Informe. 
 El proceso de la reforma política     
 
 Informaciones.    13/11/1976.  Página: 6-7. Páginas: 2. Párrafos: 43. 

EL PROCESO DE LA REFORMA POLÍTICA

MADRID, 13 INFORMACIONES.

EL proyecto de la Reforma Política fue hecho público a través de RTVE. el día 11 del pasado mes de septiembre en un mensaje dirigido al país por el presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez. Al día siguiente, el ministro de Información y Turismo ampliaría el texto del proyecto a los medios Informativos.

El proyecto de ley de Reforma Política, acompañado por las sugerencias del Consejo Nacional, como pieza aneja al documento base, fue remitido a las Cortes por el Gobierno el pasado 19 de octubre.

A propuesta del presidente de la Comisión de Leyes Fundamentales, señor López Bravo, el presidente de las Cortes, señor Fernández-Miranda, designó la ponencia encargada de informar el proyecto de ley de Reforma Política.

La ponencia está integrada por los procuradores doña Belén Landáburu, don Lorenzo piarte, don Miguel Primo de Rivera, don (Fernando Suarez y don Noel Zapico.

Ahora, cuando el proyecto de ley de Reforma Política, cubre el penúltimo proceso hasta su discusión finad en el Pleno de las Cortes convocado par* el próximo día 16, nos ha- parecido oportuno recopilar el proceso de este pro» yecto de ley, desde su nacináent» ea el Gobierno hasta te fecha de ayer, «a que el «Boletín de las Cortes» ha publicado el informe de la ponencia y la* diecinueve enmiendas de los procuradores, de cuya documento se recoge un resumen. Se completa este trabajo con un amplio extracto del informe u» vinculante del Consejo Nacional. De esta manera creemos que servimos a los lectores una "guía" completa de las vicisitudes de este proyecto de Reforma Política, decisivo para el próximo futuro de España.

EL TEXTO DEL GOBIERNO PREÁMBULO

La democracia, resultado del esfuerzo y trabajo de todo el pueblo español, no puede ser improvisa/da. Toda nuestra historia contemporánea demuestra que las creaciones abstractas, las ilusiones, por nótales que sean; las actitudes tna-ximalistas, las imposiciones, los partidismos elevados a dog^ mas, no sólo no conducen a la democracia, sino que la des.truyen. Por .ello, ésta sólo se puede alcanzar como forma estable de convivencia civilizada, en paz y conforme a las leyes, partiendo de la realidad social existente y de la historia asumida.

La democracia exige como primer supuesto el imperio y supremacía de la Ley, única garantía para alcanzarla, y la Ley como expresión de la voluntad mayoritaria del pueblo requiere que la representación en Cortes esté basada en el sufragio universa] a través de un sistema electoral tmpar--

cial y eficaz.

Por otra parte, iat> ieyes, independientemente de su origen histórico, adquieren significado democrático en el Instante que pueden ser reformadas, de modo cierto y operativo, por la voluntad mayoritaria del pueblo.

Para ello, una ley d« Reforma Política debe hacer posible que la mayoría popular se constituya en la instancia decisoria de la misma reforma, porque sólo así, cuando el pueblo haya otorgado libremente su mandato a sus representantes, podrán acometerse democráticamente y con posibilidades de estabilidad y futuro la solución de los importantes temas nacionales, como son la institucíonalización de las peculiaridades regionales como expresión de la diversidad de pueblos que constituyen la unidad del Reino y del Estado; el sistema de relaciones entre el Gobierno y las Cámaras legislativas; la mas profunda y definitiva reforma sindical, o la creación y funcionamiento de un órgano jurisdiccional sobre temas constitucionales o electorales. - -^ sá&wftSatigfflñc^Jd^óri esencial de la democracia que las drverslr comenTeir^fflrlluas"acepten- «wwe «xioraa qué sa auténtica fuerza no es otra que la que se derive del número de ciudadanos que las apoyan a través de los votos. Por ello es obvio, dentro de una concepción democrática, que en las actuales circunstancias no se pueden reconocer o suponer como propias del pueblo aquellas actitudes que no hayan «ido verificadas y contrastadas en las urnas.

