Tras las elecciones vascas y catalanas. 
 Dos ministros nacionalistas podrían entrar en el Gobierno     
 
 Diario 16.    10/03/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Tras las elecciones vascas y catalanas

Dos ministros nacionalistas podrían entrar en el Gobierno

El presidente Suárez, según estiman fuentes informadas, podría proceder a una rápida remodelación ministerial, sin esperar al congreso de su partido, e incluir a dos nacionalistas moderados en su Gobierno a cambio de concesiones equivalentes sobre la participación de UCD en los Gobiernos autonómicos. La puesta en práctica de este proyecto depende de que los resultados electorales lo hagan viable.

Madrid — Adolfo Suárez considera la posibilidad de incluir en el Gobierno a un ministro vasco y otro catalán, pertenecientes a partidos nacionalistas moderados, cuando, tras las elecciones catalanas del próximo día 20, se conozcan las composiciones de los Parlamentos de estas dos comunidades autónomas.

La noticia, difundida por Europa Press de «fuentes políticas vinculadas al Gobierno», ha de ser enmarcada en el contexto de los rumores que, sobre la inminencia de una profunda remodelación ministerial, han circulado profusamente, desde comienzos de año.

Tales especulaciones no fueron nunca desmentidas en medios ucedistas autorizados. Sin embargo, y con ocasión de la minicrísis provocada por la dimisión de Clavero, resuelta con la entrada de Ricardo de la Cierva en el Ministerio de Cultura, el paso de Rafael Arias-Salgado a la adjuntia de presidencia, y la asunción de las Relaciones con las Cortes por el titular de ese Departamento, José Pedro Pérez-Llorca, voces competentes afirmaron que la remodelación gubernamental definitiva, al año de las últimas elecciones generales, no tendría lugar hasta que se reúna el II congreso de UCD.

La agudización de la crisis interna del partido del Gobierno, puesta de manifiesto en la contradictoria evaluación de los resultados del referéndum andaluz hecha por la comisión ejecutiva de UCD, en su reunión del pasado día 3, induce a pensar, ahora, que la conclusión de los procesos electorales vasco y catalán podría ser la señal necesaria y suficiente para que la remodelación gubernamental sea llevada a efecto.

Cuatro problemas pendientes

Cuatro frentes de problemas podrían abordarse en la resolución de esta crisis: el desgaste interno del propio equipo ministerial actual, el desarrollo de los dos regímenes autonómicos ya institucionalizados, los conflictos latentes en sectores regionales de la UCD, así como el creciente enfrentamiento entre los sectores ideológicos que integran el partido del Gobierno.

Por lo que se refiere al funcionamiento del Gobierno actual, cabe recordar las fricciones registradas entre el vicepresidente primero y el equipo económico, que culminaron con el rechazo de la dimisión del titular de Agricultura, Jaime Lamo de Espinosa, hace escasas semanas, los insistentes rumores de un cambio en la cartera de Interior, tras sucesos como la fuga de los grapos de la cárcel de Zamora, y las noticias de que el vicepresidente segundo, Gutiérrez Mellado, desearía abandonar el cargo

La plena puesta en marcha de los regímenes autonómicos catalán y vasco podría aconsejar la inclusión de ministros nacionalistas más moderados en el Gobierno central, "a cambio de concesiones similares en torno a la participación de UCD en los Gobiernos autonómicos.

En el capítulo de las crisis regionales ucedistas destacan la situación que arrastra la UCD extremeña desde el cese en el Ministerio de Sanidad de Enrique Sánchez de León, relevado posteriormente de la presidencia regional del partido, y las crisis abiertas en las secciones centristas de Andalucía y Cataluña, como consecuencia de la política autonómica del Gobierno.

El recrudecimiento de los enfrentamientos ideológicos entre los sectores de UCD más ligados al régimen anterior, y los socialdemócratas y liberales que permanecieron en la oposición hasta el 20-N de 1975, fue manifiesto en la última reunión de la ejecutiva del partido, en la que las críticas alcanzaron, por primera vez, al propio Adolfo Suarez.

• Camacho: El Gobierno puede quedar fuera de juego

- El dirigente del PCE y CC OO, Marcelino . Camacho, afirmó el sábado en Barcelona que «los resultados de Andalucía y los que habrá en Euskadi y Cataluña, colocarán al Gobierno en una situación extremadamente difícil, casi fuera de juego».

La intervención de Camacho se produjo en el marco de un mitin electoral, en el que Antoni Gutiérrez y Josep Benet denunciaron la existencia de «confabulación» contra la central y el Partido Comunista.

 

< Volver