Parar al terrorismo     
 
 Ya.    20/04/1973.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Parar e! terrorismo

Dice "A B C":

"Por enésima vez, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se ve convocado a causa del problema árabe-ísraelí. Y en esta ocasión, como en tantas otras, el Consejo se ha reunido a instancias de un país árabe—Líbano—, que es el que más veces ha visto alterada su normalidad desde la guerra de 1967, y a despecho de que no tomara parte en ella. De ahí que el problema aparezca situado menos en la importancia genérica que corresponde a una reunión, extraordinaria y urgente, del Consejo de Seguridad, que en el hecho, gravísimo, y en el peligro, tan cierto, de que la cuenca mediterránea toda, e incluso otros ámbitos mas alejados del lugar en que se localiza el conflicto, acaben "libanizados" también. Soportando, por modo directo, consecuencias, derivaciones, del último conflicto general del Próximo Oriente, y de la permanente disputa que los palestinos mantienen con los Estados que se Implantaron sobre lugar al sol de la Historia que ocupaban.

Probablemente no será la más eficaz de las soluciones al problema del terrorismo en el Mediterráneo oriental esa de que Israel sea expulsado de las Naciones Unidas. Nada se conseguiría y, por el contrario, es lo más seguro que Israel se sentiría mucho más libre aún para seguir por esa senda comenzada en Líbano. Senda que es la de extirpar militarmente un problema que, desde luego, ofrece aspectos militares en el orden de sus consecuencias, pero que en su más Incuestionable fondo no es otra cosa que problema político o, para ser más precisos, histórico. Ya que si la solución que en su día se aportó para lo que en principio consistía sólo en entregar un "hogar nacional" a los judíos, corregía una injusticia milenaria padecida por los hebreos, ello se hizo a costa de crear una injusticia mayor: la perpetrada con el pueblo palestino.

No existe otra alternativa, por tanto, que un acuerdo entre las grandes potencias para zanjar de un tajo el nudo gordiano del terrorismo que impera en el otro extremo de te cuenca mediterránea y que puede extenderse cualquier día por doquier. Ahora bien, la viabilidad de un acuerdo así parece menos que imposible desde el punto y hora en que los Estados Unidos miden por el mismo rasero las responsabilidades de. unos y otros; sin pararse a considerar que unos son culpables en el único orden de los efectos, mientras que los otros lo son al nivel de los efectos—el terrorismo en sí—y de las causas."

 

< Volver