A estos grandes principios responde esta ley para la reforma política. Los órganos de representación, el sistema electoral y el procedimiento de reforma de las leyes son los tres aspectos que pretende abordar con la mayor sencillez y claridad posibles para que quede acreditada la voluntad de establecer una democracia que, con respecto a la ley. otorgue al pueblo la decisión última.

Por todo lo expuesto, las modificaciones que se contienen en esta ley se ciñen estrictamente a los mínimos pero necesarios aspectos exigidos por un auténtico proceso democrático, al respeto a la legalidad y la sumisión a. la voluntad final de los españoles, que ha de constituir su último y permanente fundamento.

Artículo i. i. La democracia, en ia organización política del Estado español, se basa en la supremacía de la Ley, expresión de ia voluntad soberana del pueblo (1).

2. La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes. El Rey sanciona y promulga las leyes (2).

Art. 2.´ 1. t,as Cortes se componen del Congreso de Diputados y del Senado.

2. Los diputados del Congreso serán elegidos por sufragio universal, directo y secreto, de los españoles mayores de edad.

3. LOS senadores serán elegidos en representación de tas entidades territoriales. El Rey podrá designar para cada legislatura senadores en número no superior a la quinta parte del de los elegidos.

4.

, 4. La duración del mandato de diputados y senadores será de cuatro años

5. El Congreso y el Senado establecerán su propio reglamento y elegirán sus respectivos presidentes.

6. El presidente de las Cortes y del Consejo del Reino será nombrado por el Rey

Art. 3/ 1. i^a iniciativa de reforma constitucional corresponderá :

a) Al Gobierno.

b) Al Congreso de Diputados.

2. Cualquier reforma constitucional requerirá la aprobación por la mayoría absoluta de los miembros del Congreso y del Senado. El Senado deliberará sobre el texto previamente aprobado por el Congreso, y si éste no fuera aceptado en sus términos, las discrepancias se someterán a una comisión mixta, bajo la presidencia de quien ostentara la de las cortes y de la que formarán parte los presidentes del Congreso y del Senado, cuatro diputados y cuatro senadores, elegidos por las respectivas Cámaras. Si esta" comisión no llegara a un acuerdo o los términos del mismo no merecieran la aprobación de una y otra Cámara, la decisión se adoptara por mayoría absoluta de los componentes de las Cortes en reunión conjunta de ambas Cámaras.

3. El Rey, antes de sancionar una ley de Reforma Con»titucional, podrá someter el proyecto a referéndum de la nación (3).

4.

Art 4.° En la tramitación de los proyectos de ley ordinaria ae procederá conforme a lo previsto en el apartado 2 del articulo 3.° de esta ley, si bien, en caso de que la Comisión mixta no llegara a un acuerdo o los términos del mismo no merecieran la aprobación de ambas Cámaras, por mayoría simple de votos, el Gobierno podrá pedir al Congreso de Diputados- que resuelva definitivamente por mayoría absoluta de sus miembros.

Art. 5.° El Rey podrá someter directamente ai pueblo una opción política de interés nacional, sea o no de carácter constitucional, para que decida mediante referéndum, cuyos resultados se impondrán a todos los órganos del Estado.

Si el objeto de Ha consulta se refiriera a materia de competencia de las Cortes y éstas no tomaren la decisión correspondiente de acuerdo con e^ resultado del referéndum, quedarán disueltas, procediéndose a la convocatoria de nuevas elecciones.

DISPOSICIÓN TRANSITORIA PRIMERA

El Gobierno regulará las primeras elecciones a Cortes para constituir un Congreso de 350 diputados y elegir 204 senadores, a razón de cuatro por provincia, dos por Ceuta ~y dos por Melilla. Los senadores serán elegidos por sufragio universal directo y secreto de los españoles mayores de edad que residan en el respectivo territorio.

Las elecciones al Congreso se inspirarán en criterios de representación proporcional (4). Las elecciones al Senado se inspiran en criterios de escrutinio mayoritario.

