Autor: Contreras, Lorenzo. 
 Cortes. Gracias a una interpelación del senador Moreno de Acevedo. 
 El Parlamento estrena debate sobre preautonomías     
 
 Informaciones.    30/03/1978.  Página: 3-4. Páginas: 2. Párrafos: 25. 

GRACIAS A UNA INTERPELACIÓN DEL SENADOR MORENO DE ACEVEDO

EL PARLAMENTO ESTRENA DEBATE SOBRE PREAUTONOMIAS

Por Lorenzo CONTRERAS

MADRID, 30

UNA interpelación del senador extremeño Alfonso Moreno de Acevedo ha hecho posible que por primera ves en el Parlamento se haya discutido la política del Gobierno sobre preautonomía. La exposición del interpelante, la réplica del ministro para las Regiones y sendos discursos de los señores Valverde (V.C.D.), Zabala (grupo de senadores vascos), Benet (Entesa deis Catalans y García, de la Borbolla (P.S.O.E.) dieron contenido a un debate cargado de intención política que, curiosamente, no fue presenciado por ningún ministro, excepción hecha del señor Clavero, cuya intervención resultaba ineludible. Don Josep Benet aprovechó la oportunidad para presumir, en base a tales ausencias, la falta de interés que el Gobierno demostraba.

Pero, además, sacó renta política a la coyuntura cuando repitió sus conocidas opiniones sobre la falta de contenido de la Generalidad provisional. Las observaciones del señor Benet, en vísperas del viaje del señor Tarradellas a Madrid, representó una llamada de atención al Gobierno respecto a la necesidad de que el presidente no retorne a Barcelona con las manos vacías, sino con un correcto bagaje de servicios y transferencias estatales para el organismo preautonómico de Cataluña.

«¿Qué se nos dará?», preguntó Benet antes de advertir: «La calma aparente de Cataluña no debe engañarnos. Existe aún, porque nuestro pueblo todavía tiene esperanzas. Pero esa calma puede ser precursora de la tempestad. El pueblo que dio el triunfo a las fuerzas autonómicas sigue existiendo. Es el mismo del 11 de septiembre % de las manifestaciones de enero de 1976. Si el Gobierno sigue manteniendo a la Generalidad como hasta ahora, la responsabilidad de lo que pueda ocurrir recaerá sobre él.»

No podía faltar en el discurso de Benet una referencia al viaje de Tarradellas, un viaje que el senador definió como ((importante» en la medida en que el honorable vendrá representando a todos los catalanes y no solamente a sus partidarios. Benet hizo específica alusión a sus discrepancias con el presidente, señalando la irrelevancia de tales diferencias en este caso. ((Si regresara Tarradellas a Barcelona con las manos vacías —agregó»- ello sería muy grave y se interpretaría como un fracaso del sistema preautonómico. La próxima semana sabremos si detrás de la preautonomía existe algo más que una manipulación de las esperanzas, al servicio del inmovilismo centralista. Deseamos ser convencidos, pero con hechos. Y con hechos inmediatos.»

El ministro para las Reglones justificó la lentitud en la preparación de la transferencia de servicios y funciones del Estado, subrayando la complejidad del problema y una serie de circunstancias dilatorias del proceso, ajenas a la intención del Gobierno, entre ellas las dificultades para el nombramiento de «consellers» y la propia enfermedad del honorable. Anunció Clavero que «serán importantes los servicios que el Gobierno central pueda transferir a la Generalidad». Se refirió a la fecha del 10 de abril como plazo para la culminación de un trabajo serio. A este efecto, el Gobierno ha completado unos estudios y preparado una serie de servicios que la

comisión de transferencias conoce.

CLAVERO

APELA A LA UNIDAD DE ESPAÑA

Benet había hecho un balance de los seis meses que lleva funcionando en Cataluña el régimen preautonómico. «Totalmente negativo», fueron sus palabras. Y para fundamentarlas hizo hincapié en que ningún servicio había sido todavía traspasado, ni las Diputaciones habían dejado de estar controladas por personas designadas durante el régimen anterior. Ha faltado una disposición o decreto sobre bilingüismo, y no se ha hecho llegar ni la más insignificante subvención a los maestros que enseñan el catalán en su tierra. Tampoco el Gobierno —prosiguió Benet en su memorial de agravios— ha anticipado qué contenido piensa dar al régimen preautonómico de Cataluña ni de los demás pueblos de España. Lo más grave, según Benet, es que incluso se ignora el criterio gubernamental en la materia.

