Pleno de las Cortes. 
 Comenzaron los debates sobre la reforma política  :   
 Miguel Primo de Rivera El pueblo español sabe que la mejor opción es la evolución. 
 Arriba.    17/11/1976.  Página: 10-13. Páginas: 4. Párrafos: 60. 

PLENO DE LAS CORTES

Comenzaron los debates sobre la reforma política MIGUEL PRIMO DE RIVERA «EL PUEBLO ESPAÑOL SABE QUE LA MEJOR OPCIÓN ES LA EVOLUCIÓN»

«Debe ser el Gobierno quien regule las próximas elecciones»

«Sentiría mucho que la clase política no estuviera a la altura que nuestro pueblo reclama>

MADRID. (De nuestra Redacción.)—Minutos después de las cinco de la tarde se inició ayer el Pleno de las Cortes Españolas, convocado para debatir el proyecto de ley de Reforma Política. En la presidencia se encontraba el titular de la Cámara, don Torcuata Fernández-Miranda, y en el «banco azul», el Gobierno en su totalidad, presidido por don Adolfo Suárez.

En el momento de iniciarse la sesión el hemiciclo estaba prácticamente ocupado por los Procuradores, con escasas ausencias, y las tribunas del público aparecían abarrotadas. Como es sabido, son 134 los invitados que pueden presenciar el Pleno, pero muchas otra» personas acudieron al lugar para intentar entrar al mismo y forma, ban una larga cola hasta la Carrera de San Jerónimo. Entre los invitados se encontraban personalidades de la vida política española.

Palabras de Fernández – Miranda Abrió la sesión el Presidente de las Cortes, señor Fernández-Miranda, quien pronunció unas palabras de recuerdo para los Procuradores fallecidos en las últimas semanas: don Juan María Aratuce y Villar, don Alejandro Rodríguez de Valcárcek asf como para don Miguel Ángel García-Lomas, ex Alcalde ¿Je Madrid, que falleció poco después de dejar de ser Procurador al cesar como Alcalde de la capital. Refiriéndose al señor Araluce. dijo que fue todo un caballero, un juristaConciliador v que su virtud fue el sosiego. ÜfcipftfeJtodHfftuez de Valcárcel puso de rnamfTgsto sus v!rtudes humanas, y resaltó que fue Presidente de las Cortes, del Consejo del Reino y del Consejo de Regencia durante un período decisivo para la Historia de España. Las palabras-del señor Fernández-Miranda fueron acogidas con fuertes aplausos por parte de los Procuradores presentes.

Juramento de los nuevos Procuradores

Tras las palabras del Presidente prestaron juramento los nuevos Procuradores en Cortes que han accedido a la Cámara Legislativa después del último Pleno, que son los señores don Antonio Castro Villacañas, don Vicente •Cebrián Carabias, don Juan Antonio Gallego Morell, don Manuel Gutiérrez Mellado (Vicepresidente primero del Gobierno), don Luis Fabián Marqués Sánchez, don Ramón Martín Mateo, don José Luis Pérez Tahoces y don Ángel Vian Ortuño.

Se dio cuenta asimismo de los ceses producidos en la relación de Procuradores en Cortes desde -el Pleno anterior y se procedió a la lectura del acta de dicho Pleno, .que fue aprobada, y e la lectura de excusas de asistencias de los Procuradores que no han podido acudir al Pleno de ayer.

Acto seguido tomó la palabra de nuevo el Presidente de las Cortes para advertir a los Procuradores que se había producido un error mecanográfico en el -texto del proyecto de ley, tal y como figura en el «Boletín Oficial de las Cortes», error consistente en que en la disposición transitoria primera, donde dice que el Gobierno regulará las primeras elecciones a Cortes «para constituir un Senado de 350 diputados», debe decir: «... para constituir un Congreso de 350 diputados.»

Asimismo, el Presidente de la Cámara dijo que las votaciones se producirían al final del Pleno.