DISPOSICIÓN TRANSITORIA SEGUNDA

0n» vez constituidas las nuevas Cortes:

1. una Comisión compuesta por los presidentes de las Cortes, del Congreso de Diputados y del Senado, por cuatro diputados elegidos por el Congreso y por cuatro senadores elegidos por el Senado, asumirá las funciones que el artículo 13 de la ley de Cortes encomienda a la Comisión que en él se menciona.

2. Cada Cámara constituirá una Comisión que asuma las demás funciones encomendadas a la Comisión prevista en el articulo 12 de la ley de Cortes.

3. Las Cortes elegirán de entre sus miembros los consejeros del Reino que deban cubrir las vacantes producidas por el cese de quienes lo son en virtud de su condición de procuradores.

4.

DISPOSICIÓN TRANSITORIA TERCERA

Desde la constitución de las nuevas Cortes y hasta que cada Cámara establezca su propio reglamento se regirán por el de las actuales Cortes en lo que ne» esté en contradicción con la presente ley, sin perjuicio de la facultad de acordar, de un modo inmediato, las modificaciones .parciales que resulten necesarias o se estimen convenientes.

DISPOSICIÓN FINAL

La presente ley tendrá rango de Ley Fundamental.

Las correcciones últimas que ha introducido la ponencia son las siguientes:

(1) Se añade el siguiente párrafo: «Los derechos fundamentales son inviolables y vinculan a todos los órganos del Estado.»

(2) En vez de la •potestad de hacer las leyes, se dice ahora: «La potestad de elaborar y aprobar las leyes.»

(3) La palabra «podrá» se sustituye por «deberá»; o sea, que «el Rey "deberá" someter...».

(4) Después de la palabra «.proporcional», la ponencia ha añadido el siguiente párrafo: «Aplicándose dispositivos correctores vara evitar la excesiva fragmentación de la Cámara.»

IEste proyecto de ley fue aprobado por el Consejo de ministros del día 10 de septiembre y se acordó remitirlo al Consejo Nacional y a las Cortes, en cumplimiento del trámite constitucional.

La presentación del proyecto de ley de Reforma Política fue hecha por el ministro de Información y Turismo, don Andrés Reguera Guajardo, en las primeras horas de la tarde del día 11. La noche anterior, el presidente del Gobierno, don Adolfo Suarez, había pronunciado un importante discurso en el que informaba al pueblo español de los pasos políticos que se propone dar el Gobierno.

El «Boletín Oficial de las Cortes Españolas» de fecha 21 de octubre de 1976 incluía el proyecto de ley de Reforma política, pero no asi el preámbulo que redactara e hiciera público el Gobierno tras el Consejo de ministros de septiembre.

EL INFORME DEL CONSEJO NACIONAL

El «Boletín Oficial de las Cortes» del 21 de octubre publicaba, funta con el proyecto de ley de Reforma Política enviado por el Gobierno A la Cámara, el informe á*l Consejo Nacional sobre dicho proyecto de ley. Este informe, que había sido discutido en el Consejo durante varias jornadas, contaba con la arpro bodón de los consejeros por ochenta votos a favor, sel» abstenciones y trece votos en contra. Publicamos a continuación un amplio extracto del informe del Consejo Ka-cional

1. La legalidad vigente y su legitimidad, fuente y base de la reforma.

2.

• El presente proyecto >te ley ha de considerarse Inserto dentro de un proceso efe desarrollo político que Iniciado el 18 de julio, va institucionalizando el pqder político, creando un Estado «fe Derecho que el pueblo refrendó en varios momentos, con la aprobación sucesiva de lo que han de pasar a ser sus Leyes Fundamentales, textos-vigentes de su Constitución política.

3. Finalidad v alcance (Je te reforma.

4.

• , La sucesión de Franco en la Jefatura del Estado, concretada en la proclamación del Rey, abre un período de transición que aconseja la adaptación del orden jurídico existente a la. nueva situación. Esta problemática ha de contemplarse haciendo propio un patrimonio histórico que el futuro ha de Incrementar, que no se puede olvidar, pero que su propia conservación´ exige una ponderación del tiempo presente y una firme voluntad de futuro.

