Autor: Gómez Escorial, Angel. 
 Líderes 86. 
 El debut de Segurado     
 
 Ya.    17/06/1986.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

10 / España /Elecciones

LIDERES´86

El debut de Segurado

ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

Antes de cumplirse el año y medio del inicio de su actividad política, José Antonio Segurado formará

parte del Parlamento, en la legislatura 86-90. Puede hablarse, entonces, de carrera meteórica e incluso de

«figura-revelación». Segurado tiene algunos mimbres personales que le hacen atractivo y fiable. Sus

intervenciones públicas —no muchas, como si tuviera el afán de no repetirse— han sido muy medidas y

con mensajes claros. Le ha preocupado la utilización interesada de TVE por parte del Gobierno y enfatiza

siempre una verdad absoluta: en cuanto a voto útil, las dos únicas opciones posibles son el PSOE y la

Coalición Popular. Esas dos premisas resumen la direccionalidad de la política española actual. Por un

lado, los socialistas comprendieron desde el principio que un porcentaje importante de su éxito electoral

estaba en la «conveniente administración» de la «caja fuerte». Las condiciones culturales del pueblo

español hacen que TVE sea el único medio de información para un muy elevado sector de los ciudadanos

de este país. Quien lo domina, triunfa. El tema del voto útil es, también, absolutamente razonable. La

configuración del hemiciclo al que llega Segurado se va a parecer mucho al anterior. Cualquier cambio

sustancial en el reparto de escaños sería una sorpresa de tal calibre que ni siquiera los eventuales

beneficiados se lo creen hoy.

José Antonio Segurado procedía de las organizaciones empresariales. En el interior de ellas jugó fuerte

para obtener puestos más prominentes. Cuando entendió que este camino no le era propicio se pasó a la

política. Lo hizo con sentido de empresario, planificando su acción y con el pensamiento puesto en la

futura «cuenta de resultados». Elige un sector de «buen sonido», el liberal. Se coloca sobre el único carro

posible, el de Fraga, y obtiene los frutos de una generosa oferta por parte de don Manuel. Los liberales de

Segurado han pasado del «cero al infinito». Pero este primer éxito es sólo un paso. El Congreso oirá la

voz grave de este empresario metido a político todas las veces que el reglamento y la Coalición Popular le

dejen. No será un acompañante mudo. Dentro de cuatro años, cuando unos nuevos comicios estén en liza,

habrá que tenerle muy en cuenta. Segurado está en su debut. No hay que ser muy experto para vaticinar

que su carrera política será muy importante. Pero las profecías siempre tienen su porcentaje de «fallidos».

El tiempo nos lo dirá. Se impone, en cualquiera de los casos, seguir atentamente su camino.

 

< Volver