Intervención de Primo de Rivera

A las cinco y veinticinco de la tarde hizo uso de la palabra el ponente don Miguel Primo de Rivera, para presentar el proyecto de ley una vez informado por los ponentes. Tras señalar el MPIll qilfl.L rw?--^, «Iffriififlaha ser portavoz de la Ponencia para dirigirse al Pleno, dijo que el informe emitido por el Consejo Nacional había sido fundamental para el trabajo de la Ponen--cia. Recordó que el encargo que se les había formulado para informar el proyecto era difícil, por la hipersensibiluJad que vive actualmente España y los obstáculos políticos surgidos.

Se refirió más adelante a las dificultades de todo tipo que había sufrido la historia constitucional española, pero los obstáculos hoy, en síntesis, eran le obstinación de algunos´ políticos que no entienden que desde la legalidad se puede hacer una nueva Constitución. Otro, obstáculo era el presentado por los políticos que desde el lado opuesto pedían la ruptura. «En medio de estas dos posiciones —afirmó el ponente— está la dignidad del pueblo español, que sabe que muerto Franco quedan las opciones de reformar, evolucionar o romper con el pasado, pero el pueblo sabe también que la mejor opción es la evolución, porque, muerto Franco,,hay que sustituirle por la voluntad de los españoles, a los que hay que pedirle que exprese esa voluntad.» Dijo asimismo que no se puede sustituir a Franco por ningún intérprete suyo que surgiera a uno u otro lado. Quiso dejar claro que si en atención a las nuevas circunstancias que se produzcan tuviera qué renegar de aquella memoria o de los hombres que tan generosamente le sirvieron, admitirá lo que el pueblo diga, pero insistió en que no contaran con él, pues no dejaría de ser joseantoniano, ni abdicaría de su ´devoción e Franco, ni abjudicaría de su lealtad al Rey Don Juan Carlos.

Añadió que ninguno de los miembros de la Ponencia había participado en la Guerra Civil, pero que se oponían a todos aquellos que dijeron que en estos últimos cuarenta años no habíamos hecho nada, o todo se había hecho mal, que había sido un paréntesis para empezar de nuevo, que los españoles nos hemos tragado todo o que somos unos perfectos Idiotas. No somos idiotas. Se ha obrado bien, muy bien. Sin embargo, somos conscientes de qué hemos de pasar de un régimen personal a un régimen de participación, sin rupturas ni violencias. «Creemos, que en este proyecto de ley —añadió— y en su aprobación o en su negación está la respuesta a los que postulan una u otra actitud.»

Análisis del proyecto

Pasó seguidamente el señor Primo de Rivera a analizar algunos aspectos del proyecto de ley de Reforma Política y el trabajo realizado por la Ponencia.

Respecto al primer artículo, indicó que a la vista de una serie de enmiendas, la Ponencia ha estimado conveniente introducir un nuevo párrafo en el que, sin dejar de reconocer que la voluntad del pueblo es soberana, se dice que los representantes de esa soberanía deben tener unos condicionamientos que les obliguen en cuanto a derechos fundamentales, lo mismo que a los órganos del Estado, lo que significa una garantía para los representados, así como la seguridad de que nunca podrán ser vulnerados los derechos básicos.

En relación con el artículo segundo, relativo al bicameralismo, dijo que la Ponencia entiende que es al médula del proyecto, y cree firmemente que lo que se pretende es que partiendo de la legalidad vigente conseguir una nueva forma de participación y representación política.

En torno al tercer artículo, que trata de los organismos a quienes corresponde la Iniciativa de la reforma constitucional, Indicó que e Juicio de la Ponencia la propuesta del Gobierno era correcta, por cuanto son Gobierno y el Congreso de Diputados quienes ostentan tal iniciativa, para que así el Senado cumpla la función estabilizadora que en el proyecto se le atribuye. Aña* dió que la Ponencia habia introducído una modificación al hacer que el referéndum e que ha de ser sometida una ley de Reforma Constitucional sea preceptivo en lugar de optativo.

