Autor: Navarro Gutiérrez, Bartolomé. 
 Debate. Día 16, 5 de la tarde. 
 Ante una fecha histórica     
 
 Arriba.    16/11/1976.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

HA ®$m i£uu

ANTE UNA FECHA HISTÓRICA

por Bartolomé NAVARRO

Jl LO LARGO de la Historia nuestro país ha W tenido las máximas oportunidades para r^ superar la barrera de lo indeseable y ncammarnos hacia el futuro. Ahora, otra vez, os enfrentamos ante una situación de ambio.

Estamos en un momento histórico en él ue deben de negociar, tanto e| Gobierno imo las fuerzas «integristas» comlos de-lócratas, para no desaprovechar la actual cojntura de posible cambio de unas es truc tuis políticas anquilosadas en un tiempo htsirico no actuales.

A LA OPOSICIÓN se le presenta Ja gran lorlunidad, en cuarenta años, de salir del spejismo de la clandestinidad. Saben algunos s los grupos «democráticos» que no cuentan Jn" un aparato organizado sólido para actuar ite sus posibles electores. Ante la impotencia de saber que cuentan con pocos elemen»s y que sus líderes o sus mandos interineios no están aún lo suficientemente rodados amo para ofrecer una imagen ciara de lo que í presen tan, intentan por todos los medios la aza de fas máximas libertades en este peodo predemocrático para competir en Fas ismas condiciones que fos grupos del «anguo Régimen».

EN CAMBIO, EL GOBIERNO, heredero de ia /egalídad y de una etapa crucial de la

Historia marcada por el carisma y por el poder absoluto del General Franco, intenta por todos los medios pactar el futuro constitucional sin despertar desconfianzas tanto con los elementos ¡ntegristas del «antiguo Régimen» como con los demócratas. Difícil papeleta. Todo esto hace necesaria una mayor responsabilidad de la clase política como de los partidos. A los de derecha «franquistas», para que olviden sus intransigencias, y se sometan a la voluntad suprema de la soberanía popular, olvidando intereses particulares en estos momentos en los que deben de imperar los de la comunidad nacional. A los demócrata s(tando de derechas como de izquierdas), que no inflamen sus programas de maximalismos o de utopías no realizables en las actuales circunstancias. No estamos en una coyuntura socio-política revolucionaría, sino en una etapa de evolución moderada. Se intenta una ruptura, a largo plazo, desde el Poder. ¿Es posible? Sólo io será sin tanto los partidos franquistas (y ios intereses económicos a los que representan) como los demócratas logran ese pacto necesario de futuro para que en España se implante un sistema democrático. Esperemos que el primer paso se dé hoy en las Cortes. El país está pendiente.

 

< Volver