Autor: Saiz, José Ramón. 
 Ante el trascendental debate de la reforma política. 
 Los contactos gobierno-cortes, en la recta final     
 
 Pueblo.    06/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

LOS CONTACTOS GOBIERNO-CORTÉS, EN LA RECTA FINAL

El sistema electoral, clave de la negociación del Ejecutivo con los grupos parlamentarios y la oposición

El procurador Iglesias Selgas propone un sistema bastante parecido al alemán

MADRID. (PUEBLO, por José Ramón SAIZ.) — Los contactos Gobierno-Cortés están entrando en la recta final en relación con el proyecto de ley de reforma política que se debatirá en la Cámara en fecha próxima, más o menos en torno al día 20. Las grandes maniobras ante la batalla de la reforma están a punto de concluir, y todo depende, en último lugar, de la reconocida habilidad del presidente de las Cortes, Torcuato Fernández-Miranda.

Contra la reforma política elevada a las Cortes por el Gobierno Suárez se han ejercido en los últimos días importantes presiones, principalmente de ´ los grupos más derechistas aglutinados en Alianza Popular, cuyos representantes más destacados persiguen moderar el alcance progresista del proyecto de ley. La visita que hace días realizó a Castellana, 3, el presidente del Consejo de Estado, señor De Oriol, significó, al parecer, el último acto de los contactos del Gobierno-Cortés cara a la aprobación de la reforma. Algunos observadores especulan que el señor DE ORIOL fue portador de una exigencia que recogía el espíritu de los continuistas en relación con el documento de reforma de Suárez.

En esta coyuntura, el Gobierno se ha visto, de un lado, presionado por los «neofranquistas». que tratan de utilizar su actual fuerza en las Cortes, y, por otro, la oposición moderada, que estaría dispuesta a aceptar el desafío electoral si se le ofrecen un mínimo de garantías» De esta forma, las normas electorales son la clave, actualmente, de la situación política.

Mientras las actuales fuerzas de las Cortes, a excepción del grupo parlamentario de U. D. E. y el Independiente, apoyan con ciertos retoques el contenido total de la reforma Suárez, los otros grupos insisten en que el sistema electoral sea discutido en las Cortes, lo que inevitablemente conduciría a un sistema mayoritario por distritos y con algunas ventajas para la derecha conservadora. Contra esta idea están las fuerzas de la «oposición democrática», que insisten una y otra vez que tan delicado tema tiene que ser negociado.

Ante estas dos opciones, el Gobierno, como se sabe,

optó por el sistema proporcional para la elección de la Cámara Baja o de Diputados, dejó la puerta abierta a cualquier futura negociación. Este sistema proporcional parece que es apoyado por las fuerzas de la «oposición democrática», aunque sólo sea, en principio, por temor de que el sistema mayoritario ya propuesto por Fraga cuando dirigía Gobernación, contribuyese a ampliar la fuerza electoral de los conservadores.

Así las´ cosas, e insistimos que es éste el punto clave de la negociación de la reforma con las Cortes y de la transición d e m ocrática con la oposición, el Gobierno podría escoger una fórmula intermedia, que es el sistema electoral mixto, que ha propuesto el representante del grupo Independiente, Carlos Iglesias Selgas, aunque, sin embargo, algunas fuentes señalan que el Gobierno defenderá el sistema proporcional, con sólo ciertos retoques.

Dado que las observaciones del procurador Iglesias Selgas significan una solución intermedia entre ¡as pe. liciones de los continuistas y de los grupos de la oposición, destacaremos algunos de sus puntos.

Defiende el señor Iglesias Selgas que, en cuanto a la composición del Congreso de Diputados, es necesario aumentar el número de diputados de manera que exista a lo menos uno por cada cien mil habitantes o fracción superior a cincuenta mil, con un mínimo de tres por provincia. El procedimiento electoral —señala la observación—, debiera basarse en el sistema mixto, de manera que los diputados sean elegidos por distritos uninominales en los que se distribuyan las provincias. Los resultados obtenidos por aplicación de este sistema se corregirán en el ámbito nacional por la aplicación de la representación proporcional, de forma que los partidos que inicialmente no hubieran obtenido tantos diputados como correspondieran a ios votos logrados en toda España, completarán su representación por el sistema proporcional, si bien esto sólo podrían con seguirlo —en opinión de Iglesias Selgas—, aquellos partidos que hubieran logrado un cinco por ciento de los votos totales válidos o tuvieran tres diputados por distrito unipersonal.

En cuanto a los senadores, el procurador del grupo Independiente sugiere el mismo sistema de la República Federal Alemana, donde cada elector dispone de una doble papeleta: el primer voto sirve para elegir un escrutinio unipersonal a la mitad de los diputados y el otro designa un partido. Los legundofrvosee se .feparten >roporcionalmenteentre los partidos para cuBrtr la otra mitad del Bundestag.

Estos últimos días, los observadores se preguntan si las Cortes conseguirán sus propósitos en relación con el sistema electoral. En general, se piensa que si se desea que el proceso político no sufra más tropiezos, el tema debe ser objeto de negociación con todas las fuerzas políticas interesadas en la normalización democrática del país.

De ahí que el Gobierno, que desea que las próximas Cortes sean una radiografía ideológica del país, se incline, en principio, por el sistema proporcional con ciertos retoques.

Las Cortes, pues, están ante la hora de la verdad. Si el Gobierno impone su propio sistema electoral, tal vez asistamos al último acto de las últimas Cortes. La recta final ha comenzado.

 

< Volver