerto Franco quedan las opciones de reformar, evolucionar o romper el pasado, pero el pueblo sabe

de los españoles, a ios que nay que pedirles que expresen su voluntad

El señor Primo de Rivera, tras señalar las modificaciones Introducidas por la Ponencia, íinaMzó su discurso pidiendo a los procuradores qup votarar favorablemente.

ESCUDERO RUEDA RETIRO SU ENMIENDA

El procurador familiar por Guipúzcoa habló durante cinco minutos escasos. Afirmó que sus criterios´en contra de la lev ya los había expuesto en su escrito. Pero manifestó que, aunque no estaba conforme con este proyecto, veía que era lo mejor para España en estos momentos, y se mostró mas partidario de que se aprobara que de que se rechazara ñor lo aue retiró su enmienda.

En este sentido subrayo que el pueblo español piensa en e] tiempo y en la urgencia y que interesa que este pueblo hable cuanto antes, y que es necesario, por tanto, Que cuanto antes se hagan unas elecciones en paz y libertad.

 

< Volver