Autor: Urbano, Pilar. 
 El pleno de la reforma. 
 La política de los votos indecisos     
 
 ABC.    18/11/1976.  Página: 11-12. Páginas: 2. Párrafos: 16. 

Hilo directo

LA POLÍTICA DE LOS VOTOS INDECISOS

«Los procuradores tienen obligación de estar presentes en la votación, pero n« cuando sus compañeros les ilustran al defender sus enmiendas», nos dijo el ott» día el presidente Fernández-JVIiranda. Quizá por eso, o por considerarse hartamente «ilustrados», machos procuradores permanecieron ayer casi más tiempo fuer* que dentro del hemiciclo.

O POLÍTICAS EN VOZ BAJA

«Los escaños son muy duros», me decía riéndose» el vicepresidente Osorio cuando le encontré paseando con el ministro Martín Villa. La verdad es que ayer había muchos amperios de «política de concertación y persuasión» en los pasillos. Y pocos decíbelios: se hablaba en voz baja. La animación acampaba en la cafetería. La negociación de votos en el recoleto «bar de procuradores». Los encuentros Interesantes, tan sugestivos para la periodista Que pasa poír casualidad y eotre-ve v entreoye, en la «galería curva»: MU Interminable corredor alfombrado que circunvala el hemiciclo.

• LA GALERÍA CURVA

Allí hablé con Martin Villa. Allí escuché a Pío Cabanillas argumentando riesgos y ventajas de celebrar «una sola votación». Allí también García Hernández recibía felicitaciones por su nombramiento como presidente de] Banco Exterior. Y solitario y pensativo por esa misma «galería curva» vi a Silva Muñoz.

¡Santo cielo! Hubiese dado a cambio mi bolígrafo, en él momento cumbre de las votaciones, por saber exactamente qué pensaba Silva ayer por la mañana.

• MINISTROS NEGOCIADORES

Eso hicieron en distintos momentos de la´jornada parlamentaria de ayer algunos miembros del Gobierno:

cantor, tar con «allegados» a grupos sindicales, familiares y vinculados con «acción Institucional», «reglonalista». «laboral» para vencer hacia el lado del Gobierno el «cnilso» tjuieto de ]os indecisos. Abril Maatorell. con su corrillo. Calvo Sotelo con otro. Martín Villa por otra parte... El Gobierno, unido, no quiere ser vencido.

• MIGUEL PRIMO Y BLAS PINAR: ACERCAMIENTO

Vamos, no soy muy aguda observadora, pero he podido detectar las glaciales relaciones que mantienen distantes a Piñaff y Primo de Rivera. Estos dos procuradores se sienten uno junto al otro en el Consejo Nacional. Jamás les vi dirigirse bv palabra. Y es que, creo, hubo un incidente serio hace tres años... Pero ayer presencié eat» escena que dio en la diana de la humanidad del líder d* Fuerza Nueva:

Se le acerca con la mano extendida Miguel. «Lo cortés no quita lo valiente, Blas: ¡Así se defiende una posición! Aunque no esté de acuerdo contigo, porque en tu argumentación me falta, precisamente, ese Franco que proclamas y que... ya no e»t& con nosotros.»

• PLEBISCITO Y REFERENDUM

Hay una nueva palabra en las actas d» sesiones parlamentarias registradas desde F´lanco: «plebiscito». Anteayer se dijo en ¡a Cámara por primera vez. Curioso, ¿moí Eduardo Navarro me lo hace notar. V m* apunta «En esta ley aue estemos debatiendo, se admite el plebiscito; pero r»ar» actuar con legalidad hay que ir antes * un referéndum. Y éste es el proyecto minimo que puede someterse al pueblo: saber si quiere que sus representantes se eüian por sufragio universal entre candidatos propuestos por partidos políticos».

• SABER QUIEN SOMOS «NOSOTROS»

Miguel Primo, que está presente, concluye: «Si queremos saber quiénes soesiíw de verdad "nosotros", lo que quiere ´ése pueblo al que llamamos "nosotros" desde hace tantos años, hay que ir al referéndum. Sólo así se garantizará que los mandatarios no traicionen la voluntad del pueblo.»

