Autor: Méndez, Maria José. 
 Balance de las preautonomías. 
 Castilla-León: Difícil despegue     
 
 ABC.    01/05/1978.  Página: 8-9. Páginas: 2. Párrafos: 65. 

BALANCE DE LAS PREAUTONOMIAS

CASTILLA-LEÓN: DIFÍCIL DESPEGUE

CASTILLA y León acaban de celebrar el Día de la Región, y hubo diversos incidentes en una jornada que tuvo serias dificultades para llegar » realizarse. El presidente del ente preautonómico castellano-leonés dijo en su alocución a los asistentes a.1 acto de Villalar de los Comuneros que la autonomía no es sólo un problema político ni sólo un problema económico: es fundamentalmente un problema de supervivencia como pueblo y como región», Desde esta línea, Juan Manuel Reol Tejada, en este tercer trabajo de la .ser/e, hace el balance de la etapa preautonómica con una visión optimista para el futuro, pero muy realista para el presente.

«Esta etapa ha sitio positiva porque, pese • todo, se ha creado un sentimiento regional y se ha consolidado un organismo, el Consejo General de Castilla y León, que hace unos meses era muy difícil de entender." De este modo, Juan Manuel Reo! Tejada, presidente del Consejo General Casulla y León, enjuicia le preautonomia de una región que con su gran extensión y escasa densidad de población tiene unos problemas muy particulares.

OBJETIVOS

«E| principad objetivo de la región es invertir el signo de las exportaciones; exportaciones entre comillas, porque nuestro principal recurso son las personas. Castilla está desertizada; en muchas de las comarcas la densidad de habitantes por kilómetro cuadrado no alcanza el mínimo qué" indican los organismos internacionales como soporte de cualquier desarrollo.»

«Exportamos capitales cuando deberíamos ser, desde la perspectiva de la solidaridad nacional, receptora de capitales por ser una región deprimida. Y exportamos materias primas sin transformar, con ´o cual el valor añadida no se queda en nuestra región. Castilla, gracias a sus cuencas, es una región excedentaria de energía, y es Importante qi/s nosotros de alguna manera obtengamos algún beneficio de esa energía que hoy damos sin ninguna contraprestación.

»Sin embargo, creo que Castilla y León no puede Fundamentarse en un sentimiento de subdesarrollo ni tercermundísta. Una región es, además de los problemas socioeconómicos, las calidades de vida, etc., un modo de concebir la vida, una trabazón espiritual y tantas cosas que son un fundamento básico para identificarse con la región.»

SENTIMIENTO AUTONÓMICO

«Una de las principales virtudes del regionalismo de Castilla y León es su sentimiento universal; nuestras gentes no pueden entender, dentro " de su universalismo, el circunscribirse a una mentalidad que les parece más corta y de menos horizontes. Sin embargo, la teoría tiene que estar basada en lo siguiente: se trata de ser y de ahondar más en lo castellano-leonés para ser más profundamente españoles, y ahí se armonizan perfectamente los dos sentimientos: regionalismo y universalismo.»

»indentico, en gran medida, regionalismo ton autonomía, porque la defensa de las costumbres, la historia, el folklore, la cultura..., es regionalismo; pero también lo «a un gesto político. Y eso es la autonomía: el gobierno regional, pero basándolo —por lo menos desde la perspectiva castellano una solidaridad no sólo Interintraregional .»

JUAN MANUEL REOL TEJADA

Don Juan Manuel reol Tejada, presidente del Cánselo General de Castilla y León, es diputado por Burgos de Unión de Centro Democrático, candidatura que encabezó en ¡unió de 1977 y en marzo de 1979. Nació en Burgos el 26 de agosto de 1933; casado y con cinco hijos, es doctor en Farmacia y pertenece al Cuerpo Farmacéutico de Sanidad Nacional. Fue subdirector general de Farmacia y, posteriormente, en el Ministerio de Sanidad y Seguridad Social, creado en 1977, director general de Ordenación Farmacéutica, cargo del que dimitió al ser elegido por unanimidad —el 22 de Julio de 1978—presidente del ente preautonómico castellano-leonés.

