Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 El Congreso apreció la urgencia del Gobierno. 
 Se regulará la utilización del término "nación" y el uso del castellano     
 
 ABC.    27/03/1981.  Página: 1,5. Páginas: 2. Párrafos: 27. 

El Congreso apreció la urgencia del gobierno

Se regulará la utilización del término «nación» y el uso del castellano

MADRID (Herminio Pérez Fernández). Pese a que los Grupos Andalucista, PNV y Minoría Catalana habían anunciado que no daría su voto favorable, el Pleno del Congreso de los Diputados aprobó ayer tarde, por una amplia mayoría, la «necesidad, por razones de interés general, de que el Gobierno dicte una ley que establezca los principios necesarios para armonizar las disposiciones normativas de las Comunidades autónomas, relativas a:

1.° Utilización de los términos «nación», «nacional» y «nacionalidad».

2° Garantía del uso y enseñanza del castellano, en todo el territorio nacional, junto con las lenguas propias de las Comunidades autónomas en su respectivo territorio.

3.° Regulación legal de la condición política de pertenencia a una Comunidad autónoma, y

4.° Manifestación expresa de acatamiento del ordenamiento constitucional por parte de todas las autoridades, miembros y titulares de órganos del Estado, Comunidades autónomas y demás instituciones públicas.

Los puntos 1, 3 y 4 fueron votados conjuntamente y se aprobaron con 276 votos favorables, un negativo y 17 abstenciones. El punto 3, a petición del Grupo Andalucista, se votó aparte y también fue aceptado por 273 votos favorables, tres en contra y 14 abstenciones.

Como se verá, no han sido los votos en contra sino las abstenciones las que reflejaron la oposición de los grupos regionalistas. Se necesitaba la mayoría absoluta, que fue rebasada en cien votos.

COMPLICACIONES DE PROCEDIMIENTO. Varios de los portavoces que intervinieron en el largo debate hicieron alusión a las complicaciones de procedimiento que ha tenido este tema planteado por el Gobierno. En primer lugar, la comunicación del Ejecutivo fue considerada imprecisa y tuvo que ser reelaborada por la Mesa, que aclaró los

El Gobierno enviará pronto la ley

Aprobada la necesidad de armonizar las normas de las comunidades autónomas

(Viene de la pag, 1)

puntos que se sometían a votación. En segundo lugar, la intervención del ministro de Administración Territorial, señor Martín Villa justificando la necesidad y la oportunidad de que el Gobierno regule estas materias, fue considerada por los Andalucistas como no ajustada a los temas indicados, por lo que, al terminar la exposición del ministro, solicitaron una suspensión de diez minutos que, como siempre, rebasó la media hora. Sólo al cabo de reuniones y consultas pudo iniciarse el debate.

EXPOSICIÓN DEL MINISTRO. La sesión se abrió con las palabras del señor Martín Villa, que justificaron «la necesidad de que el Gobierno dicte una ley de armonización de las disposiciones normativas de las comunidades autónomas» sobre los cuatro puntos ya señalados.

Destacó el ministro la importancia del apartado 3 del artículo 150 de la Constitución, que «faculta al Estado para dictar leyes que establezcan los principios que deben regular la armonización, aun en el caso de materias atribuidas a la competencia de las comunidades autónomas. La armonización que se pretende —dijo— se inscribe dentro de la concepción global del modelo y del diseño final de nuestra política autonómica». Se refirió también a «la voluntad política de preservar las prerrogativas constitucionales del Estado del mejor modo posible, es decir, ejerciéndolas».

Los criterios del Gobierno en cuanto a la ley de Armonización, que se remitirá al Congreso en fecha próxima, son los siguientes:

El término «nación» soto puede usarse cuando se refiere a la nación española; el término «nacional» debe referirse a situaciones, hechos, circunstancias o instituciones que afecten a la nación española.

Las nacionalidades y regiones españolas sólo adquieren personalidad dentro de la indisoluble unidad de España.

Para el Gobierno es perentoria la necesidad de garantizar el uso y enseñanza del idioma castellano en todo el territorio nacional, junto a las lenguas propias de las comunidades autónomas. La futura ley de Armonización debe señalar la obligación de utilizar el castellano en sus comunicaciones y relaciones con las demás instituciones del Estado y de publicar en castellano, además de hacerlo en su lengua propia, las disposiciones y resoluciones de la Comunidad.