Respecto el artículo cuarto, destacó una variación Introducida que trata de que el aprobarse en el Congreso por mayoría una ley ordinaria, en el c"aso de no llegar a un acuerdo ambas Cámaras, esta ley volvía al propio Congreso para ser aprobada por la misma cuantificación, de ahí que la Ponencia naya estimado conveniente darle una nueva redacción más clara y que no produce confusiones.

Por lo que se refiere al artículo quinto, trata de que el Rey es el representante de la soberanía popular y puede realizar lo que se conoce con el nombre de plebiscito. En el caso de que la materia consultada sea de competencia de las Cortes y no sea aprobada por éstas, es. aceptado y conveniente que las mismas se disuelvan automáticamente.

Las próximas elecciones

Por último, en cuanto a las disposiciones transitorias, añadió que debe ser el Gobierno quien regule las próximas elecciones y aseguró que los criterios electorales son uno de los temas más polémicos. Señaló que sentiría mucho a este respecto que la clase política española no estuviera a la altura qué nuestro pueblo reclama y exige, al no ponerse de acuerdo y convertirse en compartimientos estancos en donde sólo viviera esa clase política, sus situaciones personales o de grupo, por encima de lo

* K PAG. SIGUIENTE

10 Arriba

11

PLEMO DE LAS CORTES

ESCUDERO RUEDA, BLAS PINAR Y FERNANDEZ DE LA VEGA DEFENDIERON SUS ENMIENDAS A LA TOTALIDAD

PAG. ANTERIOR

más importante que es el bien da España.En cuanto al sistema proporcional para las elecciones al Congreso, dijo que la Ponencia lo aceptaba porque cree que es ei más idóneo para conocer la realidad politiza de España, aunque con limitaciones para Impedir la atomización de los grupos políticos que un sistema proporcional puro crearía. Terminó diciendo el señor Primo de Rivera que este proyecto significa un cambio decisivo, en la vida política española.

Al finalizar su discurso, que duró veinticinco minutos, el señor Primo de Rivera fuá muy aplaudido por loa Procuradores asistentes a! Pleno.

Escudero Rueda

Tras la intervención del señor Primo de Rivera, subió a a la tribuna el segundo de loa enmendantes a la totalidad, Manuel María Escudero Rueda, Procurador familiar por Guipúzcoa.

El señor Escudero Rueda habló durante cinco minutos escasos y empezó diciendo que, «aunque el informe de la Ponencia y algunas expresiones utilizadas por el ponente que acababa de hablar le podían arrastrar a una Íntervención más amplia, no quería entorpecer un camino».´

Dijo que sus criterios en contra de la Ley ya los había expuesto en el escrito presentado, que no rectificaba, pero, añadió, que el pueblo español piensa en el tiempo y en la urgencia y que interesa que este pueblo hable cuanto antes. Que cuanto antes haya elecciones en la paz y en la libertad.

No obstante, indicó que si la Ponencia, en el curso del debate, rebajara algunas cotas del informe, que consideraba irrenuncia-bles, sometería a la presidencia su pretensión de volver a hablar.

Blas Pinar

Habló después el Procurador Blars Pinar López, que ocupó la tribuna de oradores provisto da un magnetófono, en el que recogió su propia intervención.

Comenzó recordando que había presentado tres argumentos ´para defender su enmienda a la totalidad:

uno, político; otro, moral, y otro, jurídico.

Dijo que el proyecto da Reforma está en contradicción con la Ley de Principios del Movimiento Nacional. Citó en su apoyo a José Antonio, Batmes y Franco, del que dijo que-prevefa ya las consecuencias alarmantes y terribles del abandono da los

Principios un año después de su muerte.

Añadió que no estaba en cori-tra de la reforma, que la admitía y la deseaba, pero no la que proponía el Gobierno, que no es reforma, sino ruptura.