«Personalmente entiendo que la autonomía es válida porque sirve para profundizar en la democracia y para conseguir eficazmente el progreso social de las gentes, al acercarles la administración de sus asuntos. Pero autonomía también es solidaridad y una mejor articulación y vertebración de la única patria española.»

»Nuestro pueblo no quiere ser autonomista desde su perspectiva de universalismo, de la que nunca debe abdicar. Sin embargo, se puede caer Irremisiblemente en un regionalismo o un autonomismo por reacción, que sentaría origen a un nacionalismo castellano-leonés con todo el riesgo que esto supone.»

RELACIÓN CON LAS DIPUTACIONES

«La relación con las Diputaciones ha tenido las mismas características de lo que antes afirmaba con respecto a nuestras gentes. Las instituciones son reflejo, en gran medida, de la psicología, el medio ambiente... Además, las Diputaciones están formadas, como es lógico, por personas que, por pertenecer al anterior sistema, se Identificaban consciente o inconscientemente con lo que esas Corporaciones venían siendo. Por estas razones era muy difícil que entendieran que de pronto surgía un Conseja General de Castilla y León con autoridad para coordinar sus actividades, para intentar complementar sus presupuestos, para imponer un cierto sentido regional. Aunque en el terreno de lo personal ha reinado la cordialidad, con las excepciones importantes; que ha habido, no hay duda que, en general, ha existido un distanciamiento, una falta de cooperación.

»A partir de este momento esperamos que se produzca una fluidificación muy importante en las relaciones con las Diputaciones, teniendo en cuenta que nosotros vamos a montar la autonomía, sobre lo que en cierto modo está diciendo la Constitución sobre la autonomía de los Municipios, de las Diputaciones; de alguna manera, sobra la estructura provincia). De ese modo somos fieles a nuestra historia, que nunca se concibió de una manera imperialista y aniquiladora de otras tierras o de otras culturas.

»El Consejo General de Castilla y León debe ser el organismo con autoridad, eso no tiene duda, pero coordinador. El órgano que le dé a Castilla y León la óptica regional que no ten/a y que permita que esta región tenga un concepto de su propio peso por sentirse suma de una serie de provincias sin hacer cada una la guerra por su cuenta. Sin embargo, el Consejo General transferirá y estará perfectamente de acuerdo con que la gestión y la ejecución de multitud de temas la lleven los correspondientes organismos. En algunos casos serán los Ayuntamientos; y en cuanto a la coordinación de éstos, no cabe duda que es tarea de las Diputaciones.»

TRANSFERENCIAS

«Queremos unas transferencias selectivas, ya que desde nuestras propias características regionales tenemos que hacernos cargo de los temas que realmente nos interesan.

»Tienen que ser, además, unas transferencias que, por venir respaldadas por una financiación y una estructura burocrática, sean Inmediatamente operativas y no frustrantes. En los próximos meses esperamos definir el cuadro de transferencias de la Administración Central al Consejo Regional de Castilla y León.

»El tema de las transferencias respecto da las Diputaciones tienen un marco y un matiz distinto. En este momento las díferentes características de estos organismos —resultado de unas alecciones locales— nos hace plantear el marco jurídico y el reglamento de actuación para llevarlas a cabo.»

ESTATUTO

«Hay unas líneas maestras de lo que debe ser el proceso autonómico. Tengo muy claro cuál debe ser este proceso, su ritmo y lo que deben significarse en el Estatuto. Dispongo, además, de loa suficientes dictámenes jurídicos como para saber cuáles son los procedimientos para alcanzar el Estatuir pero

BALANCE DE LAS PREAUTONOMIAS

Aspectos socioeconómicos

• El Consejo General debe ser el organismo con autoridad y coordinador que le dé a la región la óptica regional que no tiene,

• Primero debemos demostrar nuestra vocación autonómica y luego estaremos en disposición de iniciar la confección del Estatuto.