Previamente, respondiendo a la interpelacion del señor Moreno de Acevedo, el ministro había manifestado que ni el Gobierno ni U.C.D. tienen un criterio fijo,, sino flexible, sobre las enmiendas constitucionales que conciernen al problema autonómico. Pero quizá lo más significativo de su discurso fue, en línea con la arenga pronunciada horas antes por Gutiérrez Mellado en Alcalá de Henares, su apelación a la unidad de España. Cree saberse que las recientes manifestaciones del «Aberri Eguna» han sentado muy mal en las fuerzas armadas. El ministro del Interior estudia con los gobernadores civiles de las provincias vascas las responsabilidades posibles por la exterio-rización de signos separatistas. Igualmente, es una especulación del momento la posibilidad de que el Partido Nacionalista Vasco sea sancionado con cinco millones de pesetas.

((La unidad de España —proclamó Clavero en el Senado— no se puede considerar rota porque todos los asuntos no se resuelvan en Madrid. Esto seria tener una idea raquítica de la unidad. Pero a lo que el Gobierno se opondrá siempre es a cualquier intento de indepen´dentismo.»

Sonaron aplausos en apoyo de estas palabras.

Por lo demás, el debate fue un acoso casi generalizado a la política preauto-nómica del Gobierno, que el interpelante Moreno de" Acevedo descalificaba por no ajustarse a haremos racionales, como, por ejemplo, su planteamiento cuando haya Constitución y no antes. El ministro se habla defendido diciendo que "Una fuerte dosis de racionalidad no haría asimilable el proceso de transición que vivimos". Agregó que el fenómeno preautonómico es típico de una transición y está sirviendo para consolidar la democracia en España. "Habría sido incurrir en falta de realismo —continuó— no reconocer situaciones como la catalana y la vasca." Esta frase, sin embargo, fue completada con la observación de que las restantes preautonomías eran también imprescindibles.

Según Clavero, la opción tomada no fue una manipulación como Benet pretendía. La vía racional habría sido, efectivamente, esperar a la Constitución, pero no cabían demoras y era preciso, además, elegir la fórmula de menor costo. La mancomunidad de Diputaciones sin elecciones locales quedaba descartada. Una ley de Regiones habría significado la máxima dilación, pues a estas alturas todavía se estaría discutiendo. Ni que decir tiene que en aquellos momentos Clavero respondía a Moreno de Acevedo, cuyo desdén por las preautonomíag era ostensible y estaba siendo incluso combatido por U.CD. El señor Moreno de Acevedo, que en algún momento lamentó el hecho de que Ruiz-Giménez no haya obtenido escaño parlamentario (pertenece a su grupo político), había llegado a la conclusión de qué el Gobierno de U.C.D. ""se sintió inseguro ante las regiones con autonomías legislativas en el pasado", cuando, a su juicio, "debería haber pensado que las restantes regiones merecían Un trato similar al de

Efe

Cataluña y País Vasco". La preferencia del senador se orientaba hacia una ley de Regiones. En su critica llegó a decir que la política había sido tejida a base de cabildos de pasillo y hasta acuerdos de alcoba. Sonaron risas, que se repitieron cuando el ministro, en la réplica, manifestó que ninguna de sus negociaciones con los grupos políticos -habla conocido tal marco. Moreno de Acevedo había citado, como modelo de presión actuante, el caso de la preautonomía canaria, otorgada bajo el influjo de unas circunstancias especiales bien conocidas.

Los representantes de ¡a Unión de Centro Democrático, incluido el propio Clavero, se esforzaron en demostrar la vocación autonomista de su partido. Un miembro del grupo líberal del ministro complicó esta defensa con ciertas alusiones al estancamiento de la preautonomía andaluza, lo cual hizo vibrar a los socialistas que tuvieron participación en una famosa asamblea sevillana. En definitiva, a través de García de la Borbolla, vinieron a decir que los responsables del frenazo hablan sido los "ucedistas", que primero. aplaudieron el borrador de´ Estatuto andaluz aprobado por consenso y luego pretendieron dar voto (además de voz) a los presidentes todavía franquistas de las ocho Diputaciones de la región.

