Los líderes autónomos no pudieron entrevistarse con Suárez. 
 Garaicoechea: Hay que dialogar con ETA     
 
 Diario 16.    05/06/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Garaicoechea: Hay que dialogar con ETA

Madrid El presidente del Gobierno autónomo del País Vasco, Carlos Garaicoechea, manifestó ayer a los periodistas que «hay que hacer un esfuerzo de comunicación y diálogo con ETA, a pesar de escándalos farisaicos».

Después de entrevistarse con el Rey Don Juan Carlos y en su primera visita a Madrid desde que es presidente del Gobierno autónomo de Euskadi, estas declaraciones de Garaicoechea revisten especial importancia. Ha insistido sobre un espinoso tema del que el presidente del Gobierno quiso dejar claro ante el Pleno del Congreso, que no ha negociado y no negociará con ETA.

A tres bandas con ETA

Preguntado sobre si consideraba a su Gobierno capacitado para actuar como interlocutor en unas posibles negociaciones con ETA, Carlos Garaicoechea indicó que por el momento, debido a las escasas competencias que posee, «las llaves y las cartas del juego están en manos del Gobierno central. Otra cosa es la actitud que podamos adoptar en una posible mesa a tres bandas».

En otro momento señalo que miembros de su mismo partido han mantenido algún tipo de comunicaciones con miembros de ETA, «ya que en Euskadi, por razones familiares, nos conocemos todos y muchas personas de un grupo o de otro están interrelacionadas. Es difícil no tener un familiar o alguien conocido en la cárcel».

El Partido Nacionalista Vasco está deseando volver a ocupar sus escaños en el Parlamento, «aunque queremos hacerlo con un mínimo de dignidad», según señaló el ex presidente del Euskadi Buru Batzar y lendakari del Gobierno vasco, Carlos Garaicoechea, en el curso de una rueda de prensa tras la audiencia real en la mañana de ayer.

«Celebraríamos —insistió Garaicoechea- volver al Parlamento cuanto antes.

para coadyuvar en las tareas legislativas y cooperar en la solución de los problemas del Estado, pero antes tienen que resolverse una serie de pequeños problemas en el campo autonómico, que afectan directamente al Estatuto de Guernica.»

En este sentido la reunión en la tarde de ayer de la comisión mixta de transferencias Gobierno centralGobierno vasco puede favorecer una rápida vuelta de los parlamentarios nacionalistas a las Cortes.

«Sinceridad y franqueza» con el Rey

Garaicoechea manifestó que para la normalización en este campo sería suficiente que, por los cauces reglamentarios, se incluyera en las leyes que afectan al desarrollo autonómico una cláusula final o un texto similar a «sin perjuicio de lo que sobre este particular se índica en el Estatuto de Guernica».

El presidente vasco manifestó a la salida de la audiencia con el Rey, que se prolongó más allá de la hora y cuarto, que en el transcurso de la misma «hemos planteado con sinceridad y franqueza los problemas generales del Estado y concretamente también los del País Vasco».

Garaicoechea manifestó que por un deber de cortesía no podía revelar los puntos exactos tratados con el Rey, aunque señaló que, «como primer ciudadano del Estado, el Rey se preocupa por todos los problemas que hay en el Pais Vasco».

Interrogado sobre la posibilidad de que el Rey visite próximamente Euskadi, Garaicoechea respondió, como en anteriores ocasiones, que «la posibilida existe, pero hay que buscar también la oportunidad de hacerlo. Ese momento debe ser decidido por el propio Monarca».

Respecto a la actitud del partido a que pertenece en la política general del Estado, manifestó Garaicoechea que «el PNV quiere ser un elemento estabilizador y no lo contrario. Por tanto, tengo que ser optimista de cara al futuro».

EÍ tema de la pacificación y el orden público en Euskadi fue tratado también por Garaicoechea en el transcurso de la rueda de prensa al señalar que «es un problema que se puede resolver en un año o en diez, todo depende de qué sistema se emplee para su solución».

«Un esfuerzo titánico de comunicación para ver si es pasible la pacificación merece la pena ser hecho», dijo Garaicoechea. quien puntualizó que «comprendemos que puede parecer un sarcasmo hablar de reconciliación, pero merece la pena hacer un esfuerzo de comunicación y de diálogo».

 

< Volver