• La tradición y ia innovación que el futuro demanda son indispensables para la continuidad política y para afrontar el proceso de reforma.

3. Tratamiento de la democracia.

• La democracia ea un sistema que proporciona las reglas y los criterios para que el pueblo pueda expresar su voluntad. Ahora bien, la adopción y conservación de este método, que en sí no es un fin, no debe hacer olvidar que hay ideales e intereses supremos en la vida de una nación que, por su trascendencia, la democracia debe garantizar, salvaguardando valores cuya vigencia debe quedar protegida.

• En el articulo 1.» del proyecto se sitúa la democracia en la organización política del Estado, con base en la

(Pasa « ui ,i •´:! siguiente.)

13 de noviembre de 1976

INFORMACIONES

(Viene de la pág anterior.)

supremacía de la ley, expresión de la voluntad soberana del pueblo. El preámbulo, por su parte, alude a la ley como expresión de la voluntad mayoritarla del pueblo. Ambas expresiones detren coordinarse adecuadamente, d e modo que el fundamento de la fuerza de obligar de las leyes se sitúa en este consenso que al ordenamiento Jurídico da contenido y vlrtualt dad. La democracia asi concebida aparece más propia de un «orden político» que de «una organización política». La declaración de que «la democracia se basa en la supremacía de la ley», ´debe formularse por su importancia y valor político, libre de interferencia alguna, en el sentido de que en el orden político del Estado español, la democracia se basa en la supremacía de la ley, expresión de la voluntad del pueblo. ••

4. El sistema bicameral.

5.

• El sistema bicameral.de Institución única, con dos cuerpos coKgisladores, equiparados en la actividad legisladora, ae considera fórmula conveniente para la transformación del sistema.

• El proyecto no determina el ámbito territorial de elección de los diputados, limitándose en su articulado « establecer que serán elegidos por sufragio universal, directo y secreto de los españolea mayores de edad. Respecto de los senadores, sólo señala que lo serán en representación de las entidades territoriales.

• Merece reconsider AIS e esta Imprecisión, que puede comportar en su día un serio peligro de desequilibrio representativo. Aspecto que no sólo no es aconsejable que K reserve para posterior resolución o precisión, sino que resulta conveniente que se Incluya en la consulta popular, en razón de su propia trascendencia social.

• En lo que se refiere al Congreso, el Consejo estima deberían precisarse los critfr ríos a seguir para una distribución del número de diputados previsto en el proyecto de ley, evitando las puras contingencias del asentamiento de la población y relafcivieando el valor sustancial de toda la extensión del territorio nacional de una manera ordenada y razonable, con la salvedad que fuese más conveniente respecto de las peculiaridades Ínsula res.

• Por lo que al Senado respecta, la limitación de la representación al ámbito de las entidades territor ¡ales plantea dos problemas, de singular trascendencia. Por un lado, la conveniencia de una mayor precisión legal en torno al concepto tie entidad territorial, a efectos de dar la mayor efectividad representativa al sistema bicameral. Por otro, la fórmula empleada parece excluir cualquier otro campo de intereses que merecen ser considerados.

• El sistema parlamentario de sufragio universal, que extrema la generalización de la identidad de los representantes politicos,. puede ofrecer una presencia abierta y muy varia de intereses y bienes de la sociedad en las Cámaras legislativas Sin embargo, es preciso que de alguna manera, en el proceso legislativo y demás funciones de interés´general, se asegure la presencia de la representación de intereses económicos, sociales, culturales y profesionales (IV

• La duración del mandato de los diputados y senadores parece conveniente que no sea la misma, a fin de que no coincidan los períodos electorales y existan, en una j otra Cámara, espacios de tiempo de mayor madurez parlamen t a r i a coincidiendo

con otros de iniciación en la Cámara correlativa.

• La presidencia de las Cortes y del Consejo del Reí no ae estima debe designarse por el procedimiento actual mente establecido, esto es, mediante propuesta en terne formulada por el Consejo del Reino.

• El Consejo del Reino aeberá contar en su composición del mismo número de miembros electivos procedentes del Congreso de Diputados y del Senado, los cuales serán elegidos por sus Cámaras de, origen.

