El Congreso estudiará la propuesta lingüística de la Academia  :   
 García Sabell (Academia Gallega): "No me convencen las razones prácticas y me preocupa el subsuelo político de la propuesta". 
 Informaciones.    23/06/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

El Congreso estudiará la propuesta lingüística dé la Academia

GARCÍA SABELL (ACADEMIA GALLEGA):

«NO ME CONVENCEN LAS RAZONES PRACTICAS

Y ME PREOCUPA EL SUBSUELO POLÍTICO

DE LA PROPUESTA»

MADRID, 23 (INFORMACIONES y resumen de EFE).

LOS grupos parlamentaras del Congreso no se han pronunciado aún sobre cuál será su postura respectiva en relación con la propuesta formulada oficialmente por la Real Academia de la, Lengua para que se añada al articulo 3.» de la Constitución un párrafo diciendo que «entre tolas las lenguas de España, el castellano recibe la denominación de español o lengua española, como idioma común a toda la nación». (Ver INFORMACIONES de ayer.)

Sin embargo, Efe ha podido constatar que, mientras el P.S.O.E. se muestra cauto sobre el tema, el grupo de U.C.D. lia acogido con relativa benevolencia el ruego de la Academia. Concretamente, el socialista don Enrique Múgica, miembro de la mesa de la Comisión Constitucional, ha manifestado que la cuestión planteada "habrá de ser estudiada" y ha añadido que, realizado dicho estudio, podrá llegarse a una definición sobre "un tema que tiene evidentes matizaciones políticas".

Por su parte, el diputado de U.C.D., don Osear Alzaga, miembro -también de la Comisión Constitucional, ha dicho que "a la Academia no le deja de asistir buena parte de su razón en su planteamiento. Además de razones lingüísticas, existe la óptica del derecho comparado. Resulta paradójico que, mientras las Constituciones de los países hispanoamericanos hablan siempre de "español", nuestra Constitución no consagre este idioma como el oficiad".

También indicó el señor Alzaga que "el tema no pasó inadvertido a la ponencia, como es lógico suponer. Si se llegó a la formulación contenida en el artículo 3.° fue para lograr un pleno asentimiento de todas las minorías, especialmente de la catalana y la vasca".

OPINIONES DE LAS

ACADEMIAS VASCA

Y GALLEGA

Los presidentes de las Reales Academias de la Lengua Vasca y Gallega, y el director decano de la Academia de Cultura de Valencia han manifestado su opinión sobre el documento que la Real Academia, Española ha dirigido a las Cortes con el ruego de que se oficialice el sinónimo "castellano-idioma español".

Sobre esta petición oficial, el padre Luis Villasante, presidente de la Real Academia Vasca, manifiesta que "no se siente autorizado para hacer declaraciones", ya que "la, postura a tomar ante esta petición debe acordarse corporativamente en la próxima reunión que celebrará la Academia Vasca el próximo día 30".

Sin embargo, don Domingo García Sabell, presidente de la Academia Gallega, declara que "¡las razones que da la Real Academia Española, sobre todo las razones prácticas, no ´me convencen" y que le "inquieta el subsuelo político de la propuesta".

Las declaraciones del señor García Sabell, a título personal, y un tanto apresuradas, según subrayó a Efe, son las siguientes:

"El texto académico se funda, en buena parte, sobre algo que os costumbre, a saber, el uso indistinto en España y fuera de España de los términos castellano y español. Pero más adelante se dice textualmente que "sólo por costumbre, consagrada por el diccionario, se llama al "español" con el término "castellano". La costumbre sirve, pues, para dos razonamientos opuestos.

El castellano, sinónimo de

español o lengua española. Y entonces, por ejemplo, el gallego, ¿qué es? ¿No, es lengua española?

El castellano lo hablan millones de seres —un castellano no homogéneo, ni mucho menos— en naciones que no son España. Pues bien, el gallego también lo hablan, millones de seres —-un gallego no unificado, ni mucho menos— en naciones —Portugal y Brasil— que no son España. Por tanto, aquí se da una realidad pareja.

Como vemos, el problema es complicado. Quizá lo que me inquieta sea no el vector científico, ni el vector sociológico del documento académico, sino el subsuelo político que quiérase o no hay en la propuesta de la Real Academia Española.

No quiero decir que se trate ni por asomo de una injerencia oficiosa de la docta corporación en las actividades parlamentarias. Trato de hacer ver que la cuestión terminológica castellano-español se desplaza inevitablemente a esta otra: unidad o diversidad, con todas sus implicaciones. Y esto sí que ya es decididamente realidad política.

La Real Academia Española afirma muy sabiamente que acatará la autoridad soberana de las Cortes y el pueblo español. Pero no olvidemos que el pueblo español esto en las comunidades y las nacionalidades del Estado español. Aquellas en las que la lengua materna es el castellano y aquellas en las que la lengua materna no es el castellano, y sí otra forma del español.

Un español que no tiene por qué ser subalterno. A mí, al menos, las razones que da la Real Academia Española, sobre todo las razones prácticas, no me convencen. Pero ocasión tendremos en las Cortes para discutir en profundidad este importante problema.

ACADEMIA DE CULTURA DE VALENCIA

El profesor don Julián San Valero Aparisi, directordecano de la Academia de Cultura de Valencia, ha declarado, por su parte, lo siguiente:

«Con el nombre de español se conoce en todo el mundo a la lengua de los españoles, que es un idioma que si, en su origen nació de una región concreta, hoy es una lengua formada con vocablos aportados por todas las regiones y las nacionalidades españolas a lo largo de muchos siglos, y aun de americanos que vamos asimilando progresivamente.

Aceptar el nombre de español para lo que fue en un principio castellano, no representa ninguna afrenta o vejación para las demás lenguas españolas, como el gallego, el vascuence, el catalán, el valenciano, etc., que mantendrán siempre, se quiera o no, su personalidad y peculiaridad.»

 

< Volver