Discurso del señor Oreja Aguirre en la unión interparlamentaria. 
 España decidirá en elecciones libres y por sufragio universal la composición de sus Cortes     
 
 Ya.    25/09/1976.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

DISCURSO DEL SEÑOR OREJA AGUIRRE EN LA UNION INTERPARLAMENTARIA

España decidirá en elecciones libres y por sufragio universal la composición de sus Cortes

El ministro español de Asuntos Exteriores dijo también que los derechos humanos constituyen un factor esencial de la paz, la justicia y el bienestar • España siente aún el dolor de que perviva en su pueblo una colonia extranjera: Gibraltar • Para grandes masas de la población mundial, el hambre, la enfermedad y la miseria se han constituido en únicos datos de su realidad inmediata

El ministro español de Asuntos Exteriores ha pronunciado un discurso ante la, LXIII Conferencia de la Unión Interparlamentaria que ae celebra en Madrid. Al referirse al proceso de transformación «te Zas estructuras españolas y de tus instituciones que se abren camino hacia un sistema plenamente democrático dijo:

"En la primera declaración del Gobierno Suárez fue expresado de forma inequívoca el -eeonocimiento del principio de que la soberanía reside en el pueblo. Y este pueblo español será el que decida en elecciones Ubres y por sufragio universal la composición de sus Cortes u órgano legislativo.

Se ha utilizado mucho el "slogam" de que España ee diferente. España ee, ciertamente, una comunidad de pueblos, cada uno de Bte^ctrates con«teñ%´~a^gtr-dl>»i´Bt«i dad factores diferenciales dentro de la unidad de nuestro Estado, forjada desde hace cinco siglos y* ¡a que no estamos dispuestos ü renunciar. Pero España es Un país moderno, el décimo en la escala industrial del mundo, y cus ho>mibree piensan, reaccionan, sienten y se comportan como aquellos otros que pertenecen a sus mismas áreas geográficas y culturales y quieren gobernarse a eí mismos, conforme a idénticas coordenadas y presupuestos. *En esto no es diferente, porque, ,n definitiva, es «1 pueblo español el que habrá de decidir en las urnas cómo quiere eer regido y cómo quiere participar en la cosa pública.

• Una nación antigua como la nuestra, con légamo de invasiones, guerras, tradición univertsal de dominio, tiene unas coordenadas fijas: Europa, Hispanoamérica, el Mundo Árabe, Estados Unidos, el Vaticano. España ha participado activamente en los foros internacionales, ha descolonizado los últimos restos de territorio que aún administraba y siente aún el dolor d« que perviva en su pueblo una colonia extranjera: Gibraltar. El propósito de mi país en la actualidad responde en eu acción internacional a las posibilidades reales del mo^mento que vivimos. Porque no olvidamos también que política continua no significa política rígida. Los cambios que dentro de la actualidad experimenta la política exterior—abierta hoy a la normalización de relaciones con todos los países del mundo—, las aliteraciones en sus prioridades y en sus énfasis serán consecuencia únicamente de un realismo positivista y de su adaptación a le evolución tanto de nuestra propia sociedad como de la internacional.

La seguridad debe fundamentarse en un triple apoyo: uno, político y militar; un segundo, consistente en el respeto y reconocimiento de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, y el

tercero, atento a las necesidades de la cooperación internacional.

• La distensión, de la que no podemos negar sus beneficiosos efectos—es un estadio más perfeccionado en las posibilidades de cooperación y entendimiento en un mundo escindido—, cuenta sólo con las estructuras estatales como sus protagonistas. Y a la postre, aunque sea objeto de un fructífero esfuerzo para ampliar sus límites y generalizar sus resultados, no ha logrado evitar la persistencia de los conflictos bélicos convencionales y localizados ni traspasar las barreras de la aventurada paz armada.

• Por lo que respecta a los derechos humanos, éstos constituyen, como afirma el acta final de la Conferencia de Helsinki, "un factor esencial de la paz, la justicia y el bienestar necesarios para asegurar el desarrollo de las relacio-jjfie amistosas, y de cooperación enFre tod~osJíósKstaabs"!"T*FScTgsrmente porque nos alienta esta misma convicción, me complace anunciarles que el Gobierno español ha decidido suscribir los pactos sobre los derechos humanos de 1066, y que a su firma procederé el próximo 28 de septiembre en Nueva York.

• Nunca llegaremos a sentar los cimientos de un universo auténticamente seguro si no somos capaces de poner pronto remedio a una realidad ampliamente insatisfactoria y potencialmente explosiva:

p_ara grandes masas de la población mundial, el hambre, la enfermedad y la miseria se han constituido en únicos datos de su realidad inmediata.

Temas generales en las intervenciones

Durante la jornada de la mañana continuaron las intervenciones de parlamentarios de diferentes países. El señor Bimalt, de Israel, puso de relieve que los hombres y mujeres judíos de la Unión Soviética encuentran grandes dificultades para unirse a sus hermanos de Israel. Lamentó la situación actual de Líbano y culpó de ella a la intervención extranjera, especialmente a Siria. EÍ representante de Túnez acusó a lerael de violar los derechos humanos más elementales y afirmó que el pueblo palestino expulsado de su patria tiene que recuperar su dignidad y sus derechos inalienables. También centró su intervención en el problema palestino el señor Talhouni, de Jordania.

Varios oradores, como los delegados de Tailandia y de Noruega, hicieron alusiones concretas a la situación española. Posteriormente, eí señor García Valdecasas pidió que en las intervenciones de los delegados no se pronuncien palabras que no sean respetuosas y dijo que Esiwña,JhA,^nconJ:rMQ,,.ljrj3jiz^_pi-de que loa demás respeten esa paz.

Diputados franceses visitan la ciudad sanitaria Primero de Octubre

Invitados por el Ministerio español de Asuntos Exteriores, se encuentra en España una delegación de diputados franceses pertenecientes a la Comisión de Asuntos Culturales, Familiares y Sociales de la Asamblea Nacional.

Tras una visita al Centro de Informática de la Seguridad Social, se trasladaron a la Ciudad Sanitaria Primero de Octubre, donde fueron recibidos por el presidente del INP, señor Martínez Estrada, y director del centro. Los diputados franceses recorrieron las distintas instalaciones sanitarias y por monitores siguieron algunas intervenciones quirúrgicas.

 

< Volver