6. Dinámica de la reforma constitucional.

7.

• La participación de.> pueblo, que es el primer objetivo político, alcanza su pleno relieve en la presencia de aquél en la configuración de la decisión nacional, que haga nacer o reformar aquellas

, normas que, por su carácter de fundamentales, son el marco y la garantía de su convivencia.

Se considera que por vir tud del propio principio representativo y la salvaguardia del principio de seguridad jurídica que en el orden constitucional debe estar dotado de una certeza y garantía indubitadas, es necesario que todo proyecto de Ley Fundamental sea sometido a referéndum de la nación. Previa aprob ación por las Cortes con el quorum cualificado previsto en las Leyes Fundamentales.

• El articulo 5.» del proyecto plantea una problemática de especial relieve y delicadeza. La relación excepcional entre el Rey, que personifica la soberanía nacional, jr el pueblo, en quien reside dicha soberanía, debe enmarcarse en los supuestos de especial gravedad y circunstancias extremas en que, de alguna manera, ya la conciben las Leyes Fundamentales vigentes.

El preámbulo de la vigente ley del referéndum nacional. al contemplar los supuestos de incertiduinbre en la opinión, puede considerarse precedente él articulo 5.° que el proyecto de ley contiene. El Consejo estima que la facultad que al Bey otorga este articulo no puede excluir, sino todo lo contrario, la necesidad del refrendo a que se refiere el artículo 8.° de la ley Orgánica del Estado y las preceptivas asistencias legales establecidas en las Leyes Fundamentales, y en especial, como preceptiva la del Consejo del Reino.

• El Consejo señala su preocupación respecta de la oportunidad del párrafo 2.» del articulo B.° del proyecto d* ley, por las anomalías en la lógica del proceso legislativo que podría suponer y las consecuenc las políticas que de su ejecución pudieran derivarse. Refiriéndose dichí. párrafo a «materia de competencia de las Cortes», parece lógico que sean éstas le? que comiencen por elabora: la correspondiente ley y que en su caso, se las someta pos teriormente a referéndum. No parece conveniente la margí-naclón de las Cortes-en estf punto. Su disolución sólo deberla fundamentarse en la discordancia entre la voluntad de las Cámaras y la vo luntad popular.

S. Criterios electorales.

T.

• En relación con lo dis puesto en la disposición tran sltoria primera del proyeet´ de ley para la reforma política, el Consejo Nación a ¡ considera que la materia electoral ha de estar siempre regulada por ley aprobada en Cortes, criterio éste que debe ser aplicado al supuesto que dicha disposición transitoria contempla, dada la trascendencia de las primeras elecciones.

• El párrafo 2.» de la disposición transitoria primara

del proyecto de ¡ey para la reforma política señala que las elecciones al Congreso se inspirarán en criterios de representación proporc i o n a 1. Las elecciones ai Senado se inspirarán en criterios de esrutinio mayoritario.

• Sin embargo, existe prácticamente un conse n s o doctrinal en considerar que el sistema mayoritarío, que puede revestir un carácter puro y simple o atenuar sus efectos con el sistema a dos vueltas y estructurarse a través de escrutinio de lista o escrutinio uninominal, tiende a la formación en las Cámaras de una mayoría homogénea que facilita la labor legislativa. El sistema proporcional tiene una aplicación técnica difícil de comprender por no poder determinarse «a prior!» ¡as consecuencias de los votos. Por ello, la representación proporcional puede fomentar un sistema de partidos múltiples e independiente, mientras que el escrutinio mayoritario a una sola vuelta tiende a la simplificación de partidos. El Consejo Nacional entiende que una Ley Fundamental no debe pronunciarse sobre el sistema ele c t o r a 1 aplicable, ni siquiera en sus disposiciones transitorias. Pero de cara a la futura ley electoral cree recomendable ei sistema mayoritarío para ambas Cámaras, ya que sólo a través de él puede lograrse un número no excesivo de opciones políticas que permitan el adecuado funcionamiento **> la democracia.

