Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Unos cuantos ¿por qué?     
 
 ABC.    01/05/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

UNOS CUANTOS «¿POR QUE?»

¿Qué quiere decir el hecho de que el trágico balance automivilístico que se ha producido durante la Semana Santa en España haya provocado ciento cincuenta y ocho muertos, y dejemos aparte los varios centenares de heridos, mientras en Italia, que casi nos dobla en número de coches, sólo ha habido noventa y seis víctimas mortales? A mi se me antoja que las causas fundamentales de esta diferencia entre un país y otro se basa en que aquí se conduce francamente peor y las imprudencias que se cometen son mucho mayores. ¿Por qué a estas alturas todavía permanecen detenidos en manos de las autoridades marroquíes los diez tripulantes del pesquero «Joaquín y Santiago* después de la conocida incidencia de cómo ocurrió? Realmente se está dando la sensación, por parte de nuestro vecino africano, que la «buena voluntad» es una palabra hueca, máxime habiendo colmado el vaso del atropello con la expulsión del corresponsal de «Ya» en Tánger. ¿Por qué la famosa profesora Asían, que tantas esperanzas rejuvenecedoras despierta por el mundo, ha venido a España dos veces en un brevísimo espacio de tiempo? Cierto es que, aparte de haber sido una invitada de relieve en la inauguración de la gran clínica de Marbella, no parece que haya recibido la visita del general Perón, al que recientemente vio y examinó en Bucarest. Más bien la presencia de doña Ana se deba a las negociaciones para vender, distribuir y aun producir su célebre fármaco. ¿Por qué hay tanta expectación en Cuenca ante la llegada del nuevo obispo de la diócesis, monseñor Guerra Campos? Y, sin embargo, es más que lógico. Un prelado de su talla despierta mucha curiosidad, sobre todo en una diócesis que no parece que le vaya como anillo al dedo.— ARGOS.

 

< Volver