• EL PADRE DE ADOLFO SUAREZ

Don Hipólito Suárez no quiere hablar de política. «Con mi hijo tampoco hablo de ese tema. Antes que tuviese cargos políticos sí que hablábamos de política... He venido para seguir las sesiones y poder darle un abrazo, porque ya hacía mes y medio que no veía a mi hijo. Trabaja tanto que no hay modo de verle. Prácticamente no hace vida familiar.»

Los padres del presidente del Gobierno seguían atentamente los debates, desde una tribuna de invitados.

«Encuentro a mi hijo —añadió don Hipólito— muy sereno y muy en forma. Cuanto mas problemas tiene, más tranquilamente- . aborda 1 a s soluciones. Eso desde siempre...»

• SOMOS INTERESANTES

Cada vez se arremolina ante la puerta 4e las Cortes mayor número de corresponsales, operadores de emisoras extranjeras de televisión, fotógrafos enviados especiales. No están acreditados para pa•ar al Palacio, y filman las llegadas y calidas de personalidades políticas. Agregados de Prensa y comentaristas de «exterior» siguen el Pleno con ejemplar seriedad, desde las tribunas. También he´ visto —ayer y anteayer— diplomáticos Japoneses, holandeses, colombianos, belfas tomando el pulso desde su atalaya a nuestra metamorfosis política. Evidentemente, somos interesantes.

• ¿CLÉRIGOS EN LAS FUTURAS CORTES?

Se lo he preguntado a monseñor Cantero. Y me ha dicho: «Tanto que estén como que no estén, los representantes de la Iglesia católica, en las Cortes futuras, eon cuestiones que tienen ventajas e íneonvenieníes Yo, de entrada, no lo rechazo. Pero para pronunciarme tendría Que conocer la composición de las inmediatas Cámaras... y la Constitución nueva.»

Hablamos después, su eminencia y yo. «te la tendencia a privatizor el hecho religioso. Saco el tema de la confesionalidad. (¡Qué joven brillo tienen los ojos viejos del arzobispo Cantero!) «Distingamos —me dice— religiosidad, que es responsabilidad de cada hombre, y confecionalidad, que compete al Estado.

Lo que está definitivamente "pasado" es que los partidos se intitulen cristianos o católicos. Pero otra cosa es el espíritu y la moral que han de informar los programas de los partidos políticos.» Cuando beso su anillo, observo que le faltan tres diminutos botones negros, en su gastada cotana.

^ ...Y ERA EL CAPITÁN GENERAL

Atestada tribuna de Prensa. No hay sitio ni para los periodistas. Se solicita Que quienes no estén allí «para informar» abandonen los sitios que ocupaban. A regañadientes y murmurando algo asi como «jpues Que al menos aprendan a escribir!», salen de la tribuna dos* invitados. Un tercero, de cierta edad, abandona el lugar sin decir nada. Después he cabido que quien así obedecía estaba avezado en el ejercicio del mando:

era el capitán general de Madrid.

• EL GOBIERNO, PREOCUPADO

Puentes serias y de verdad cercanas a Presidencia y al Ministerio de la Gobernación me señalan tres temas Que preocupan ahora: incidentes que cabría lamentar el día 20 en la plaza de Oriente. Be han tomado supes-medidas cautelares, pero aun asi... se temen acciones violentas de la ultraderecha.

También, que, algún disturbio callejero marginal mediatice o crispe las votaciones, como ya ha ocurrido en otros Plenos Importantes de esta transición. Y, el hecho mismo de la votación. ¿Votar primero las enmiendas? ¿La totalidad de la ley? ¿Votar de una vez y a todo riesgo? ´¿Internarse en la fronda de votaciones sucesivas... que eternicen esta sesión plenaria, tan controvertida? Y el presidente de las Cortes, calla.—Pilar URBANO.

 

< Volver