La visita se redujo a un intercambio de opiniones sin fruto visible. 
 Garaicoechea reiteró a Calvo-Sotelo su oposición al proyecto de LOAPA     
 
 ABC.    29/07/1981.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

La visita se redujo a un intercambio de opiniones sin fruto visible

Garaicoechea reiteró a Calvo-Sotelo su oposición al proyecto de LOAPA

MADRID. Menos de dos horas (entre las cuatro y las seis menos cuarto de la tarde) duró la entrevista que mantuvieron ayer, en el Palacio de la Moncloa, el presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo, y el jefe del Gobierno autónomo vasco, Carlos Garaicoechea.

La reunión, prevista en principio para las once de la mañana, tuvo que ser aplazada porque el señor Garaicoechea no llegó a Madrid hasta el mediodía, al verse obligado a tomar el avión en el aeropuerto de Bilbao-Sondica a causa de la niebla que impedía el tráfico en el de Vitoria-Foronda. En el curso de la misma mañana, el presidente Calvo-Sotelo recibía al delegado del Gobierno en el País Vasco, Marcelino Oreja, con el fin de preparar su encuentro con el «lendakari».

Pero después de las cuatro, comenzaba la entrevista en la Moncloa, con la presencia inicial del ministro de Administración Territorial, el señor Oreja Aguirre, y el presidente de la representación vasca en la Comisión Mixta de transferencias ´y consejero de Trabajo del Gobierno vasco, Mario Fernández.

El primero en abandonar la reunión fue el señor Martín Villa, que, según señaló, tenía que incorporarse a la «cumbre» autonómica.

Al finalizar la reunión, y por espacio de diez minutos, el presidente del Gobierno mantuvo, a solas, una conversación con el presidente vasco.

El señor Garaicoechea manifestó a la salida: «Hemos hablado de problemas muy diversos, relacionados con la política general del Estado, sobre todo —añadió— del problema de Estado referente a la ordenación autonómica, que se está tratando de forma muy peculiar.»

Tras señalar que había tratado con Calvo-Sotelo sobre la ley de Autonomía Universitaria, el señor Garaicoechea subrayó: «Hemos expresado nuestra discrepancia sobre la Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico (LOAPA).

Preguntado sobre los acuerdos autonómicos, el presidente vasco dijo que «se han hecho de una forma muy peculiar, pues mientras que se invoca la conveniencia de que abordemos los. problemas de Estado, resulta que problemas que nos afectan directamente a nosotros se tratan entre el Gobierno y los cuatro partidos mayoritarios».

«El presidente del Gobierno —añadió— me pidió que acreditase a alguien para que participase en las reuniones autonómicas, pero esta participación se limitó únicamente a la información.»

A este respecto, Carlos Garaicoechea manifestó: «Hemos requerido al ministro de Administración Territorial para que se nos invite a participar en las reuniones autonómicas, pero la respuesta —dijo— ha sido ambigua. Es paradójico que cuando se invoca con tanta frecuencia nuestra participación después no se nos invite a participar.»

Preguntado si los acuerdos logrados entre el Gobierno y los partidos podrían modificar los Estatutos, Garaicoechea exclamó: «

Faltaría más que se dijera que los acuerdos modifican los Estatutos!» «No hemos hablado —dijo más adelante— sobre el contenido de la LOAPA, ya que hace escasamente cuarenta y ocho horas que la hemos recibido y aún no hemos podido estudiarla.»

Tras señalar que se había puesto de relieve el trabajo realizado por la Comisión Mixta de transferencias, el «lendakari» agregó que sobre los acuerdos autonómicos «no da optimismo hacer ahora puntualizaciones, ya que hay sesenta puntos acordados. Lo que sí haremos es seguir reclamando nuestras discrepancias.»

Por lo que respecta a la LOAPA, el «lendakari» afirmó: «No estamos de acuerdo con una Ley Orgánica de Armonización, ya que ello —dijo— es inconstitucional.» Asimismo manifestó que Calvo-Sotelo ha reiterado su deseo de tener una información precisa sobre todos estos temas.

Por último, y refiriéndose a los recursos de inconstitucionalidad, el señor Garaicoechea manifestó: «Hay deseo por ambas partes de no cansar al Tribunal Constitucional.»

«HAY VOLUNTAD DE AVANZAR» (MARCELINO OREJA)

Por su parte, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Marcelino Oreja, manifestó al finalizar la reunión que «hay muchos temas resueltos, aunque quedan algunos por solucionar».

«Los temas pendientes han quedado prácticamente resueltos. Sobre vivienda —dijo— se han alcanzado unos acuerdos en los que no hay ni vencedores ni vencidos.»

«En temas como la regulación del empleo y la Seguridad Social aún no hay acuerdos, pero se ha avanzado en ambos temas, ya que hay voluntad por ambas partes en avanzar.»

Seguidamente, el delegado del Gobierno manifestó que el presidente Calvo-Sotelo ha dejado claro que aquellos temas que estén perfectamente definidos en los Estatutos no van a sufrir modificación alguna, «pero —dijo— habrá que aclarar los aspectos ambiguos».

Por lo que respecta a la LOAPA, el señor Oreja subrayó que

«se trata de un proyecto de ley y, por lo tanto, no está cerrado. Estamos a la espera de las observaciones que nos haga el Gobierno vasco».

Por último, el señor Oreja declaró: «Se invitó al Gobierno vasco a que especificara en qué forma quería participar en las negociaciones.»

 

< Volver