Autor: Suárez Alba, Alberto. 
 Por las exigencias de los grupos de oposición. 
 Frenazo a la ley de Conciertos Económicos en el Parlamento vasco     
 
 ABC.    20/03/1981.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Por las exigencias de los grupos de oposición

Frenazo a la ley de Conciertos Económicos en el Parlamento vasco

VITORIA (Alberto Suárez Alba, corresponsal). «Supone toda una incongruencia este hecho de que un tema acordado entre el Gobierno de la nación y el Gobierno de la Comunidad autónoma se someta a los avalares de cualquier miembro, porque el Parlamento de Madrid, en definitiva, tiene reservado el papel fundamental: la aprobación o el rechazo de la ley», nos manifestó, en los pasillos del Pleno de la Cámara de Vitoria, el presidente del Gobierno vasco, Carlos Garaicoechea.

Se refería el señor Garaicoechea, naturalmente, al frenazo que, por decisión de los representantes del PSOE, PCE y de Coalición Democrática en la Junta de Portavoces del Congreso de tos Diputados, ha comenzado a sufrir la prometida discusión urgente de la ley del Concierto Económico y su correspondiente ley del Cupo. A pesar del informe favorable de la Secretaría General del Congreso, el tema no quedó incluido en el orden del día para la sesión del 24 de marzo, y ahora se está a la espera de la decisión final que adopte la Mesa del Congreso.

Lo ocurrido hace tres días en la sesión de la Junta de Portavoces supondrá un aplazamiento de la entrada en vigor de la ley del Concierto del Estado con el País Vasco, que se pensaba podría producirse en abril. Los partidos indicados no cuestionan la propia ley del Concierto Económico, sino que tratan de impedir que la del Cupo sea votada simultáneamente y a base de un articulado completo. Mientras el Partido Nacionalista Vasco defiende la tesis de que ambas disposiciones son leyes de mera aprobación, los socialistas y sus acompañantes en este caso propugnan la discusión, artículo por artículo, de la ley del Cupo.

Según ha indicado el «lendakari» Garaicoechea a este corresponsal, resulta criticable el hecho de que el PSOE «cuestione, a estas alturas esa ley, cuando todo quedó virtualmente aprobado por medio de los acuerdos firmados en diciembre». El presidente del Gobierno vasco no quiso opinar con más detalle hasta que la Mesa del Congreso emita su decisión.

BENEGAS: SOLIDARIDAD DEL ESTADO.—La inquietud por la postura, adoptada principalmente por los socialistas, quedó también expresada en el siguiente testimonio del consejero vasco de Trabajo. Mario Fernández: «El Gobierno vasco no puede ceder a los planteamientos del PSOE por cuestión de principios. Todo lo referente al Concierto tiene carácter de pacto entre el Gobierno autónomo y el Estado y, por lo tanto, no son leyes que se puedan enmendar.»

Unión de Centro Democrático está también a favor de la rápida discusión global de ambas leyes. El senador Marco Tabar ha dicho que el planteamiento de frenazo le parece demencial: «No lo entiendo —ha añadido—, a no ser que el Partido Socialista y quienes forman esa extraña coalición pretendan cargarse el Concierto Económico, tensionando la postura de los diputados de las regiones de España, que harto tensionadas están en este tema. Además, distorsionan una realidad: este es un texto pactado, y •cualquier modificación causaría no sólo un desencanto, sino posiblemente un rechazo.»

Por el otro lado la postura del secretario general de los socialistas vascos, José María Benegas, es bien clara: «No podemos permitir que se nos tenga al margen de una negociación y que después se nos pida que votemos sin poder conocer a fondo y enmendar puntos que afecten directamente al ciudano.

Para el Gobierno vasco no es éste el único motivo actual de disgusto. Un portavoz se hizo eco, en esta capital, del «profundo malestar» que las últimas iniciativas que afectan de un modo especial a Euskadi han provocado en el seno del Ejecutivo de Vitoria. «Por un lado —ha dicho el portavoz— se hacen llamamientos de concertación social y política, y, por otro, el Gobierno vasco se entera por la Prensa del contenido de posibles futuras leyes orgánicas que afectan a temas de evidente trascendencia para el País Vasco, y respecto de los cuales todavía en esta fecha no tenemos conocimiento alguno directo, sino a través de los medios de comunicación.»

 

< Volver