Autor: Frechoso, Francisco. 
 Campaña electoral 22-J. Dice que acabará con el comando "Madrid". 
 González: "Creo que el comportamiento de HB está fuera de la legalidad y es delictivo"     
 
 Diario 16.    19/06/1986.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Diario 16/19 de junio-86

CAMPAÑA ELECTORAL

NACIONAL

DICE QUE ACABARA CON EL COMANDO «MADRID»

Francisco Frechoso/D-16

MADRID.—El presidente del Gobierno, Felipe González, manifestó ayer su convencimiento de que «el

comportamiento de Herri Batasuna está fuera de ¡a legalidad y es delictivo», durante un encuentro con los

periodistas que siguen la campaña electoral socialista, celebrado en uno de los jardines del Palacio de la

Moncloa.

González hizo esta afirmación en respuesta a una pregunta que solicitaba su opinión sobre las muestras de

apoyo a la organización terrorista ETA que, reiteradamente, hace la coalición abertzale Herri Batasuna.

El jefe del Ejecutivo dijo que, a su juicio, HB tenía ya un comportamiento delictivo cuando fue

legalizada, pero, matizó, «son los tribunales de

González: «Creo que el comportamiento de HB está fuera de la legalidad y es delictivo»

justicia y no los Gobiernos quienes juzgan las conducías. No caben más acciones que a través de aquéllos,

y para eso está el fiscal del Estado a quien, reiteradamente, se le envía información sobre actuaciones que

pueden ser delictivas».

Al serle requerida su opinión sobre la propuesta de legalizar por decreto a Herri Batasuna, hecha por

Manuel Fraga, González lamentó que se pudiera hacer «batalla electoral de este tema», y replicó que «eso

que dice no está en su programa. Además, sabe que una medida de estas características puede ser

declarada inconstitucional».

El atentado que costó la vida el pasado martes a tres militares definió el encuentro con el jefe del

Gobierno, quien, visiblemente apesadumbrado, señaló, tras saludar a los periodistas: «.Hoy es un día

triste.»

Tensión contenida

Aseguró que, tras el acto terrorista, «la sitaución es de calma, pero también de tensión contenida» y

manifestó su convencimiento de que el atentado «no va a torcer la voluntad de este pueblo, aunque

significa un clarísimo ataque a esa voluntad».

González explicó que, «a pesar de que pudiera parecer lo contrario, hoy estamos más cerca que nunca de

acabar con el terrorismo. Hay que seguir manteniendo ese esfuerzo de extraordinaria tenacidad y firmeza

para conseguir nuestros objetivos».

Reconoció las dificultades que existen para «acabar» con el llamado comando «Madrid», responsable de

los más graves atentados cometidos en esta capital, pero se mostró convencido de que «el trabajo policial

va a dar su fruto. Los dos últimos años —recordó— han sido pródigos en detenciones de comandos,

cuyos miembros eran autores de asesinatos.

Eso mismo se producirá también con el comando que actúa en Madrid, pero lo mejor es no alardear de

nada y continuar con el trabajo».

La reinserción de terroristas

La dimensión del atentado etarra suscitó también una pregunta sobre la posibilidad de que el Gobierno

pudiera reconsiderar su política de reinserción social de los terroristas. El presidente no consideró

conveniente «establecer relación entre ambas cosas», porque, aclaró, «la reinserción ha tenido, tiene y

tendrá sus límites, que son los delitos de sangre».

También se le pidió opinión sobre la decisión adoptada por los familiares de las víctimas de celebrar un

funeral, sin asistencia de representación oficial, en el Hospital Gómez Ulla.

 

< Volver