Precios agrícolas y estabilidad     
 
 Ya.     Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Precios agrícolas y estabilidad

La revista del Ministerio de Comercio "Información Comercial Española" dice:

"Lo único importante son los incrementos de gasto monetario que, para mantener a un consumidor en el mismo nivel de consumo real, deben realizarse como consecuencia del alea de precios; y este incremento de gasto monetario depende, claro está, tanto de la variación absoluta de la tasa como de la ponderación de ese grupo de gastos en el total de los gastos. De este modo puede demostrarse Que para España un alza del coste de la alimenta, don del 5 por 100 provoca mayores efectos inflacionistas que:

— un alza de los precios del vestido y calzado del 16 por 100.

— un alisa del gasto de vivienda del 87 por 100;

— un alna de los gastos de casa del 16 por 100;

— un alna de los gastos diversos del 7 por 100 (todo ello según las definiciones y datos de la Contabilidad Nacional y del I. N. E.). Es, en todo caso, evidentemente incorrecto (lógicamente incorrecto) afirmar que una tasa absoluta menor ha contribuido a frenar la inflación. Si un barco se hunde llevando cinco • pesos, ¡puede decirse, que el mejor de ellos ha contribuido a frenar el hundimiento?

Y he aquí la segunda variante: Se afirma que puesto que el valor añadido por la agricultura en los productos alimenticios que llegan al consumidor final es una proporción cada ves menor del valor añadido total (por la creciente incorporación de servicios industriales y comerciales, a esos productos finales), los precios percibidos por los agricultores no pueden ser responsables de las alzas de precios de los productos alimenticios y tampoco, por consiguiente de los procesos inflacionistas. Es, por supuesto, enteramente cierto (fue los productos alimenticios que llegan ni consumidor final incorporan crecientes proporcionas de valor añadido no por el sector agracio, sino por la industria o los servicios. Pero inferir de aqui qué los precios en origen han dejado de tener importancia parece, por lo menos, una conclusión injustificada, sobre todo en un país corno España, donde estamos verdaderamente en los comienzos de ese proceso. En esta variante no , hay ningún error económico ni lógico. Hay simplemente una postura partidista y una exageración que no lleva a ninguna parte, y. en base a la cual, desde luego, no sera posible lograr que nuestra política global de precios gane en definición y coherencia."

 

< Volver