Al hilo del debate del Estatuto de autonomía de Valencia en la Comisión Constitucional. 
 Alfonso Guerra: "Nos sentimos desvinculados moralmente de los pactos"     
 
 ABC.    31/12/1981.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Alfonso Guerra: «Nos sentimos desvinculados moralmente de los pactos»

MADRID. «Nos sentimos moralmente desvinculados de los pactos autonómicos, lo que no significa que no hay que cumplirlos», manifestó ayer Alfonso Guerra, vicesecretario general del PSOE, durante una rueda de Prensa sobre el Estatuto valenciano.

Las declaraciones de Alfonso Guerra se produjeron a raíz de las enmiendas presentadas por UCD al Estatuto valenciano en la Comisión Constitucional, que modifican el texto pactado por la UCD y el PSOE en Benicasim.

«Me preocupa —dijo Guerra— que después de los pactos autonómicos se apruebe un Estatuto con la oposición del PSOE, lo que significa la violación, de hecho, de los pactos en virtud de los que el PSOE y la UCD debían ir juntos en todo el proceso autonómico.»

Guerra atribuyó la responsabilidad del incumplimiento de los pactos al presidente del Gobierno, «con su manera de repensar y no hacer», y a la UCD valenciana, «que pretende recuperar su electorado amparándose en Alianza Popular y en sectores de extrema derecha».

También calificó la actitud de Abril Martorell como «una patada en la espinilla a Calvo-Sotelo, que sólo va a proporcionar votos a Alianza Popular, «algo parecido a lo que pasó con el Estatuto gallego».

«Estoy seguro —añadió— de que Calvo-Sotelo está pensando en el lío en que le han metido los centristas valencianos; pero, por el momento, no ha dicho esta boca es mía.»

Según Guerra, el PSOE está intentando que el Gobierno llame al orden a su partido en Valencia, «pero el ministro de Administración Territorial practica la política del avestruz al no querer atender nuestras llamadas telefónicas».

«¿Cómo puede poner Arias Salgado firme a Abril Martorell, cuando hasta hace dos días era Abril quien le gritaba a Arias?», añadió.

Respecto a las motivaciones que han podido llevar a UCD a presentar las enmiendas al Estatuto, Guerra no descartó los intereses electorales. «Pretenden —precisó— enturbiar las cosas para arreglarlas la víspera de unas elecciones anticipadas y quedar como los salvadores del Estatuto.»

Al respecto, Alonso

Guerra se mostró seguro de la posibilidad de que el Gobierno disuelva las Cortes y convoque unas elecciones anticipadas. «No hay más que observar que el Gobierno ha incrementado las pensiones en un 10 por 100.»

Las enmiendas presentadas por UCD,

como ya es sabido, se refieren, además de las cuestiones de la denominación de la comunidad autónoma, la lengua y la bandera, a puntos como los de las Diputaciones, las competencias y la proporcionalidad electoral.

Sobre este último tema dijo que, en función de una proporcionalidad pura, la provincia de Valencia debería de tener 100 parlamentarios, frente a los 25 de Castellón, y no 35 y 25, respectivamente, como pretende UCD.

A fin de resolver la situación creada en la Comisión Constitucional, Guerra señaló que su partido a elaborar un informe que recoja todos los puntos de desacuerdo, aunque confió en que la vía parlamentaria fuera suficiente para salvar la situación.

 

< Volver