Autor: Rivero Breña, M.. 
 Cabezas de lista. 
 Iglesias: El PSOE cercena la sociedad civil     
 
 Ya.    16/06/1986.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

de lista

Iglesias: El PSOE cercena la sociedad civil

Madrid/M. Rivero Breña

El actual rédito político de Gerardo iglesias radica en su condición de principal muñidor de Izquierda

Unida, por más que un fracaso electoral pudiera volverse en su contra. Candidato por Madrid en las listas

de la coalición, su auténtica proyección como hombre público el próximo 22 de junio. E! hoy secretario

general del PCE habrá alcanzado ese día una de sus mayores ambiciones: el acta de diputado en el

Congreso.

—El señor Carrillo ha llegado a decir que Izquierda Unida es un mero invento de Gerardo Iglesias.

—No tengo el más mínimo interés en hablar sobre lo que dice o no dice el señor Carrillo, convertido en

estos momentos en un mero instrumento del PSOE. No pienso entrar en el juego de la discusión

dialéctica. La confrontación de Izquierda Unida no es contra Santiago Carrillo, sino frente al partido en el

Gobierno y a la derecha.

—¿Hasta qué punto, tal y como se ha dicho, ha podido ser culpable el Partido Socialista en la ruptura del

PCE?

—Lo que sí ha existido es una evidente manipulación de algunas personas, respondiendo a intereses

socialistas. No hay más que ver la tremenda cancha de la que gozan en estos momentos en Televisión

Española significados ex militantes del PCE. A esto habría que añadir la generosa financiación otorgada

por la Banca a partidos políticos que carecen de la más mínima implantación social. Que cada cual saque

sus propias consecuencias. Sí debo dejar muy clara que la actitud de la patronal bancaria hacia Izquierda

Unida ha sido leonina, y responde a una decisión política que hay que interpretar como muy peligrosa,

difícilmente constitucional, y hasta desestabilizadora, en términos objetivos. La Banca ha pretendido

practicar la política de tierra quemada en torno al PSOE, cuando resulta que a su izquierda existe una

amplia base electoral. No cabe duda que la democracia será mucho más sólida en la medida que ese

espacio sea ocupado por una fuerza política capaz de sintonizar con la calle.

—Parece como si el PCE fuera, todavía hoy, una especie de ogro capaz de despertar inevitables temores

en los poderes tácticos de este país.

—Pero en este país, se quiera o no se quiera admitir, existe un compromiso con la democracia y hay una

Constitución que nos obliga a todos por igual. En nuestra Carta Magna se hacen referencias muy claras a

la igualdad de derechos y a la igualdad de oportunidades. Y en lo que a la Banca se refiere, ha adoptado

en este caso una actitud discriminatoria y represiva hacia determinadas fuerzas políticas..

El papel del PCE_____________

—Es usted consciente de que el PCE se juega su ser o no ser en estas elecciones generales, en función del

éxito o el fracaso de Izquierda Unida en las urnas.

—Soy bien consciente de que el PCE se juega grandes cosas en estas elecciones. Pero lo importante en

este caso no es hablar del Partido Co-

Gerardo Iglesias

munista, sino de lo que se juegan cuantas personas creen en una España democrática, soberana, libre y en

paz. El PSOE, haciendo el juego a Manuel Fraga, ha apostado por el bipartidismo político, consciente de

que sólo de esta forma podrá seguir ocupando todos los espacios de la Administración y del Estado. Es

éste un esquema tremendamente negativo para los intereses de España. Hay que romper este bipartidismo.

Con el actual panorama político hasta el propio Parlamento podría quedar paralizado. El PSOE, no

conforme con dejar fuera de juego a la derecha conservadora practicando su misma política, pretende

ahora desmovilizar y cercenar a la sociedad civil, para reducir la política a una mera representación

institucional. Y todos estos planteamientos son los que habrá que combatir en los próximos comicios.

Fraga ya no es peligroso______

—Supongamos que este país no llegara a entender el mensaje electoral que está procurando transmitir

Izquierda Unida a lo largo de esta campaña.

—Nada será igual a lo ocurrido el 28 de octubre de 1982. Fraga ya no representa peligro alguno, y está

muy lejos, eso desde luego, de ganar estas elecciones. Lo que hay que plantearse es si España seguirá en

su deslizamiento hacia la derecha, aun con un Gobierno socialista en el poder. O de si nuestro país sigue

apostando por la política belicista de los Estados Unidos. Se trata entonces de reconstruir a la izquierda

del PSOE una fuerza política importante. No es bueno para el futuro de este país el tremendo poder que

acumulan en estos momentos los socialistas, porque choca con una España que es plural.

—Vamos a suponer por un momento que el PSOE no alcanza la mayoría absoluta el 22 de junio. ¿Hasta

qué punto se mostraría dispuesta Izquierda Unida a formar un Gobierno de coalición con los socialistas,

de resultar cierto este pronóstico?

—Nadie duda del triunfo del PSOE en las próximas elecciones generales. Pero la respuesta a su pregunta

la daremos el día 23 de junio. Vamos a esperar entonces a ver qué pasa.

 

< Volver