Abrir un nuevo futuro desde la propia legalidad, dice Fernández-Miranda     
 
 Ya.    13/11/1976.  Página: 14,15. Páginas: 2. Párrafos: 18. 

Abrir un nuevo futuro desde la propia legalidad, dice Fernández-Míranda

Estamos ante la posibilidad de crear, por los caminos civilizados de tas leyes, vn supuesto político radicalmente distinto • Considerar que por que el cambio es sustancia] ya es ruptura, es terquedad • Frente a los golpes de Estado, los pronunciamientos, tos "borrón y cuenta nueva", los cambios pueden ser radicales dentro de tas propias leyes

El presidente de las Cortes explica el desarrollo del Pleno para la aprobación del proyecto de

ley de Reforma Política

El presidente de las Cortee Españolas señor Fernández-Mtiran-da, en una extensa confen encía de prensa—una hora y veinte minutos—con los /periodistas acreditados ante la Cámara explica—después de haberle^ entregado el informe de,la ponencia—la mecánica del Pleno para el trámite de urgencia, que se celebrará el martes próximo, día 16, a las cinco de la tarde, para deliberar sobre el proyecto de tey para la reforma política. Pero comencemos la conferencia de prensa por su final.

Modificar la Constitución desde la legalidad

"Para mí—afirmó el señor Fernández - Miranda — la retorma política propuesta por el Gobierno es positiva. Por vez primera desde el año 1800—no hay que Irse a 1812, sino antes—nos encontramos ante la posibilidad de modificar un sistema constitucional desde la propia legalidad; es evidente que el cambio que se va a producir es radical, pero a mí me parece extraordinariamente positivo. Después de estog cuarenta años, que cada uno puede calificar como quiera, pero que son un hecho histórico de primera magnitud, estamos ante la posibilidad de abrir un nuevo futuro desde la propia legalidad y crear, por los caminos civilizados de las leyes, un supuesto político radicalmente distinto. Considerar que por que el cambio es sustancial ya es ruptura, es, con todos los respetos, terquedad. Para derogar las Leyes Fundamentales, no s61o para modificarlas, hay un procedimiento. Si se hace de acuerdo con ese procedimiento el pueblo español apreciará que se pretende tar a los cambios sucesivos por BI camino de las leyes sucesivas. Esto a mí me parece de primera magnitud positiva y por eso estoy con la reforma, Independientemente de lo que piense de su contenido.

Creo que la reforma del Gobierno tiene esta´ significación: frente a los golpes d« Estado, los pronunciamientos, los "borrón y cuenta nueva", aunque se llame con un nuevo nombre, que «s la

ruptura, también aplicable en sentido violento, loa cambio* pueden ser radicales dentro dé las propias leyes. Para mí, el sentido de la ley de reforma política del Gobierno es el siguiente: frente • !» dramática y calamitosa historia de España desde 1800 hasta nuestros días, los ««pañoles nos hfsnos encontrado «iempre con que nuestras Leyes Fundamentales decían cómo, «e modifican las l*y«», incluso como se modificaban las disposiciones fundamentales. Y ha sido ana desdicha que no se atuvieran nunca los grupos político? a estas disposiciones. Hubo un momento en que parecía que la cuestión estaba encarrilada: a pesar del golpe de Estado de Espartero, sustituyendo a la regencia y haciéndose regente, cuando es derrocado y los moderados suben al poder, parecía en los primeros meses que aceptaban la Constitución del 37. Pues bien: la reventaron, la rompieron, se pronunciaron y de nuevo vino el "borrón y cuenta nueva".

DESARROLLO DEL PLENO

La conferencia de prensa, comenzó con te exposición del desarrollo d« la sesión, a título, dijo f el señor Fernández-Mlranda, me" ramemte indicativo, puee no renuncio a mis atribuciones y asumo toda la. responeab lidad en las decisiones de interpretar el reglamento; m* reservo la posibilidad de modificar el orden del día segrün tas clreunebíunclas.

En primer lugar intervendrá 1» ponencia, que expondrá su inforroe. Después lo harán los tres enntendanitee a le totalidad, por este orden: señares Escudero Rueda, Pinar López y Fernández de la Vega; «1 orden seguido es ej de fe presentación de las enmiendas. Nuevamente la ponencia, para responder a los argumentos, y si tos enmendantes lo soUc´tan, nueva Intervención en derecho d« réplica» que también tendrá la pone-ncia.. A continuación, defensa de las dieciséis enmiendas u observaciones al articulado, que será por este orden, teniendo en cuenta la fecha de presentación de las enmiendas: señores Esperabé de Arteaga, Iglesias Selgas, Arteaga Padrón, Lostau Román, señorita Tey Planas, señores Lamo de Espinosa, Díaz-Llanos, Conde Bandrés, Pera Puga, Fernández-Cueata, Morrondo García, Martínez Estentelas, Clavijo García, Serrata UrqulIB (don Salvador), Martín Sanz y Mellan Gil. Hablaran, uno o varióe -peneiítes para responder a estos enmendantes y, como en el caso anterior, habrá derecho de réplica. Habrá también derecho de Intervención para aquellos procuradores que por escrito y con diez firmas soliciten hablar para defender el informe de la ponencia, si ésta lo hubiese modificado con motivo de las deliberaciones.