Manifestó después que la ley de Principios no es del mismo rango que las demás Leyes Fun-damentates; que no está incluida errtre las que la ley de Sucesión dice que son modificables y agregó que Franco, «previendo la argumentación de la Ponencia» —esta afirmación produjo risas entre algunos Procuradores y parte del público—, había establecido para la Ley de Principios un tratamiento distinto al de las Leyes Fundamentales.

Añadió que los Principios no emanan de las Leyes Fundamentales, sino al revés, y que la Cruzada, los Principios, son lo único que legitima el Estado, actual, la Monarquía y la propia constitución.

Más adelante afirmó que la reforma afecta a los Principios, a lo permanente, al ser mismo de España, «que se rescató a un precio muy alto como para que nos lo juguemos ahora a cara o cruz, con un procedimiento de urgencia».

Señaló después que sólo pueden modificar, los Principios los que no los juraron, pero no los que hemos puesto a Dios por testigo, de nuestra fidelidad a ellos.

Dijo también que la reforma vulnera y contradice los principios, por lo que incurre en contrafuero, y que la reforma no se hace desde la legalidad, sino en abierta contradicción con ella, ya que se pretende sustituir el Estado nacional por el liberal y la liquidación de ,la obra de Franco.

Fernández de la Vega

Tras la intervención del señor Blas Pinar, defendió su enmienda a la totalidad José María Fernández de la Vega y Sedaño. Entre otras cosas, protestó por la estrechez del procedimiento de urgencia y se extrañó de que las instituciones políticas que han hecho posible que España rompiera con trescientos años de.de

PAG. SIGUIENTE

PLENO DE LAS CORTES

ESCUDERO RUEDA: INTERESA QUE EL PUEBLO HABLE CUANTO ANTES»

BLAS PIÑAR:

>No estoy en contra de la reforma, pero la que propone el Gobierno no es reforma, sino ruptura»

FERNANDEZ DE LA VEGA:

>EI proyecto significa la ruptura frontal y absoluta»

PAG. ANTERIOR

cadencia, se tengan que someter e unas Cortes que ni siquiera saben sobre qué van a tener que votar, ya que todo es puro arbitrismo del Gobierno, que puede decidir cómo y qué-se va a votar.

Añadió >a continuación que el Gobierno no intenta una reforma institucional, sino que, pura y simplemente, pretende acabar con el Régimen. Añadió que había tres posibilidades: la evolución perfeccionista, la reforme manteniendo ios Principios Fundamentales y la ruptura como expresión de la repulsa al contenido ¡deológlco-polftico del Régimen del 18 de Julio. Afirmó que eJ proyecto dé ley significa la ruptura frontal y absoluta y entraña el decidida propósito de liquidar al Régimen.

Tras acusar y pedir que comparezcan ante la justicia loa responsables de los escándalos económicos de los últimos años, dijo que, desde que se inició 1976, jas Leyes Fundamentales tío han servido nada más que para ser conculcadas, llegando el límite en ia ley de Partidos, ley ordinaria que contradice la Ley Orgánica del Estado y la propia Ley de Principios.

Tras Otras consideraciones, dijo que descalificaba el proyecto por trasnochado, por antisocial y reaccionario, por disolvente, por antihistórico y antinacional, y recordó que el 18 de Julio Esparta se puso en pie contra todo lo que este proyecto de iey representa.

Lo intervención de! señor Fernández de la Vega concluyó a las siete menos cinco de la tarde.

En ese momento, el Prest, dente de la Cámaro, señor Fernández-Miranda, tomó la palo bra para manifestar que el enmendante que acababa de hablar había solicitado la votación a su enmienda cuando hubiera terminado la defensa de la misma, en virtud de lo que dispone e! artículo 88 del reglamento de´las Cortes. El titular de la Cámara di¡o que era precisamente el propio artículo el que empedía poner d votación tal enmienda, puesto que dicho reglamento habla de que la votación se realizará una vez elaborado el dictamen y no tros la defensa de las enmien. das.