• León, Logroño y Santander son, sin ninguna duda, castellano-leonesas.

primero debemos demostrar nuestra vocación autonómica y luego estaremos en disposición da iniciar algo tan importante como es la confección de! Estatuto.

»El Estatuto deberá señalar que la región es solidaria entre si y que para nosotros el despegue de las provincias más deprimidas es nuestro principal objetivo.»

CAPITALIDAD

«En el reglamento de régimen interno del Consejo General de Castilla y León, siendo todos conscientes de que el tema de la capitalidad podía ser un elemento de disgregación en un momento de despegue dificilísimo, lo que hicimos fue obviar el problema a partir de decir que la sede serían todas y cada una de las provincias.

«Desde luego, no debemos sustituir un centralismo por otro, y, por consiguiente, no vayamos a buscar una capitalidad con los mismos módulos que tenemos de inercia del centralismo madrileño, que esté geográficamente en el centro, que sea una gran metrópoli, que tenga ios servicios oportunos, etcétera. Lo que hay que hacer es intentar armonizar y equilibrar esa necesaria racionalización de ciertos centros de organización y de administración con unos criterios que sean válidos para todos. De lo contrario, este tema de la capitalidad sería rompedor de la región.»

LOGROÑO, LEÓN Y SANTANDER

«El Consejo General de Castilla y León es consciente de la mutilación que significa la no incorporación de León, Logroño y Santander. Respeto profundamente y estoy convencido de que estas tres provincias tienen unas singularidades que empiezan por «I propio nombre —Cantabria, Rioja—, pero para nosotros son, sin ninguna duda, castellano-leonesas.

»No podemos permitir que se entienda por

pasividad lo que es respeto a su proceso y a su propia decantación, pero tienen que dialogar con un interlocutor tan válido como el Consejo General de Castilla y León, y con una perspectiva tan amplia como es el que les garantizamos que en el Estatuto se pueden contemplar todas aquellas características que ellos quieran. No podemos renunciar porque seria tanto como decir que se puede concebir Castilla y León sin León, Logroño y Santander, que son la cuna del reino, del idioma y del origen castellano-leonés.»

»Si la unión de estas tres provincias no se logra, tanto ellas como las otras ocho habremos fracasado. Sé que el problema es difícil porque existe dentro de la región una dialéctica que obedece a términos que yo llamo "historicistas", pero que se empeña en hablar de que no hay una sola región, sino dos.

«Hasta tal punto es importante esta diagregación que se debería hacer un envite (lo digo a título personaI, por si acaso pueda haber otras Interpretaciones) a las tres provincias que no están con nosotros. Ahora que es un momento de reestructuración del Consejo, debería ofrecerse la presidencia del Consejo General de Castilla y León a cualquiera de estas tres provincias.»

Una serie de María José Mendez

COMPOSICIÓN DEL CONSEJO

La distribución de actividades dentro d

el Consejo General de Castilla y León, y teniendo en cuenta la representación de los partidos políticos, es la siguiente:

• Unión de Centro Democrático tiene, además de la presidencia y vicepresidencia segunda —unida a la Conserjería de Trabajo—, las Conserjerías de Interior y Administración Local, Economía y Hacienda, Educación, Industria y Energía, Obras Públicas, Agricultura, Ganadería y Montes, y, por último, Sanidad.

• El Partido Socialista Obrero Español está representado en el Consejo General de Castilla y León en la vicepresidencia primera, unida a la Conserjería del Patrimonio Artístico y Bibliotecas, y las Conserjerías de Comercio y Turismo, Urbanismo y Vivienda y Seguridad Social.

POBLACIÓN

- Las ocho provincias que forman la región castellano-leonesa tienen una extensión de 78.679 kilómetros cuadrados, lo que representa el 15,57 por 100 de la superficie nacional.

La población, de hecho, ascendía el 1 de julio de 1975 a 2.016.996, lo que representaba el 5,64 por 100 del total nacional. Sin embargo, en 1940, la población, de hecho de las ocho provincias castellano-leonesas era de 2.201.089, un 8,50 por 100 respecto al total de habitantes de España en ese año.