DISPOSICIÓN DEROGATORIA

SI Consejo estima conveniente que se incluya en el proyecto- de ley de reforma política una disposición derogatoria que determine con suficiente claridad los preceptos de las Leyes Fundamentales vigentes que quedan afectados, derogados o modificados por la nueva Ley Fundamental cuyo proyecto ^e informa.»

(1) Don Gonzalo Fernández de la Mora logró incluir al final de este párrafo, lo siguiente: «El Consejo entiende que el Senado, por sus características, debiera ser la Cámara en que se encontraran representados dichos intereses.» Este párrafo fue aprobado por 63 votos a favor, 18 en contra y otras tantas abstenciones.

(2)

fcl informe del Con-flft seje Nacional sobre

•S el proyecto de ley

-JB^ de Reforma Política, que fue aprobado por esta Cámara el pasado día, 8 de octubre, y que se hl zo público en el «Boletín Oficial de las Cortes» del 21 del mismo mes, no tiene carácter vinculante ni para que el Gobierno modifique el proyecto fie lev, ni tampoco para condicionar las discusiones del nroyecto en las Cortes.

En el apartado segundo del articulo 23 de la Ley Orgá ca del Estado se especifica que el Consejo Nacional tendrá solamente la atribución de sugerir al Gobierno la adopción :I« cuantas med idas estime convenientes a ´» mayor efectividad de los Principios de! Movimiento y demás Leyes Fundamentales del Reino, y su todo caso, conocer e informar antes de su remisión a !:is Cortes, cualquier proyecto f> modificación de Leyes Fundamentales.

No obstante no debe sabesHmsrse el informe del Consejo Nacional ante la discusión de) proyecto en la Cámara Legislativa, dado el peso que los consejeros nacionales tienen en la misma, tanto por sus influencias personales como por su número en la misma, razón por la cual el Gobierno remitió a las Cortes este In form™. aunque por separado del proyecto de ley.

RESUMEN DE LAS 19 ENMIENDAS REGLAMENTARIAS

MADRID, 13 (INFORMACIONES).

PT1RES enmiendas a la totalidad, /imadas por don Ma~ JL nuel Escudero Rueda, Aon Blas Pinar López y don José María Fernandez de la Vega, fueron presentadas a raíz de la publicación en el «Boletín de las Cortes» del proyecto de ley de Reforma Política, enviado a la Cámara por el Gobierno; otras dieciséis enmiendas u observaciones se referían a puntos concretos del articulado e iban avaladas por las firmas, al menos, de diez procuradores; el resto, hasta S3, no cumplían con el requisito de tas firmas. El contenido de estas diecinueve enmiendas es el siguiente:

Don Manuel Escudero Rueda (familiar por Guipúzcoa. No pertenece a ningún grupo parlamentario): El establecimiento de un sistema bicameral supone adelantarse ahora a lo que el pueblo pueda desear; es confuso referirse a las «entidades territoriales» sin hablar expresamente del ente regional, y supone una importante laguna el que no se proponga la desaparición del Consejo del Reino.

Don Blas Pinar López (por designación del Jefe del Estado como consejero nacional. No pertenece a ningún grupo parlamentario): Pide que el proyecto sea devuelto por estar "en contradicción con la Ley de Principios del .Movimiento Nacional, ya que tale´ principios «son, por su propia naturaleza, permanentes e inalterables»; las Cortes ^stán obligadas «a su más estricta observancia», y los procuradores, vinculados por el juramento que se les ha exigido, y «serán nulas las leyes y disposiciones de cualquier rango que vulneren o menoscaben los Principios».

Don José María ternande de la Vega (sindical. Grupo parlamentario Acción Institucional): Pide que el proyecto sea devuelto al Gobierno, ya que se ha elegido el camino de la «ruptura frontal y absoluta» con el Régimen nacido el 18 de julio: se elimina a la familia, municipio y Sindicato como cauces de participación política; desaparece el Consejo Nacional del Movimiento y el propio Movimiento Nacional, y se sustituye la democracia orgánica por la democracia liberal.

Don Jesús Esperabé de Ar-teaga (familiar por Salamanca. No pertenece a ningún grupo parla mentarlo):

Los Gobiernos han de emanar y responder de sus actuaciones ante el Parlamento, y los enfrentamientos entre ambas Cámaras han de ser resueltos por el Congreso.