Fernando Suárez contesta por la Ponencia

A continuación, y concluida ya la fase de defensa de las tres enmiendas a la totalidad del proyecto de ley, tomó la palabra la Ponencia, por segunda´ vez en el Pleno, en esta ocasión por medio del Procurador Fernoncto Suárez González.

El señor Suórez elogió primeramente la intervención de Blas Pinar, a la que calificó como firme- y brillante. Hablando del señor Fernández de la Vega, dl|o que se había producido de una manera firme y malhumorado.

El ponente comenzó refiriéndose a la afirmación de que el proyecto de ley para lo Reforma Política no concuerda con algunos preceptos de nuestro actual ordenamiento constitucional y pretende modificarlos para el futuro. Señaló el señor Suórez que´si tal ordenamiento se puede modificar, no es lícito hablar de violación de las leyes, salvo que se respetara el procedimiento previsto en ellas para su propia modifico, clon. Pero el procedimiento dijo que estaba siendo exquisitamente observado, dentro de una Constitución a la que cabe incluir entre las calificadas como rígidas, por -cuanto exige acuerdo de las Corles «/ Referéndum de lo nación.

Contestando o la distinción formulada por el señor Pinar entre la Ley de Principios del Movimiento Nacional y e! resto >ía Jas Leyes Constitucionales. atribuyendo a lo primero un rango superior, el señor Suárez González dijo que los enmendantes consideraban que los Principios del Movimiento Nacional son un límite insalvable en el sentido de que no se pueden modificar, según los enmendantes, ni los Principios ni los Preceptos que en ellos se respaldan. A este respecta indicó que en variados ambientes jurídicos había causado cierta ex. trañeza ta clausulo contenida «n la Ley de Principios del Movimiento NaeionaJ que califica o tales Principias como irreformables.

Posibilidad de reforma

En este orden de cosas, citó frases de diversos autores, como las que dicen que la Tierra pertenece siempre a la generación viviente, que una constitución sin. posibilidad de reforma es una constitución sin capacidad de supervivencia y que no se puede impedir a un sucesor que modifique las leyes dictadas por su antecesor.

De lo contrario, afirmó el señor Suárez, si la Constitución española no pudiera modificarse, tíos encontraríamos ante una Constitución de las llamadas pétreas. En este sentido citó las palabras del señor Pifiar en su intervención cuando relacionó este calificativo con l-a frase evangélica de que la Iglesia se asienta sobre Pedro, pero añacíió el señor Suárez, estamos hablando efe tejas abajo y lo hormaJ es que el cambio penetre por el proceso de revisión previsto.

Movimiento-comumón

El señor Suárez González dedicó luego su intervención e demotrar que la Ley de Principios del Movimiento Nacional tiene el mismo rango que las demás^Leyes Fundamentales y que, en

consecuencia, puede ser modificada. No está consignado en precepto alguno de nuestro ordenamiento, dijo, un rango superior para la ley de Principios del Movimiento Nacional, a la que en todo caso se la considera como síntesis de las demás. Y dijo que no se puede, convertir en contrafuero la modificación de los Fueros.

Afirmó también que no hay metafísico en el mundo que sostenga que una ley humana sea inalterable por su propia naturaleza, y añadió que es inútil pronunciarse sobre temas de naturaleza ontológicas, porque lo que de verdad es inalterable no precisa nuestra declaración y si la Ley de Principios del Movimiento Nacional es inalterable, por su naturaleza, ninguna ley será capaz de modificarla.

Agregó luego que, además, en contestación a la cita del señor Pifiar de que ei Movimiento significa la comunión de los españoles en los ideales que dieron vida a la Cruzada, que también el Movimiento está abierto a todos ´los españoles. Cuando el Rey afirmó que tiene que ser defensor de todos los españoles,

mal puede estar condicionado por un determinado tipo de representación como puede ser, en este caso, la Orgánica.