Al comenzar las deliberaciones, el presidente señalará el tiempo máximo de intervención de cada procurador, que no será menos de veinte minutos, que puede extender & media hora. Seré flexible en esto—dijo—y daré más tiempo si el procurador no se separa de la cuestión, es decir, de la referencia al tema que se discute. Recordando a Ortega, pienso aplicar el reglamento como piel y no como aparato ortopédico.

El Gobierno podrá-hablar en cualquier momento, solicitándolo previamente. Hasta el momento, y que yo sepa, no está decidido quién va a presentar la ley en nombre del Gobierno. En el momento en que la ponencia haga su propuesta definitiva, el Gobierno ha de hablar para pedir la clase de votación que desea para el proyecto de ley.

Los votaciones

La votación pued-e ser global, es decir, a la totalidad del proyecto de ley: decir sí o no. Cabe qu« no se vote la totalidad, sino por puntos concretas, y dentro de esto.

puntos concretos uno a uno, qu« abarquen la totalidad del proyecto, o puntos concretos que no Ja abarquen. En el primer caeo la suma de tos votos obtenidos en cada una de las disposiciones no» dará la votación total del proyecto. En el segundo caso los puntos concretos no sometidos a la votar ción del Pleno pasarían a deliberación die la Comisión, y luego volvería «1 proyecto otra vez ad Pleno para su aprobación definitiva.

Las enmiendas a le totalidad no se votarán al principio, pues no estamos en el procedimiento ordinario; ee votarán al final, cuando se vote Ja ley con »1 quorum específico; es decir, en la votación en que s« apruebe o rechace el proyecto, ya que quien vote en c/ontra del proyecto «stá con las enmiendas a la totalidad, y quien vote a au favor rechaza aquellas enmiendas. Si algunos procuradores con laa cincuenta firma* necesarias o lo pidiera el propio Gobierno se podría hacer una votación de articuloa separados. En cualquier caso ee votarán alternativas, a lo que la ponencia propone o a lo qu« proponen los enmendantes.

Estas votaciones previas Mfiaa por mayoría simple. Solamente la votación final «era la detl quorum específico, que exige toda reforma de una ley fundamental. £1 tip de votación, tanto la que hage Gobierno 09010 Ja/ q\M haga-procuradores, la. decidiré yo, ¿ mo ¿a responsabilidad por cea cisión. Pero ninguna enmienda », rá sometida a votación hasta qu* DO termine la primera piarte del Pleno, la de la deliberación; a continuación será el mom-ento de tomar las decisiones mediante votos.

El quorum específico

Bl quorum necesario para qus el proyecto eea aprobado y pueda eer sometido a referéndum es-de dos tercios de los procuradores presentes, que habrán *de sumar la mayoría absoluta de cuantos integran la Cámara; mi esa mayoría absoluta ee en estos Biomentos de 272 procuradoree, la votación para alcanzar el quorum específico no podría ser solamente los dos tercios de loe procuradores presente», eJno que, en todo caso, habrá d« reúnanse la mayoría absoluta, es decir, IOJB 273 procuradores en el caso de que ésta sea la mayoría el día del pleno, ya qu« la lleta d« miembros de la Cámara está sujeta a variaciones.

la tarxle, pero ai día siguiente continuará mañana y tarde; pued» durar dos díae o dos días y medio, o quince días. El presidente no determina previamente la duración. Si llegásemos con seeion«« al sábado, la fecha del aniversario de la muerte de] Caudillo ee razón suficiente para que se suspendan las deliberaciones.

EL TEMA DEL CONTRAFUERO

Un periodista le preguntó si después de aprobada la ley por las Cortee se iba a tener en cuanta el artículo 66 die la ley Orgánica del Estado, que d!ce: "El Jefe del Estado, antee de someter a referéndum un proyecto o proposición de ley elaborado por las Cortes, ta*ereiB»rá del Concejo Nacional qu« manifieste, en el plazo de quince días, si a EU juicio existe en ¡a m´ema motivo para promover al recurso de contrafuero". Si esto sucediese, podría retrasarse el referéndum. Etl eeñor Fern a n d e z-Miranda respondió que el tema "era una cuebtión planteable".

Soluciones paro todo

A otra pregunta «obre poslibleí

(Continúa en pág. siguiente)

La reforma política

(Viene de la página anterior)

medidas legales ante el caso de que la reforma política fuese rechazada por las Cortes, el presidente respondió que no era su propósito entrar en estos témae ni quería jugar al futurismo, pero —añadió—en la I/ey Orgánica del Estado hay medidas para situaciones de emergencia, emergencia anta la que no nos encontramos en estos momentos. Yo recuerdo a eete respecto lo que m« comentó una vez el Caudillo: "Las Leyes Fundamentales tienen soluciones para todo."

• » •

N. de la R—El texto íntegro del artículo 65 de la, Ley Orgánica del Estado dice:

"/. El Jefe del Estado, antes 0* someter a referéndum un proyecto o proposición de ley elaborados por las Cortes, interesará del Consejo Nacional que manifieste, en plazo de quince días, si, a su juicio existe en la misma motivo para promover el recurso de contrafuero.

II, Si el Consejo Nacional entendiera que dicho motivo existe, procederá a entablarlo en la forma prevista en el artículo sexagésimo primero. En caso contrario, asi como en el de quedar desestimado dicho recurso, la ley podrá ter sometida a referéndum y después de su promulgación no podrá ter objeto de recurso de contrafuero."

 

< Volver