Autor: Manzano, Andrés. 
 Con el voto en contra de UCD. 
 El consejo de municipios inicia los estudios para convertirse en una mancomunidad     
 
 El País.    20/11/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Con el voto en contra de UCD

El consejo de municipios

inicia los estudios para

convertirse

en una mancomunidad

ANDRÉS MANZANO

La comisión permanente del consejo de municipios aprobó ayer, con el voto en contra de los dos representantes de UCD, iniciar el estudio sobre la posibilidad de que el consejo se convierta en unos meses en una mancomunidad de municipios., lo que, en opinión de la izquierda, aportaría fuertes ventajas de orden jurídico y operativo. La posible mancomunidad agruparía al 95% de la población de toda la provincia, y su opinión tendría un fuerte peso específico en otros temas no relacionados directamente con el urbanismo o la infraestructura social, como sería el proceso autonómico.

El pleno de la comisión permanente aprobó por unanimidad, incluida UCD, el estatuto del consejo de municipios.

La posibilidad de llegar a reconstituirse como mancomunidad era uno de los artículos del estatuto, y se hizo desaparecer del mismo en un pleno anterior, precisamente para que UCD pudiera aprobarlos. Sin embargo, la idea de llegar a una mancomunidad estaba dentro de los propósitos de la izquierda desde el primer momento, por lo que en la misma sesión de ayer se presentó la cuestión como punto distinto del orden del día y se aprobó con la postura en contra de los ucedistas. La comisión permanente está formada por cinco representantes del PSOE. dos del PCE y dos de UCD. En total, siete contra dos.

Según los socialistas y comunistas consultad as, la mancomunidad presenta, de entrada, una gran ventaja respecto al consejo de municipios, y es que este último no tiene personalidad jurídica. A efectos legales, funciona de

prestado, gracias a los buenos oficios de la Diputación Provincial, incluida en el consejo, aunque no en la permanente. Así, incluso los honorarios de los técnicos urbanistas que trabajan en la elaboración de las directrices para, la revisión del Plan. General del Área Metropolitana los paga la Diputación, ya que el consejo no puede, como tal, contratar a nadie. La mancomunidad sí tendrá personalidad jurídica.

Además, según las opiniones recogidas entre la izquierda, aumentará de farma notable su operatividad, ya que los acuerdes sobre problemas comunes que se adopten gozarán de mayor consideración e importancia.

Adhesión individual

De cara a aspectos políticos, como seria, por ejemplo, proceso de autonomía madrileña, la mancomunidad no tendría posibilidades de actuación legal, ya que la Constitución señala que la adhesión al proceso se hará por

cada municipio individualizado. Por otro lado, dado que los veintisiete municipios que la compondrán no representan las dos terceras partes de los existentes en la provincia, persiste la necesidad de contar con UCD. como partido mayoritario en los restantes. Sin. embargo, que los municipios que representan más del 90% de la población madrileña se pronuncien en un sentido o en otro es indudable que habrá que tomarlo en consideración a lo largo de las conversaciones.

Al tiempo que la aprobación de iniciar los estudios, se fijó un plazo de tres meses para que éstos sean presentados, y se proceda definitivamente a su constitución. Es muy poco previsible que los informes concluyan en que no es conveniente o necesaria su existencia.

De los veintisiete ayuntamientos afectados, quince están gobernados por socialistas, cinco por comunistas, cinco por UCD y dos-grupaciones indefendientes. La mancomunidad, por tanto, reflejará posiciones de izquierda, y tal vez sea ese el motivo real del voto en contra de los ucedistas.

 

< Volver