Citó el señor Suárez a Adolfo Muñoz Alonso cuando decía que los Principios del Movimiento Nacional no se dejan al arbitrio de le Monarquía o del Gobierno, sino a la voluntad del pueblo y de las Cortes, y a Fernando Hrrero-Tejedor, cuando decía que el valer de los Principios éel Movimiento Nacional reside no

en que estén reconocidos por una ¡ey de rango especial, sirio en que provienen de la voluntad de los pueblas en circunstancias excepcionales.

La Patria, empresa colectiva

«Franco —dijo— sabía que lo único inalterable es la Voluntad. con mayúscula, y no podía de. jarnos algo que permaneciese rígido hasta la consumación de los siglos. Como hemos sido fie. les ai Caudillo —añadió—, tenemos que serlo al Rey, y para ser leales a Franco no hay que impedir que el pueblo diga su palabra. El pueblo —añadió.— en el que Franco tanto confió.

Dijo luego el ponente que, en cualquier coso, la defensa de la integridad de los Principios del Movimiento Nacional no corres, ponde o los señoras Pinar López y Fernández cíe lo Vega, sino al Consejo Nacional, y el Consejo, en este caso, se ha abstenido, porque, siendo-al Movimiento la integración de todos los espártales, y el Consejo su représenla, ción colegiada, es precisamente a los españolas a quienes corresponde la decisión respecto a euotquler modificación.

(Instaurada lo Monarquía—di. ¡o—, se abre una nueva etapa en la historia de España.»

Tránsito pacífico insistió luaaa sobtfr-fV jQlüBaft» ce y tos obfeovos dé ía reforma político, y afirmó «que no será posible que un español llame misérrima oposición a quien no piensa como él». Esta alusión del ponente a una frase pronunciada por el enmendante señor Fernández de la Vega provocó los aplausos por parte de los Procuradores y también de ios invitados presentes en la tribuna del hemiciclo, ante lo cual el Presidente de las Cortes, señor Femóndez-Mironda, recordó la obligación al público de abstenerse de • cualquier manifestación.

El señor Suárez continuó su intervención diciendo que si al. guien vota en contra de la ley está votando no contra !a democracia inorgánica, sino qus vota en contra de que el pueblo hable,

Estas palabras ael señor Suárez provocaron repetidos «noes" ruidosos de buena parte de los ´Procuradores.

El señor Suárez siguió diciendo que si el pueblo desea el tránsito pacífico hacia una situación nueva, y esto se logro, será la primera vez que uno constitución se reforma por los procedimientos previstos en la misma y «sin romper un plato». «Este —dijo— será uno de los mejores méritos de la etapa histórica que estamos culminando.»

El ponente terminó su intervención entre algunos murmullos que acompañaron a sus últimas palabras, cuando afirmó que si alguien vota en contra de la ley no atribuya su voto a un particular entendimiento de lealtad a Franco, lo cuaf equivaldría o un monopoiio de la Ugurc histórica de un hombre que res petidamente proclamo su con-

PAG. SIGUIENTE

12 Arriba

PLENO BE LAS CORTES

FERNANDO SUAREZ: SI ALGUIEN VOTA EN CONTRA DE LA LEY, VOTA EN CONTRA DE QUE EL PUEBLO HABLE

m Una constitución sin posibilidad de reforma es una constitución sin capacidad de supervivencia

No se puede convertir en contrafuero la rtiodificación de los fueros

PAG. ANTERIOR

fianza en el pueblo, a cuyo con. senso acudió en numerosas oca. sienes.

.Finalizada la intervención del señor Suárez González, el Pre^ sidente concedió unos minutos de descanso, antes de dar nuevamente la palabra a los enmendantes señores Finar López y Fernández de la Vega, que la habían solicitado en uso del derecho de réplica.

Turno de réplica

Tras un descanso, la sesión se reanudó a las ocho de la tarde para dar paso al turno de réplica.