RENTA PER CAPITA En 1975, la renta per cepita de Castilla y León suponía 124.884 pesetas, cifra por debajo de la media nacional, que ese año ascendía a 144.731 pesetas. Valladolid, con 155.026 pesetas por habitante era la única provincia que superaba la renta per capita nacional, mientras Avila sólo tenía 99.666 pesetas por habitante.

Sin embargo, en 1955 la renta per cepita de las castellano-leoneses (en pesetas constantes de 1975) era de 53.035, y la media nacional suponía 61.051 pesetas por habitante.

MOVIMIENTOS MIGRATORIOS

La huida de los castellano-leoneses de su región se agrava año tras año. Los movimientos migratorios son muy acusados, y en todas las provincias, a excepción de Valladolid, la emigración supera a la inmigración.

En 1977, 23.681 castellano-leoneses abandonaron su región viajando hacia otras zonas españolas. Mientras tanto el número de entradas que se registraban en las distintas provincias de Castilla y León fue de 15.599 personas.

ESTRUCTURA DE LA POBLACIÓN ACTIVA

La población activa de Castilla y León en 1975 era de 712.219 personas, mientras que, veinte años antes, en 1955, la cifra de población activa ascendía a 915.325 personas.

La población activa en 1975 se estructuraba de la siguiente forma: un 35,59 por 100 de los castellano-leoneses se dedicaban al campo, porcentaje muy parecido al de las personas que trabajaban en el sector de servicios, que era de un 38,89 por 100 de la población activa. Sin embargo, sólo un 18,60 por 100 se dedicaba a la industria y un 8,49 por 100 a la construcción.

Cronología

• 4 julio 1977. — Los paríamentarios castellano-leoneses-del PSOE, en una reunión celebrada en Villalar, constituyen la Asamblea de Parlamentarios de Castilla y León.

• 12 septiembre 1977.—Los parlamentarios castellano-leoneses de UCD se reúnen en León para tratar, de la promoción y defensa de la autonomía de Castilla y León.

6 noviembre 1977. — Representantes de todos los partidos políticos y organizaciones regionalistas de Castilla y León acordaron enviar al Gobierno la petición de reconocimiento urgente del régimen preautonómica para la región castellano leon

• 13 marzo 1978. — La Comisión negociadora de la preautonomía castellano-leonesa entrega al ministro adjunto para las Regiones el texto definitivo sobre el que se negociará el régimen preautonómico de la región.

23 abril 1978. — Concentración autonomista en Villalar de los Comuneros para celebrar el Día de Castilla y León. Durante el desarrollo de la jornada se produjeron graves incidentes que fueron tratados en la reunión de la Junta dé Portavoces del Congreso celebrada el 24 de abril

• 2 junio 1978. — En la reunión del Consejo de Ministros se aborda la concesión de la

preautonomía a Castilla y León.

• 30 junio 1978. — «El «Boletín Oficial del Estado» publica un real decreto —Con fecha 13 de junio— mediante el cual se aprueba el régimen preautonómico para Castilla y León.

• 22 julio 1978. — Reunido el Pleno de la Asamblea de Parlamentarios en el castillo de Monzón de Campos (Patencia), y con la asistencia del ministro adjunto para las Regiones, quedó constituido el Consejo General de Castilla y León y la Junta de consejeros del organismo. En él mismo acto, Juan Manuel Reol Tejada fue elegido, por unanimidad, presidente del

frente preautonómico.

• 29 julio 1978. — Se distribuyen todas las Conserjerías del Consejo.

• 7 octubre 1978.—Se aprueba el reglamento de régimen Interno del Consejo General de Castilla y León.

• Noviembre 1978.—Se constituye la Comisión mixta de transferencias.

• 23 abril 1979. — La Junta del Consejo General de Castilla y León se reunió en Villalar de los Comuneros y acordó manifestar la firme voluntad de iniciar el proceso autonómico para la región. Por otro lado, la Junta convocó a todos los castellano-leoneses para que asistieran a la concentración del domingo, 29 de abr0il, en Villalar para celebrar el Día de Castilla y León.

 

< Volver