EE. UU.-España: el proteccionismo sería injustificable     
 
 Ya.    20/04/1973.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

EE. UU. - España: El proteccionismo sería injustificable

De ´Informaciones":

"Por enésima vez un ministro español ha planteado en Estados Unidos la Injusticia comercial de este país con España. Ante la Cámara de Comercio Hispano-estadounidense de Nueva York, el ministro de Industria ha afirmado que "en modo alguno seria equitativo que España sufriera, como consecuencia de actitudes proteccionistas, restricciones en sus ventas a Estados Unidos. No lo sería dado el saldo comercial de nuestros intercambios con este país, cada vez mas desfavorable. Si compra España productos norteamericanos por un valor que duplica el de sus ventas, no le será posible entender la Imposición de restricciones. Tampoco lo podríamos comprender después de haber revaluado la peseta por segunda vez frente al dólar.

No podemos, evidentemente, comprender que Estados Unidos, ante la competencia del Mercado Común o del Japón, aplique un proteccionismo indiscriminado que alcance al resto de los países bajo la implícita acusación general de "competencia comercial desleal". A este respecto, el señor López de Letona ha vuelto a dar en Nueva York una clarísima estadística de lo que suponen nuestras relaciones comerciales con Estados Unidos, nuestro primer cliente y nuestro primer abastecedor. En este intercambio comercial, España padece un déficit crónico que aumenta exponencialmente. Así, en 1953 teníamos un déficit con Estados Unidos de tres millones de dólares, y en el pasado año esa cifra subió hasta los 455 millones de dólares. A buen seguro, como ha dicho el ministro de Industria, no habrá muchos países con los que los Estados Unidos obtengan tan favorable saldo comercial.

Resulta obvio hasta para los propios norteamericanos—recuérdense las múltiples declaraciones sobre esto tema del anterior embajador estadounidense en España, señor Hill— que España ha contribuido en su medida, y durante largos años, a sostener el dólar. En la vertiente comercial, con nuestras cualificadas importaciones (principalmente productos industriales y bienes de equipo), y monetariamente, guardando por dos veces consecutivas, y en breve lapso de tiempo, la paridad de la peseta con respecto al oro tras las consiguientes devaluaciones del dólar.

No tiene sentido, por tanto, que Washington aplique a España cualquier restricción a nuestras ventas, máxime cuando al estar éstas muy concentradas en pocos productos, nos serían doblemente lesivas. El discutible proteccionismo americano ante la C. E. E. y Japón no puede dejar de contemplar casos particulares que nada tienen que ver con la exportación de estos dos "grandes". Y si contemplamos el caso particular del comercio hispano-estadounidense, abocamos a lo que no hace mucho planteaba el ministro de Comercio ante la Cámara de Comercio bilateral en Madrid: que si los Estados Unidos no compran más en España nos veríamos obligados a diversificar nuestras importaciones y comprar menos en Estados Unidos. Aquí, si cabe alguna alarma económica, corresponde por entero a España ante ese medio millar de millones de dólares—cifra creciente—de déficit comercial con Estados Unidos."

 

< Volver