FRACASO DEL CENTRALISMO

La intervención del senador vasco Federico Zabala estuvo prácticamente en las antipodas de la desarrollada por Moreno de Acevedo. Según Zabala, el Gobierno habría pecado por establecer el mismo rasero preautonómico en regiones históricamente distintas. E! senador vasco coincidía, sin embargo, en la estimación de que la presión de los pueblos vasco y catalán, junto con otros clamores, había desatado el proceso. A ello contribuyó igualmente, según su análisis, el fracaso del centralismo. Este fracaso se hacía especialmente visible en la insolidaridad económica o en el desequilibrio manifiesto que entre las regiones se observa Ahora bien, para el señor Zabala el País Vasco no es un privilegiado económico, sino que, según un estudio del Banco de Bilbao, ha sido poco menos que maltratado por el sector público, proporcionando un ahorro al Estado. Este ahorro, sin embargo, no ha sido canalizado hacia Extremadura y otras regiones deprimidas, lo cual reforzaría su tesis sobre el fracaso del centralismo y su administración insolidaria.

Cuando el señor Zabala, citando a un parlamentario

(Pasa a la pág. siguiente.)

JOSEP BENET ADVIERTE SOBRE EL RIESGO DE QUE TARRADELLAS VUELVA DE VACIO A CATALUÑA

CLAVERO ANUNCIA UNA «IMPORTANTE TRANSFERENCIA DE SERVICIOS» A LA GENERALIDAD

ADVERTENCIA DEL MINISTRO: «EL GOBIERNO SE OPONDRÁ SIEMPRE A CUALQUIER INTENTO DE INDEPENDENTISMO»

LA SESIÓN DEL SENADO

(Viene de la pág. anterior.)

francés, calificó como propias de un país subdesarrollado las infraestructuras de los pueblos de Guipúzcoa, se oyeron en la sala algunos rumores.

TAJO-SEGURA, CUARTA «EDICIÓN»

La sesión de ayer se completará hoy con otras preguntas e interpelaciones. Aparte de lo ya reseñado sobre preautonomías, ayer se desarrollaron preguntas sobre desequilibrio regional y su relación con las autonomías, tema éste en el que Pedro Cañada Castillo, de U.C.D., mostró su descontento por el trato económico dado a Extremadura.

Una vez más se preguntó sobre el trasvase Tajo-Segura. El ministro de Obras Públicas, señor Garrigues, recordó al preguntante de U.C.D., Joaquín Hurtado Simón, que era la cuarta vez que abordaba esta cuestión heredada del pasado-Andrés Picazo González, del P.S.O.E., pidió explicaciones al ministro de Agricultura por la falta de consulta gubernamental, en materia de política agraria, a los sindicatos. El nuevo ministro, señor Lamo de Espinosa, reconoció la necesidad de esa colaboración, y el autor de la pregunta deploró que los primeros contactos no se hayan producido basta el día de ayer.

Finalmente, antes de abordarse el problema de las preautonomías, el señor Moreno de Acevedo, perteneciente al grupo de senadores socialistas y progresistas independientes, preguntó sobre política de comercialización d e productos agrarios. Criticó, mencionándolos directamente, a los mercados de origen, especialmente a Merca-Badajoz y MercaGuadiana. Sobre Mercasa, dijo que su nómina directiva había sido incrementada en favor de personajes de U.C.D., que perciben retribuciones suculentas, cuando, por otra parte, esa «cúpula» no ha producido ningún proyecto que justifique el aluvión.

Replicó el subsecretario de Mercado Interior, Agustín Hidalgo de la Quintana, quien anunció para antes del 30 de junio un programa de reforma de las estructuras comerciales. Tendrá que ser —advirtió— un programa a largo plazo, sin soluciones espectaculares inmediatas.

UNA COMISIÓN INVESTIGADORA

En relación con ciertas objeciones del senador sobre las instalaciones de Mercasa en el paseo de La Habana, 101, el subsecretario dijo que tales instalaciones tienen una base claramente legal, con todas las licencias pertinentes.

Sobre la ampliación de la plantilla, el señor Hidalgo adujo que una empresa nacional se mueve por sus propios Estatutos en cuanto al personal directivo. Negó que los técnicos de Mercasa estén ociosas en materia de proyectos y apuntó que el señor Moreno de Acevedo había basado sus criticas en anónimos que habían reñido circulando.

El senador pidió, al amparo del Reglamento de la Cámara, el nombramiento de una comisión investigadora.

 

< Volver