Autor: Sánchez, Alfonso. 
   Luz, taquígrafos y color     
 
 Informaciones.    17/11/1976.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Fot Alfonso SÁNCHEZ

LUZ, TAQUÍGRAFOS Y COLOR

NACE una democracia. Lo anunciaban en grandes titulares todos los periódicos: el 16 de noviembre, a las cinco déla tarde. Una hora nacional. Kstos acontecimientos no suelen anunciarse. Se producen en la calle. Aquí nacía en las propias Cortes. Hasta en esto España es diferente.

A esa hora, la tarde era soleada. Tiempo hermoso. Vamos a interpretarlo como un augurio favorable. Una temperatura de 10 grados. A las 3,30, el entorno del Palacio de las Cortes estaba casi desierto. Las calles vecinas, reservadas para los coches oficiales. Agentes del tráfico y un «jeep» de la Policía Municipal. No hay más precauciones fuera de las normales. El olor a democracia me lleva hasta el Palace. En viejos tiempos, cuando en´ -el vecino congreso había sesión solemne, el vestíbulo se abarrotaba de diputados. Solía verse, incluso, a algunos ministros. Era lugar de crónica política. Por allí, de grupo en grupo, paseaba JOSÉ PLA con atención socarrona. Luego estampaba sus observaciones.

Ayer no había ambiente. Un vestíbulo desierto. Dos o tres mesas con clientes tomando su café.

ALFONSO PONT me confia:

—Se hospedan aquí unos veinte procuradores. Entran, salen; apenas paran.

No es una sesión para repentizar oratorias. Los que deben hablar afinan los textos de sus intervenciones. Los que tienen que votar se reúnen para el recuento previo.

´Es difícil el acceso al interior de las Cortes. Los cerberos filtran la entrada. Nadie es capaz de hacer el regate a un cerbero enfundado en uniforme azul con galones dorados. Me cruzo con IÑIGO DE ORIOL.

Lleva la tarjeta en la mano. Las calles de los alrededores se han llenado de coches. En cuanto a público, sólo veo a los transeúntes que pasan. Lo que sucede en el interior afecta a 35 millones de españoles.

Quizá no todos tengan conciencia de que asi es. El futuro es mañana. El presente de hoy trae otras noticias para la preocupación inmediata. Una estadística de los Bancos suizos, que son pulcros en esto, indica que Madrid es la ciudad más cara de Europa. En España, la cesta de la compra es mas cara que en Francia y que en Italia, sin ir más lejos. Problema grave. La vivienda, otro problema. Ya han leído lo que pasa con las viviendas protegidas. Cuestión de léxico: debieron denominarse de «inquilinos protegidos».

El alcalde, JUAN DE ARESPACOCHAGA afirma que Madrid es una de las capitales con mayor grado de polución. Esto a la gente le impresiona menos. Si los árabes suben de nuevo el petróleo —y parece inevitable—, bajará la polución. Polución-infiación. A este paso, la máscara antigás costará un pico. Y luego, el paro. El transeúnte pregunta:

—Y la democracia, ¿acabará con esos problemas?

Debe contribuir. No olviden: el pacto social. Invitados y periodistas van derechos a sus tribunas. A las 4,30 ya están abarrotadas. Muchas damas:

—Pues chica, he visto la historia desde primera fila.

Los 35 millones de españoles —no cito nombres para no herir susceptibilidades con algún olvido»—• podrán ver la histórica sesión. La televisión se la llevará a domicilio. En la calle, junto a la puerta,

está la unidad móvil. Pienso que ningún lugar mejor para observar.

—¿Puedo colocarme en un rinconcito?

RAMÓN DIEZ y los del equipo son cordiales, buenos compañeros. Puedo. Hay cuatro cámaras instaladas en el salón de sesiones. Un problema: no deben estorbar, ni que se vean los cables. ALBERTO DELGADO tiene su mesa en sitio junto a las tribunas. Las cámaras nos traen todos los planos a los monitores. A las 4,30 ya hay un procurador sentado. Lee algo. No le distingo. La cámara me lo acerca a primer plano. Es que no le conozco. Al pie de un pasillo, MATÍAS PRATS charla con EZEQUIEL PUIG Y MAESTRO-AMADO. Miran como si buscaran el emplazamiento de las cámaras. Se graba toda la sesión en color. La luz del salón es fuerte. Hay que modificar la frase clásica:

—Luz, taquígrafos y color.

La televisión es buen instruiíteirto para la democracia: todos los españoles pueden ver en acción a los padres de la Patria. En la mesa del presidente, TOR-CUATO FERNANDEZ - MIRANDA, hay un vaso.

De color blanco. Aprovecho que Ramón Diez, en sus ensayos, enfila una cámara a ese primer plano. El vaso es de limón. Un ujier coloca a su lado una botella de agua mineral. Fernández-Mi-randa tendrá que derrochar mucha laringe. A las cinco menos veinte, GIRÓN ya está en su escaño. Tiene el gesto severo.

No lo cambia para- saludar a los que se le acercan. Sólo sonríe cuando cruza una palabras, que no oigo, con MIGUEL PRIMO DE RIVERA. La cámara volverá a Girón Varias veces. Solitario, pensativo, con la mirada fija en el suelo. Miguel Primo de Rivera se sienta deportivamente en un respaldo y charla con DÍAZ LLANOS. El salón se va llenando. Entra una señora procurador vestida de blanco. La a c e r c a la cámara. Es BELÉN LANDABURU. Con la • televisión en color, sus señorías femeninas deben cuidar el vestuario. Entra otra vestida de rojo. En el plano general no la identifico. Ramón Diez ultima los preparativos. Extiende un plano del salón, marca párrafos del discurso que ya tiene en copia. Pruebas con las cámaras. En la unidad, todos ocupan sus puestos. En el plano aparece ADOLFO STIAREZ. Su asiento vecino está vacio. Leí ocupará el teniente general GUTIÉRREZ MELLADO en cuanto jure como procurador. El gesto de Adolfo Suárez es serio. Cambia unas palabras con GARCÍA RAMAL. Su mirada recorre todo el salón. Quiza piense:

—¿Quá me depararán estas seíiortas?

Abre un sobre y lee un p´apel. JSu gesto sigue grave. A las cinco en punto, el presidente abre la sesión. Elogios a RODRÍGUEZ DE VALCARCEL, a ARALUCE VILLAR, a GARCÍA LOMAS..: Juran los nuevos procuradores. Me´alegra contemplar a VICENTE CEBRIAN, viejo´amigo. Se, ha registrado un error en la impresión del boletín de las Cortes. Las erratas no entienden de protocolo1. Lo aclara el secretario, ROMOJARO. El presidente concede la palabra a Miguel Primo de Rivera, que hablará en nombre de la ponencia. Miguel está sentado junto a LÓPEZ BRAVO. Cruza con aire seguro. Adolfo Suárez le mira atento. La democracia llega con gente joven. Otro buen augurio.

 

< Volver