Aludió también al «derecho que tienen los ciudadanos españoles de elegir el idioma oficial de su preferencia en sus relaciones con las autoridades y con los órganos de las comunidades autónomas y, muy frecuentemente, la seguridad de poder recibir enseñanza en cualesquiera de las lenguas oficiales de dichas comunidades.

Finalmente señaló también la necesidad de proceder «a la regulación legal de la condición política de pertenencia a una comunidad autónoma y de establecer que todas las autoridades, miembros y titulares de cargos y órganos de las comunidades autónomas juren o prometan guardar y hacer guardar la Constitución.

Insistió en que la ley de Armonización respetará escrupulosamente, en su letra y en su espíritu, los Estatutos de autonomía aprobados.

POSTURAS DE LOS GRUPOS PARLAMENTARIOS. Frente a la intención del Gobierno, los portavoces de los distintos grupos parlamentarios explicaron sus posiciones que pueden resumirse así:

PSA. El señor Arredonda, por el Grupo Andalucista, pidió que, por tratarse de un tema conflictivo, debía retrasarse la votación, para buscar un acuerdo previo entre los grupos, aseguró que el Gobierno no pretende «armonizar nada, sino imponer sus criterios» y rechazó uno por uno todos tos puntos.

PNV. Por el Grupo Nacionalista Vasco, el señor Marcos Vizcaya dijo: «El PNV, nuestro grupo parlamentario, desde luego no aprecia la necesidad de esta armonización; no creemos que exista interés general; no pensamos que la comunicación del Gobierno se ajuste al artículo 150-3 de la Constitución y, sin embargo, sí lo consideramos como precedente peligroso. Por todas estas razones, el PNV no sumará sus votos a la mayoría absoluta que requiere el artículo citado, a los efectos de considerar concedida la necesidad de esta ley.»

MINORÍA CATALANA. También el señor Roca Junyent afirmó que «no existe la necesidad de armonizar nada». Los ternas aludidos por el ministro de Administración Territorial pueden ser resueltos" por el Gobierno mediante leyes ordinarias. No existe la necesidad ni la urgencia. Consideró este debate un grave error y anunció que su grupo negaría su voto.

COALICIÓN DEMOCRÁTICA. U primera voz —encendida y fervorosa— que sonó en apoyo de los propósitos del Gobierno fue la de don Manuel Fraga Iribarne, portavoz de Coalición Democrática, que, resaltando la importancia de este acuerdo, afirmó: «Hoy puede ser uno de los días más altos e importantes de nuestros trabajos. Porque hablar de España es el tema clave hoy de nuestro vocabulario político.

La palabra «nación» no se hizo para dividir, sino para unir. España es la patria común de todos. Esta ley que el Gobierno anuncia no es inoportuna ni innecesaria. No podemos ignorar la realidad: estos temas están planteados hoy en España y nuestra decisión de hoy, reafirmando el principio de las autonomías regionales dentro de la unidad nacional, ha de marcar un hito.» Anunció el voto favorable de su grupo.

GRUPO MIXTO. De este grupo solamente intervino el diputado señor Gómez de las Roces, que anunció también el apoyo de su Partido Aragonés al propósito del Gobierno.

SOCIALISTAS DE CATALUÑA. En su nombre el señor Lluch tuvo una breve y ambigua intervención, en la que no dijo abiertamente no, pero tampoco dijo claramente sí.

PARIDO COMUNISTA. Su portavoz, el señor Solé Tura, anunció que el grupo votaría «Sí, pero...», una fórmula que el PCE viene utilizando con reiterada frecuencia. Explicó ampliamente por qué: sí, porque a pesar de todas las contradicciones de la propuesta del Gobierno, esta ley puede «contribuir a estabilizar nuestro frágil sistema democrático». Las razones del «pero» las basó en motivos de forma y de fondo.

SOCIALISTAS DEL CONGRESO. La señora Izquierdo mostró el acuerdo con las lineas generales y el desacuerdo con los criterios del Gobierno. Cuando éste remita la ley, la enmendaremos,´ dijo.

UCD. Por el Grupo Centrista el señor Martín Oviedo al anunciar el voto, lógicamente favorable, justificó la Importancia de esta ley y la rigurosa necesidad de esta regulación. Al terminar su intervención se produjo la votación, por el sistema electrónico, con los resultados recogidos al principio de esta crónica.

 

< Volver