Autor: Galán, Lola. 
 Calurosa acogida de los Reyes en Zaragoza. 
 Don Juan Carlos: "La política no debe caer en la ineficiencia ni en las luchas intestinas para que merezca el respeto de todos"     
 
 El País.    18/11/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Calurosa acogida a los Reyes en Zaragoza

Don Juan Carlos: "La política no debe caer en la ineficacia ni en luchas intestinas para que merezca el respeto de todos"

LOLA GALÁN. ENVIADA ESPECIAL, Zaragoza

Entre 15.000 y 20.000 personas aplaudieron ayer calurosamente el discurso pronunciado por el rey Juan Carlos en la plaza de las Catedrales de Zaragoza, donde se inicié el primer viaje oficial de los Heves de España a Aragón, en el que el Monarca dedicó unas palabras de censura velada a la crisis que atraviesan varios partidos. «La política, para que merezca el respeto de todos», dijo el Rey, «no debe caer en la ineficacia, en la perduración délos cargos, en tos luchas intestinas, sino que debe ser una dinámica enérgica y resolutiva».

Los coches en los que viajaban don Juan Carlos y doña Sofía, a quienes acompañan en esta visita oficial a Aragón el ministro del Interior, Juan José Rosón, así como el jefe de su casa civil, marqués de Mondéjar, y del Cuarto Militar, teniente genera! Valenzuela, llegaron a las seis en punto de la larde a la plaza de las Catedrales, donde ya se había congregado numeroso público, que les recibió con fuertes aplausos

Periodistas de la televisióa atentaría y algunos corresponsales extranjeros, que siguen con cierta expectación, junto a los periodistas españoles, este viaje de los Reyes por las tres provincias aragonesas, centraban ayer su atención en la figura del recientemente nombrado capitán general de la V Región Militar, teniente general Caruana, quien dio !a bienvenida a los Reyes frente a! Ayuntamiento de la ciudad. En representación del alcalde de Zaragoza, Ramón Sáinz de Varanda. que se encuentra hospitalizado con un fuerte estrés, entregó el bastón de mando de la ciudad Luis Roldan, tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Zaragoza y miembro del PSOE.

Trascscuchar el himno nacional, el Rey pasó revista a una compañía de cadetes de la Academia Militar de Zaragoza, que le rindieron honores. El teniente general Aramburu Topete, director general de la Guardia Civil, se encontraba también entre las personalidades que recibieron a los Reyes de España, junio con el góriernador civil de la provincia, Francisco Javier Minondo, y el arzobispo de Zaragoza, monseñor Elias Yanes.

Los problemas de Aragon

Los Reyes se dirigieron a la basílica del Pilar, donde fue cantada un salve y posteriormente, al Ayuntamiento Tras saludar a los cocejales que le recibieron en la entrada principal, pasaron al salón de recepciones, donde estrecharon la mano de cerca de quinientas personas congeragdas para salubarle.

Senadores. diputados de Arador., representantes de los partido políticos, centrales sindicales representantes dé entidades empresariales y funcionarios.

Los Reyes firmaron en el libro de oro de la ciudad y. acompañados por e alcalde en funciones y los miembros de la Corporación, salieron después al balcón principal del Ayuntamiento, donde Luis Roldán leyó un discurso de bienvenida redactado por el tutular dé la alcaldía. En el mismo. Sáinz de Varanda hace referencia a los principales problemas que tiene planteados Zaragoza: desertización creciente y grave sequía en la región que cruza el Ebro, mientras se lleva agua del Ebro fuera de su cuenca, para abastecer industrias que se trasladaron en algunos casos desde Aragón, mientras se maquina un trasvase a Levante y otro a la cuenca del Pirineo oriental».

Esta alusión concreta a los trasvases del Ebro levantó una oleada de aplausos entre la gente que llenaba ayer la plaza de las Catedrales.

El discurso que leyó ayer Luis Roldan incidió también en el tema de las bases americanas en Zaragoza. «Veintiocho años de su presencia aquí, ¿no es ya demasiada contribución?», dijo el alcalde en funciones. También aludió al no muy lejano suceso del 23 de febrero, al dirigirse a «Vuestra Majestad que impidió, secuestrada la soberanía nacional, el triunfo de la indisciplina y del desorden, en una noche en que el Rey y los municipios representábamos la continuidad constitucional».

El Monarca respondió con un breve discurso a las palabras de Luis Roldan: «Son muchas las dificultades en estos delicados momentos», señaló el Rey: «la sequía los problemas de un desarrollo adecuado de las estructuras agroindustriales, el despoblamiento, los conflictos del trasvase del Ebro. las dificultades de los municipios de esta tierra que los historiadores han llamado honrada y recia».

En otro momento de su discurso, el,Rey señaló que «la política —y debo decirlo aquí, desde esta lúcida visión que tenéis los aragoneses—, para ser buena, ha de ser generosa y sacrificada».

La jomada de ayer de los Reyes de España en Zaragoza concluyó con una cena ofrecida por la Diputación provincial.

 

< Volver