Don Carlos iglesias Selgas (sindical. No pertenece a ningún grupo parlamentario): Es partidario de una sola Cámara para Cortes Constituyentes, al margen de lo que puedan sugerir más adelante éstas, y sugiere una ampliación del número de diputados.

Don Rafael Arteaga Padrón .(familiar por Tenerife. Grupo parlamentario Laboral - democrático): Supuesto el sufragio universal, sugiere que haya un representante trabajador por provincia en el Congreso y en el Senado, y este representante debe pertenecer a las organizaciones obreras legalmente constituidas.

Don Eugenio Lostáu Román (sindical. Grupo parlamentario Laboral-democrático); Pide que el sistema electoral para diputados sea por mayoría, no proporciona!, y que se garantice a cada provincia dos representantes en el Congreso, además de los que le correspondan por ´el número de habitantes.

Doña Montserrat Tey (por designación directa del Jefe del Estado. Grupo parlamentario Acción Institucl o n a 1): Defiende la mayoría a una sola vuelta y dice no al sistema proporcional. En el Senado deberían incluirse los testamentos sociales, y en el futuro, los temas objetos de referéndum deberán pasar antes por las Cortes.

Don Emilio Lamo de Espinosa (sindical. Grupo parlamentario Acción Institucional): Propone una nueva redacción de cada uno de loa artículos del proyecto presentado por el Gobierno. Entre otras cosas, es partidario >Je la existencia de un Senado con representación orgánica.

Don. Rafael Díaz Llanos ipor los Colegios profesionales. Grupo parlamentario Acción Institucional):.

Pide un sistema mayoritario para el Senado, y para el Congreso, un sistema semejante ai que está vigente en Alemania Federal.

Don Manuel Conde Bandrés (sindical): Propone la representación orgánica para ei Senado, la igualdad de poderes entre ambas cámaras y distinta duración del mandato de diputados y senadores.

Don David Pérez Puga (familiar por Pontevedra. Grupo parlamentario I n d ependiente): Pide el derecho de voto para los mayores de dieciocho años y para los emigrantes; la iniciativa de la reforma onstitucional debe corresponder al Rey y a la» Cortes, y el sistema proporcional con correcciones para el Congreso y el mayoritario para el Senado.

Don Raimundo Fernández Cuesta rpor designación directa del jefe del Estado. Grupo parlamentarlo Acción Institucional): Se trata de una observación general en contra del sufragio universal inorgánico y una sugerencia para la representación orgánica sindical.

Don José María Morrondo García (familiar por Falencia. Grupo parlamentario U.D.P.E.): Que se delimite el término «ámbito territorial» y una representación mixta en el Congreso con un número de diputados fijos por provincia y el resto según el censo de habitantes.

Don Cruz Martínez Este-ruelas (consejero n a c i o n al del Movimiento por la provincia de León. Grupo parlamentario Alianza Popular): Su observación más importante es que las elecciones al Congreso se basen también en el sistema mayoritario Don Rafael Clavito García (por Administración LocaL Tenerife.

No pertenece a ningún grupo parlamentario). Solicita que cada una de las llamadas «islas menores» del archipiélago canario tenga su representación propia en el Senado y en el Congreso.

Don Salvador Serrts Urquiza (sindical. No pertenece a ningún grupo parlamentario): Pide que el Consejo Económico-Social se convierta en una tercera Cámara.

Don Dionisio Martín San» (sindical. Grupo parlamentario Lab oral - Democrático): Propone que el 60 por 100 da los diputados sean elegidos por sufragio universal y el resto lo cubran represen tantea de los trabajadores, técnicos y empresarios.

Don José Luis Meilán Gil (familiar por La C o r u ñ a. Grupo parlamentario independiente) : Los derecho* fundamentales son inviolables y vinculan a todos lo* órganos del Gobierno v que "los Tribunales de Justicia velen por la libertad de expresión y por la axitenticidad de las elecciones.

INFORMACIONES

13 de noviembre dé 1976

 

< Volver