Autor: A. D.. 
 Reforma política. 
 Los cambios, con arreglo a las leyes     
 
 Arriba.    13/11/1976.  Página: 9-10. Páginas: 2. Párrafos: 20. 

«LOS CAMBIOS, CON ARREGLO A LAS LEYES

Estamos en la posibilidad de abrir un ¡suevo futuro desde la legalidad >

Rueda de Prensa de Fernández Miranda sobre el debate del proyecto de ley en el Pleno

Primero se defenderán las enmiendas a la totalidad, después el articulado

Pueden adoptarse tres sistemas diferentes de votación

«LOS cambios pueden y deben ser solucionados dentro de las propias leyes», dijo el Presidente de las Cortes, don Torcuata Fer-nández-Miranda, que se reunió ayer con los periodistas para facilitarles el informe de la Ponencia al proyecto de ley de Reforma Política, y darles cuenta del procedimiento a seguir en eí debate en el T%ríO.

E! procedimiento, sujeto a posibles variaciones, ya que el Presidente se reserva en todo caso sus atribuciones, puede dividirse en dos fases; de deliberación y de votación.

En cuanto a la primera, abierta la sesión, la Ponencia intervendrá inicialmente para exponer su informe y sus argumentos.

Seguidamente, se defenderán las enmiendas a la totalidad, considerándose como tales las presentadas por los Procuradores don Manuel Escudero Rueda, don Blas Pinar López y don José María Fernández de la Vega, que harán uso de la palabra por este orden, que fue el de presentación de sus enmiendas. Las restantes enmiendas presentadas se consideran al articulado, aunque algunas lo hagan a todos y cada uno de los artículos del proyecto. La Ponencia responderá a los enmen dantes a la totalidad, y cabe que éstos hagan uso del derecho de réplica, y que sean en consecuencia respondidos de nuevo por la Ponencia.

Defensa de las enmiendas al articulado

A continuación se defenderán las enmiendas al articulado, por orden de presentación, que es el siguiente:

don Jesús Esperaba, don Carlos Iglesias, don Rafael Arteaga, don Eugenio Lostau, doña Montserrat Tey, don Emilio Lamo de Espinosa, don Rafael Díaz Llanos, don Manuel Conde Bandrés, don David Pérez Puga, don Raimundo Ferández-Cuesta, don José María Marrondo, don Cruz Martínez Estémelas, don Rafael Clavijo, don Salvador Serráis, don Dionisio Martín Sanz y don José Luis Mellan.

La Ponencia, por medio de uno o varios de sus miembros, responderá a los enmendantes, y cabe de nuevo la posibilidad de réplica por parte de los Procuradores. Asimismo, los que consideraran, a la vista del informe de la Ponencia, que éste modificaba sustancialmente el texto del proyecto, podrán solicitar intervenir sobre el tema con la firma de diez Procuradores.

El Gobierno podrá intervenir en cualquier momento del debate, si así lo solicita. La Ponencia fijará definitivamente su propuesta, antes de la votación. En cuanto al tiempo de cada orador, el Presidente dijo, que interpretando flexiblemente e! Reglamento, sería de 20 a 30 minutos por intervención. Los Procuradores —dijo el Presidente— podrán hablar mientras se ciñan a la cuestión.

Recordando la frase de Ortega sobre el «Estado-piel» y el Estado «aparato ortopédico», el señor Fernández Miranda dijo que esperaba aplicar el Reglamento como piel, y no como aparato ortopédico.

Posibles sistemas de votación

En cuanto a los sistemas de votación, pueden ser principalmente tres. El primero, el global a la totalidad del proyecto, es decir, «si» o «no». Si se aprueba, el proyecto queda aprobado, y si no, devuelto sin más trámites.

Los otros dos sistemas se refieren a Ea votación por puntos concretos. Una primera variante es que se vote articulo por artículo, aunque esta votación incluya la totalidad del proyecto. Al final, aunque todos los artículos fueran aprobados, se requeriría otra votación, ya que el sistema de votación de artículos requiere mayoría simple, y la aprobación de la ley, al tratarse de una modificacicn fundamental, requiere un «quorum» especial de tres cuartas partes de los presentes, que han de equivaler en cualquier caso a la mayoría absoluta de los miembros que forman la Cámara.

Otra variante es que se voten puntos concretos, y el resto pasen a la Comisión correspondiente —la de Leyes Fundamentales— para su estudio y dictamen.

Procedimiento de urgencia

«Las enmiendas a la totalidad —dijo después el señor Fernández-Miranda a preguntas de los periodistas— no tienen por qué ser votadas previamente. Si se adopta el primero de los sistemas de votación, y el resultado es afirmativo, sobra volar las enmiendas a la totalidad, e igual puede decirse de las del articulado. El sentido de las enmiendas es ilustrar con sus argumentos a la Cámara. En cuanto a la forma de votación, puede

3R 3K Pag. siguiente

Pag. Anterior

ser solicitada por los Procuradores, y el Gobierno tiene la facultad de «pedir» el sistema de Votación, pero corresponde al Presidente «decidir» sobre la cuestión.»

«El procedimiento de urgencia —dijo después el señor Fer nández-Miranda— no se entiende si no es como cargado de intención política.»

En cuanto a si las enmiendas se votarán antes de los artículos, o viceversa, el * Presidente dijo que la ´´scisión le corresponde a él, y que si prosperarán, en teoría, enmiendas que representaran una modificación sustancial del proyecto, era lógico pensar que el Gobierno procediera a su retirada.

Sobre quién presentaría la ley, el Presidente de las Cortes dijo que, por el momento, no lo sabía. Los ponentes se distribuirán el trabajo y la forma de intervenir como consideren más conveniente.

En cuanto a otras posibilidades, recogidas de alguna forma en el artículo 10 de la Ley Orgánica del Estado, el señor Fernández-Miranda dijo que no debían hacerse predicciones, y que caso de que se produjeran variaciones no ten dría inconveniente en volver a reunirse con los periodistas.

Respeto a la legalidad

El señor Fernández-Miranda, al final de su exposición, dijo lo siguiente:

—El sentido de la ley de Reforma es. para mí, el siguiente: frente a la calamitosa historia de España, desde 1800, los españoles nos hemos encontrado siempre con que nuestras disposiciones legales decían la forma de modificar las Leyes Fundamentales, pero los grupos políticos nunca se atuvieron a estas disposiciones. Hubo un momento en que pareció que se iba a respetar esa legalidad, a pesar del golpe de Espartero, cuando los moderados subieron al poder y parecían querer respetar la Constitución de 1837, pero después la reventaron, y de nuevo borrón y cuenta nueva.

«Después de cuarentr. años, que cada cual puede calificar como quiera, pero que están en la historia de España como un hecho de primera magnitud, estamos en la posibilidad de abrir un nuevo futuro desde la legalidad y crear desde las propias leyes un cambio.

Los cambios —añadió— pueden ser radicales, pero dentro de las propias leyes. Considerar que porque el cambio sea sustancial hay que proceder a la ruptura es terquedad. Se trata de adoptar´ el procedimiento vigente no sólo para modificar, sino para derogar las leyes. El hecho de que se haga así es altamente positivo, y por ello —concluyó el Presidente de las Cortes—, estoy con la reforma, Independientemente de lo que se prevea en su contenido.

A. D.

 

< Volver