Habló en primer lugar Blas Pi. ñar López, que insistió en sus argumentos respecto a la invul. nerabilidad de los Principios del Movimiento. En este sentido citó en su defensa las fechas de promulgación de la ley de Sucesión, la de Principios del Moví miento y la Orgánica del Esta, do. Señaló que la. propia ley de Principios del Movimiento señala que éstos son por naturalezí permanentes e inalterables.

Tras indicar que no ponía en duda la lealtdá1 de cada uno, pero aue habió varias formas da entender la lealtad, afirmó que no había venido a las Cortes a escamotear al pueblo su decisión, sino a decir, en concien, cía, si el proyecto se ajusta o no a la legalidad.

Por último, pidió que se pregunte al puebío si quiere democrac^ orgánica o inorgánica, el régimen de Franco o un régimen liberal. Añadió que si el pueblo escoge esta última posibilidad, que seon unas Cortes constituyentes, emanadas de) pueblo. las que elaboren la "Constitución.

Intervino después el señor Fernández de la Vega y Sedaño, quien básicamente, repitió sus argumentos anteriores y dijo que este proyecto aporta poco a -un proceso institucional del sistema democrático inorgánico.

Hizo suyos los argumentos del señor Pinar López, y agregó que al pueblo no^se le ofrece más que una posibilidad de las muchas existentes. Pidió que primero se consulte a! pueblo y luego se haga un proyecto, de acuerdo con lo que f\ pueblo decida.

Finalmente, dijo que este Gobierno, padre y tutor del proyecto, no puede ser el que esté en el poder cuanto se hace la con. sulta «lectora!, frase que despertó murmullos entre los asís. lentes.

Segunda intervención de Fernando Suárez

Concluida la fase ds réplica, a las 8,35 de la tarde, al Presidente de las Cortes concedió la palabra nuevoménte,a la Ponencia.-qiíe: habló por sagrado vez a través del Procurador Fernando Suárez.

Este, en una intervención breve, ríiio que lo que se trata con el proyecto no es defender lo nuavc. democracia, sino preguntar a! pueblo si desea unas Cortes elegidas por sufragio universal Dijo también que el Gobierno no puede utilizar el sistema de plebiscito porque no está previsto en 1.a Constitución, de

forma que´no puado consultar al pueblo si desea democracia or. gánica o inorgánica, sino .que debe limitarse a presentar a1 referéndum popular e! proyecto cíe ley.

Insistiendp en el carácter no inalterable de lí»s Principios del Movimiento Nacional, el ponents recordó que en la ley de .-Sucesión del año 1947 se dice que el sucesor de ia Jefatura del Estado jurará los Principios del. Movimiento Nacional, Principios que entonces eran los puntos de FE y dé fas JONS, Principios >Hie en ei año 1868 sf rno^liftcoron porque si no, ¿fijó, e´SSrfa1 mos jurando por la finalidad de la voluntad de miperio, te revolución nacional sindicalista, etcétera...

Terminó su exposición señalando que el proyecto de ley

afecta sólo a la forma de representación política, y que la representación de carácter orgánico se puede defender sin atsn.

tar a la eterna metafísica de Es-> paña.

A las 8,43 minutos, uro vez concluida la intervención del señor Suárez, el Presidente de las Cortes levantó la oesíón.

Programa para hoy

El Pleno continuará hoy a purlir de la diez, con la defensa de los observaciones generales y enmiendas al articulado por par. te de sus autores.

La segunda .fase en !a deliberación del Pleno se abrirá con lo ¡ntervencjón del Procurador señor Ésp««*é ae-A/teoga. Cb. be destacar que las intervenciones de este srgundo tumo´ han quedado reducidas de 16 a 15, por cuento el Procu´-a´lrir Manuel Conde Bandrés tro excusado su asistencia al Pienp no? tener que estor crésento e´n una reunión de lo Organización Internacional de! Traba´o, renunciando al derecho o defender ;-u enmienda.

Miércoles 17 noviembre 1976

 

< Volver