Autor: Martínez Vega, J. A.. 
   Roca: "Felipe pide la mayoría absoluta para seguir por el camino del paro"     
 
 Ya.    20/06/1986.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Roca: «Felipe pide la mayoría absoluta para seguir por el camino del paro»

Barcelona/Martínez Vaga, enviado especial

Miguel Roca cerró ayer en Barcelona, concretamente en el Mini Estadi, ante más de 20.000 personas, su

campaña como candidato a la presidencia del Gobierno por Convergencia i Unió. Hoy hará lo mismo en

Sevilla y Madrid, pero desde su condición de aspirante a la Moncloa por el Partido Reformista. «Con

vosotros no nos queda más remedio que ganar las elecciones, y ya hemos empezado a ganarlas.» Con

estas triunfalistas palabras inició su mitin Roca. «Vuestra presencia aquí —continuó— es la afirmación

orgullosa de la reacción de Cataluña y la voluntad solidaria de ayudar a construir una nueva acción de

gobierno.»

El discurso con que Roca cerraba la campaña de Convergencia i Unió en la ciudad condal se diferenció

básicamente de todo lo demás en que el candidato a la presidencia reveló los diez puntos que encerrarán

las primeras medidas de la acción de gobierno de los reformistas en el caso de que ganen las elecciones.

El más importante es el referido al del trabajo. A este respecto, Roca promete un nuevo tratamiento fiscal

de las inversiones creadoras de trabajo. «Los socialistas —dijo— ya no se acuerdan de los 800.000

empleos que prometieron. Seguro que de este tema no ha hablado Felipe en su mitin de hoy aquí, en

Barcelona. El Presidente habrá pedido la mayoría absoluta para seguir haciendo el mismo camino, el del

paro». Estas palabras levantaron al numeroso auditorio de sus asientos, por lo que fue preciso que Miguel

Roca pidiera calma a sus seguidores para poder seguir con el mitin.

«Aquí llega el forastero»

Roca pisa fuerte en Cataluña. Rápidamente" se advierte que le cuesta menos esfuerzo conectar con su

auditorio. Cuando sube al estrado, el primer saludo es: «Aquí llega el forastero», replicando así una frase

de Carrillo, quien dijo de Roca que fuera de Cataluña es un forastero. Esta ocurrencia del viejo líder

comunista ha sido ampliamente rentabilizada por Roca, quien sé alegra que le consideren un forastero, ya

que él convierte este concepto en positivo, es decir, dándole sentido de que representa una opción europea

de progreso y modernidad, frente a las soluciones tercermundistas que proponen otros candidatos. «Quien

quiera apostar por el pasado lo tiene difícil, porque hay una amplia gama donde elegir; pero quien prefiera

la modernidad, sabe que tiene que votarnos a nosotros.»

Las otras medidas que adoptaría un gobierno reformista serían las siguientes: 1. Finalizar en los próximos

seis meses los traspasos pendientes a todas las comunidades autónomas. 2. Convocar el Consejo de

Política Económica y Monetaria para acabar la financiación de las comunidades autónomas. 3. Iniciar un

plan para reequilibrar económicamente las diferentes áreas territoriales. 4. Despolitizar la Administración

y no pedir el carné de partido a los funcionarios, sino la capacidad para servir a los ciudadanos. 5. Reducir

el déficit del sector público empresarial, ya que la gestión socialista cuesta cada año un billón de pesetas.

6. Revisar la ley de pensiones para garantizar su automática actualización de acuerdo con el incremento

del índice del coste de la vida. 7. Modificar e! sistema educativo. 8. Invitar a todas las fuerzas políticas a

compartir un programa de lucha contra la inseguridad ciudadana. 9 Afirmar a los socios de Europa el

deseo de ser europeos.

Jordi Pujol dijo que CiU y PRD «encarnan la propuesta más ambiciosa de transformación del país».

Señaló que el reformismo enlaza directamente con el catalanismo político, catalanismo que tiene una

antigua tradición: ser una alternativa de progreso en el Estado.

Precisión

En relación con una información sobre la campaña electoral de Miguel Roca sobre la posibilidad de

ofrecer un pacto al PSOE, fuentes del PRD matizan que Roca dijo textualmente: «Si el PSOE necesitara

el apoyo de Izquierda Unida para gobernar, el PRD aseguraría desde la abstención la estabilidad del

Gobierno minoritario y haría innecesario el pacto de los socialistas con los comunistas.»

 

< Volver